¿Qué comer en el primer trimestre de embarazo?

¿Qué comer en el primer trimestre de embarazo?
comparte

El primer trimestre de embarazo es el más transformador e interesante. Tu cuerpo se está preparando para gestar otro ser vivo. Empezarás a tener los síntomas propios del embarazo como las náuseas, los mareos, el cansancio y un malestar generalizado. Por eso, es importante vigilar la alimentación especialmente en esta primera etapa de creación y disfrutar de hábitos saludables con el fin de garantizar tu bienestar y el de tu bebé.

Una buena nutrición de la madre permitirá que el proceso de formación de los órganos del feto evolucione correctamente. Debemos tener en cuenta que nuestras necesidades calóricas aumentan ligeramente en el primer trimestre de embarazo, alrededor de 150 calorías más por día. Pero no debemos caer en el error de consumir alimentos altos en calorías para tener más energía. Justo al contrario: tenemos que buscar alimentos saludables –y por ende, naturales– que nos ayuden a adquirir los nutrientes necesarios con todos sus beneficios.

 

El bebé recibirá a través de la placenta el aporte que precisa de múltiples sustancias como ácidos grasos para la formación de su cerebro y membranas celulares, proteínas para la estructura de sus órganos, azúcares como fuente de energía, hierro para la formación de sus glóbulos rojos, calcio para comenzar la síntesis de sus huesos o ácido fólico para la formación de su tubo neural. Todo lo que comas influirá en su desarrollo, por eso es vital que recibas correctamente los nutrientes necesarios y puede que incluso tengas que recurrir a suplementos vitamínicos. Los más comunes son los que contienen ácido fólico y yodo –incluso algunas mujeres lo empiezan a tomar cuando deciden quedarse embarazadas–. El ácido fólico facilita que no existan defectos del tubo neural, como la espina bífida. Y el yodo, por su parte, es un nutriente básico para el desarrollo cerebral del bebé.

¿Se siente algo en el primer mes de embarazo?

¿Se siente algo en el primer mes de embarazo?

El primer mes de embarazo va desde la segunda semana de gestación hasta la sexta, más o menos. En estas semanas es probable que notes una serie de síntomas y molestias diferentes, que nunca habías experimentado antes, y que harán que te decidas a realizarte una prueba de embarazo para confirmar o no si estás embarazada.

 

La teoría parece fácil: llena tu cocina de alimentos saludables y variados, evita el alcohol y los alimentos poco cocinados. Pero no siempre se puede seguir los pasos al pie de letra, porque seguramente tengamos que enfrentarnos a las famosas náuseas del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, intenta que en tu casa no falte de nada: verduras, pescados y carnes, nueces, fruta fresca, frutos secos, pasta integral y lácteos. Si las náuseas te quitan el apetito puedes comer en porciones pequeñas, de manera reiterada y a temperatura ambiente. Pero si son muy fuertes y seguidas lo mejor es que consultes con tu médico, pruebes remedios naturales como el jengibre y toma dosis de  vitamina B6 para paliarlas.

 

En realidad, no existe una lista de alimentos ‘perfectos’ para el embarazo durante el primer trimestre. Se trata de vigilar que estemos comiendo la cantidad de nutrientes necesarios para cualquier persona, con gran valor nutricional como los vegetales, los huevos, el salmón, etc. E igual de importante es la nutrición: se recomienda beber aproximadamente unos 10 vasos de agua al día, un poco más si realizas ejercicio. Tienes que alimentarte especialmente bien, pero eso no significa que debas ‘comer por dos’. De hecho, aumentar excesivamente de peso durante el embarazo puede ser un factor de riesgo, por lo que el médico llevará un seguimiento para asegurarse de que aumentas al ritmo adecuado.

 

Alimentos peligrosos


Como comentábamos, el embarazo no tiene por qué ser un periodo limitante en tu vida, ni siquiera en la alimentación. La dieta que sigas deberá ser sana, variada y equilibrada, variando en cada caso particular según gustos e intolerancias. Pero eso sí, el único obstáculo con una alimentación normal será que deberás tener cuidado con ciertos alimentos como:

 

-Pescados y carnes crudas o poco hechas. El pescado crudo o marinado (boquerones, ceviche...) puede contener anisakis, un parásito que no tiene consecuencias para el feto, pero sí para la madre: comer pescado contaminado puede dar lugar a gastroenteritis, úlcera, obstrucción intestinal y alergia. Y lo mismo ocurre con la carne, pues si no está bien hecha puede contener listeria, una bacteria muy peligrosa para las embarazadas. Ésta puede causar infecciones alimentarias muy graves, abortos o anormalidades en el feto.

 

También hay que vigilar el consumo de pescados como el atún, el pez espada, el tiburón o la caballa aunque estén bien cocinados. Estos peces almacenan importantes cantidades de mercurio y en mujeres embarazadas pueden causar problemas renales y daños neuronales y fisiológicos al feto.

 

-Patés. Además de ser un alimento poco recomendado por su alto contenido en grasas animales, se elabora con el hígado y si no está pasteurizado puede contener listeria. Por lo que es mejor que evites consumir patés de origen animal durante toda la gestación.

 

-Alimentos ahumados y embutidos. Los embutidos, los quesos y los pescados ahumados se preparan a temperaturas inferiores a los 100 grados y pueden contener también la listeria. Además, los embutidos elaborados a partir de carne cruda pueden contener el parásito toxoplasma gondii, por lo que tendrán que evitarlos sobre todo las mujeres que no hayan pasado la toxoplasmosis.


-Huevos crudos o en mal estado. Los huevos en sí son recomendables para el embarazo, pero si están algo crudos podrían contener la salmonela. Esta bacteria podría causar diarrea, vómitos, fiebre y ser una molestia añadida durante el embarazo.

 

-Frutas y verduras crudas no desinfectadas. Durante el embarazo deberemos vigilar la limpieza, especialmente de las verduras y las frutas, ya que pueden contener varios tipos de bacterias y es mejor no arriesgarse.

 

-Quesos no pasteurizados. En los quesos producidos con leche cruda (quesos tipo brie o artesanales) puede esconderse también la muy temida listeria.

 

-El alcohol y las bebidas con cafeína.  Las bebidas alcohólicas son muy peligrosas para el feto, alteran los mecanismos de absorción de los nutrientes y pueden causar tanto desequilibrios en el desarrollo fetal –llamado síndrome de alcoholismo fetal–, como problemas de salud al bebé. Incluso una sola bebida alcohólica al día puede incrementar los riesgos de que tu bebé presente bajo peso al nacer o de que desarrolle problemas de aprendizaje, habla, concentración, lenguaje e hiperactividad, por eso lo mejor es eliminarlo completamente mientras estés embarazada.

 

La cafeína no está prohibida, pero algunos estudios han encontrado un vínculo entre el consumo de grandes cantidades de cafeína y abortos u otros problemas en el embarazo. Por eso, el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) recomienda a las mujeres embarazadas reducir su consumo de cafeína a menos de 200 mg por día. Más o menos una taza de 300 ml de café.

 

Recuerda que después de dar a luz podrás volver a comer también todos estos alimentos con libertad. Cuidarte a ti y a tu bebé es parte del proceso por el que tendrás que pasar, aprendiendo a base de prueba y error cada día y controlando el peso que ganas en el embarazo


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×