• Buscar
Publicidad

¿Puedo comer huevo frito en el embarazo?

¿Puedo comer huevo frito en el embarazo?

No cabe duda alguna de los numerosos beneficios del huevo pues se trata de un alimento de gran valor nutricional ya que posee proteínas de alto valor biológico, minerales y vitaminas. Sin embargo, cuando una está embarazada ha de tener en cuenta algunos aspectos importantes a la hora de comer huevo en el embarazo.

Publicidad

Índice

 

¿Es malo consumir huevo frito en el embarazo?

Está claro que el huevo aporta muchos nutrientes beneficiosos para el organismo como son las proteínas, la vitamina A y B, el selenio, el azufre y el ácido fólico. Además, ayudará tanto a la futura mamá como a su bebé a que ambos tengan un sistema muscular fuerte. Este es un alimento que contiene altos niveles de selenio y azufre, que son dos elementos tóxicos para el organismo y que pueden ser perjudiciales para el bebé. Contiene el tipo adecuado de grasas y ayuda en la producción del estrógeno y la progesterona, y también contienen ácido fólico, cuya ingesta en la cantidad suficiente es fundamental para la espina bífida y otras malformaciones del tubo neural del feto.

Por ello, comer huevo frito en el embarazo siempre que no se caiga en el exceso es en principio recomendable. Si nos pasamos, ¡cuidado! porque los fritos en general, y en este caso el huevo, pueden provocar o intensificar los ardores y las molestias estomacales típicas del embarazo y, además, aportan muchas calorías por lo que deben consumirse con moderación para evitar, por ejemplo, el sobrepeso.

Además, un consumo excesivo del huevo trae consigo algunos otros inconvenientes:

- la clara tiene componentes como la ovidina y los ovomucoides, que actúan como antinutrientes, fijando la biotina de los distintos alimentos y por este mecanismo impedir su correcta absorción.

No te puedes perder ...

Complicaciones en el embarazo y la tiroides

Complicaciones en el embarazo y la tiroides

¿Problemas de tiroides? Los cambios hormonales y ciertas enfermedades pueden dar lugar a desórdenes de la glándula tiroidea en el embarazo, que provocan graves complicaciones tanto para la madre como para el feto si no se lleva un control adecuado

Y tambien:

- la clara contiene un inhibidor de la tripsina y por dicha reacción se puede inhibir negativamente en los procesos de absorción de las proteínas.

- ambas sustancias se inactivan con el calor por lo que los huevos deben cocinarse para su consumo.

- el huevo es uno de los alimentos con mayor nivel de colesterol después de las vísceras por lo que se aconseja limitar su consumo habitual.
 

Entonces ¿cuánta cantidad de huevo es bueno consumir?

Los huevos son recomendables, se pueden consumir, pero fritos y jamás crudos. De hecho, el huevo es nutritivo, sano y recomendable en el embarazo, pero se han de consumir fritos o bien cocinados, pero nunca crudos. ¿Por qué? Pues bien, el motivo principal viene porque los huevos crudos tienen el peligro de poder contener la salmonella, una bacteria que puede causar una infección que acarrea graves consecuencias para la salud de la madre y también para la del bebé. Además, hay que tener en cuenta también que los alimentos crudos pueden contener patógenos como la listeria que si se comen provocan enfermedades y, por ello, siempre debes cocinarlos bien ya que por lo general esto mata a las bacterias y evita la infección.

Se recomienda que una mujer embarazada obtenga cada día entre 40 y 70 gramos de proteína, y solamente un huevo contiene en realidad 7 gramos por lo que comer dos huevos duros al día es una manera fácil y sencilla de aumentar la ingesta de proteínas sin aportar grasas a la dieta.
 

Beneficios de consumir huevo en el embarazo

Bien cocinado el huevo es un alimento excelente no solo en el embarazo sino en prácticamente cualquier momento y etapa de la vida, pero especialmente en el embarazo. Algunos de los beneficios de consumir huevo en el embarazo son:

1. Promueve el desarrollo cerebral del bebé. Los huevos son ricos en colina y ácidos grasos omega 3, nutrientes que además son cruciales para el buen desarrollo del cerebro. Ocurre lo mismo con la vitamina B9 o ácido fólico que puede ayudar a prevenir los defectos del tubo neural.

2. Promueve el desarrollo general del bebé. Los aminoácidos presentes en las proteínas son los componentes básicos de las células de nuestro cuerpo. En el embarazo es fundamental consumir alimentos ricos en proteínas porque estos ayudan al bebé a desarrollarse con absoluta normalidad.

3. Puede ayudar a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre. Los huevos tienen un bajo contenido en hidratos de carbono, algo fundamental si te han diagnosticado prediabetes o diabetes gestacional.

4. Y, finalmente, ayuda a prevenir la anemia.
 

Anemia en el embarazo ¿es recomendable entonces consumir huevo? ¿Cuánto?

La anemia es un trastorno de medicina de la sangre que afecta a los glóbulos rojos y la hemoglobina. Se trata de la proteína en los glóbulos rojos que transporta el oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo.

El hierro es necesario para producir hemoglobina y, a su vez, el tipo de anemia más común suele ser el causado precisamente por la escasez de este mineral, el hierro, que también ayuda a mover el oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo y también al del feto. Y para mantener, por tanto, lo suficientemente elevada la ingesta de hierro durante estos nueve meses será necesario consumir como mínimo dos huevos al día.
 

Distintas formas de comer/cocinar huevos en el embarazo

Compra huevos ecológicos mejor. De esta manera evitarás consumir hormonas no deseadas y contraindicadas para el embarazo, algunas de ellas incluso pueden producir infecciones bacterianas y aumentar el riesgo de tu embarazo. Y, a la hora de comerlos, mejor en el desayuno porque así te darán toda la energía que necesitas durante todo el día.

¿Y por qué ecológicos? Pues bien, porque las condiciones en las que viven y se alimentan hoy en día las gallinas son bastante lamentables y eso, por tanto, repercute en la calidad de los huevos que se compran. Por tanto, siempre mejor los de granja o los ecológicos, es decir, que se “nos asegure” de alguna manera que son fruto de gallinas que se han criado en libertad. Además, lo notarás pues basta con comparar dos (uno de ellos convencional y otro ecológico) y ver que tanto el tamaño, el color y el sabor cambian mucho.

No todas las personas necesitan consumir la misma cantidad de huevos, pero la recomendación en la población general es de aproximadamente entre tres y cinco huevos por semana, aunque esto también dependerá de si una persona ha consumido poca carne o pescado ya que en este caso podrá comer más huevo para aportar la cantidad de proteína que el cuerpo necesita.

En el caso de que, por ejemplo, realices bastante ejercicio físico podrás consumir algo más de huevo, sobre todo en el caso de la clara que es rica en proteína; y en el caso de tener sobrepeso lo mejor será limitar la cantidad de yemas que es la parte más grasa del huevo.
 

Otros alimentos a evitar en el embarazo

Comiendo de una manera balanceada y equilibrada lo cierto es que se puede comer más o menos de todo en el embarazo, pero existen algunos minerales, nutrientes y vitaminas esenciales que necesitan los bebés mientras se están desarrollando y que son completamente seguros y otros, sin embargo, que se han de evitar durante el embarazo puesto que algunos pueden ser una fuente de toxinas peligrosas para el desarrollo del feto y de infecciones potencialmente causadoras de las malformaciones como en el caso de la toxoplasmosis o la listeria. Es por ello también por lo que la mayoría de las mujeres embarazadas necesita adaptar su dieta para minimizar la ocurrencia de intoxicaciones que puedan causar efectos negativos a corto y largo plazo en la vida del bebé. Y estos son algunos de los alimentos a evitar en el embarazo:

- huevo crudo

- carne cruda o poco hecha

- embutidos o fiambres

- pescado crudo

- queso sin pasteurizar

- hígado


Fuentes:

American Pregnancy Association

Fecha de actualización: 27-01-2021

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×