×
  • Buscar
Publicidad

Alergia al huevo

Alergia al huevo

El huevo es el alimento que más a menudo causa alergia en los niños españoles. En los últimos años se ha producido un incremento de los niños que no alcanzan la tolerancia y que seguirán siendo alérgicos en el futuro. La única forma de superar la alergia es por medio de la terapia de Inducción Oral a la Tolerancia al Huevo (ITO), que debe ser realizada por un personal con experiencia.

Publicidad

Indice

 

El huevo en las alergias infantiles

El huevo es el alimento que más a menudo causa la alergia en los niños españoles, con un incidencia de 2,5% en los primeros 2 años de vida.  En el 76% de los casos aparece antes de los 5 años, en el 12% entre los 5 y los 10 y en otro 12% entre los 10 y los 15. Además, el 16% tiene asociada otra alergia alimentaria y la prevalencia es mayor en aquellos que tienen sensibilización a la leche de vaca y en los que sufren dermatitis atópica, siendo también un factor de riesgo para el desarrollo de asma en años posteriores, según datos de un informe elaborado por la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergia y Asma Pediátrica (SEICAP). 

No te puedes perder ...

Y tambien:

La manifestación clínica de alergia al huevo está relacionada con la edad que tiene el niño y puede variar según la forma en la que se prepara: ya sea cocido, crudo, en yema o en clara, comenta el doctor Luis Echeverría, coordinador del grupo de trabajo de alergia alimentaria de la SEICAP. Los síntomas generalmente son causados por la ingesta oral o por su presencia en otros alimentos como alérgeno oculto, aunque pueden también ser producidos por contacto con la piel de forma directa o indirecta (besos, caricias, juegos, y la exposición a las partículas volátiles de huevo batido). “La mayoría de las reacciones afectan a la piel (en el 90% de los casos), después al sistema gastrointestinal (hasta el 60%) y por último al respiratorio (hasta un 40%)”, enumera. Entre los síntomas que suelen aparecer están el eritema, purito, urticaria, náuseas, vómitos, dolor abdominal, sibilancias o disnea y la anafilaxia.

Los principales alérgenos en la clara de huevo son el ovomucoide y la ovoalbúmina, “la primera es la proteína de la clara que causa más reacciones alérgicas y su sensibilización es un claro marcador de alergia y de la intolerancia al huevo duro cocinado”, comenta el doctor Echeverría. La ovoalbúmina es la proteína más abundante en la clara, pero es más sensible al calor, con lo que pierde su capacidad alergénica después de la exposición a altas temperaturas durante  el cocinado.

 

Máxima atención a las comidas

El entorno del paciente, la familia y la escuela deben recibir formación sobre la prevención y la gestión de las posibles reacciones adversas en los niños con alergia al huevo. “Se debe maximizar la vigilancia sobre ellos y comprobar cuidadosamente el etiquetado de los alimentos procesados”, aconseja este pediatra alergólogo. “Muchos de los productos y platos procesados que contienen este alimento se venden en los establecimientos de comida rápida, panaderías y restaurantes, donde los ingredientes no son fáciles de identificar a veces”, advierte.

Los pediatras alergólogos también recomiendan precaución a la hora de administrar la vacuna contra la gripe, que puede contener trazas de este alimento, y que está indicada para niños a partir de 6 meses que estén dentro de grupos de riesgo como son los asmáticos. “Un tercio de los niños con alergia al huevo tienen asma bronquial con lo que es fundamental conocer las cantidades exactas de huevo que contiene la vacuna”, recomienda el doctor Echeverría. Entre las recomendaciones que la SEICAP incluye en su web están la contraindicación para niños con reacciones anafilácticas graves tras la administración de una dosis previa de vacuna antigripal o tras la ingesta de huevo. En el caso de que sea necesario aplicarla, “deberá hacerse previa valoración del pediatra alergólogo y en un centro hospitalario dotado de medios adecuados para atender una posible reacción”, concluye.

 

Terapia de Inducción Oral a la Tolerancia al Huevo (ITO)

Uno de cada cinco niños con alergia al huevo mantendrá su alergia en el futuro y sus reacciones serán más severas, según este documento. La cifra de niños que no la superan ha aumentado en los últimos años y la única opción para conseguirlo es la Inducción Oral a la Tolerancia (ITO), una terapia que consiste en la ingesta de cantidades crecientes de manera progresiva de proteínas de este alimento.

“Los pediatras alergólogos de SEICAP son pioneros en el uso de esta técnica con la que se han alcanzado cifras de éxito de más del 80% de los casos”, explica el doctor Luis Echeverría. En los próximos meses se harán públicos los resultados de un estudio multicéntrico realizado en España sobre la aplicación de esta terapia.  La ITO “debe realizarse siempre por personal con experiencia en la técnica y con un entrenamiento de los padres y niños para que sean capaces de reconocer y tratar las reacciones adversas si se producen fuera del ámbito sanitario”, indica el doctor Echeverría. Según este pediatra alergólogo con esta terapia se puede conseguir una tolerancia total o parcial con disminución de síntomas en caso de trasgresiones. “Los niños que no superan la alergia, ven afectada su calidad de vida y la de los que le rodean, ya que sus proteínas están presentes en muchos productos que forman parte de la dieta y siempre habrá riesgo de que se desarrolle una reacción alérgica, de hecho es una de las causas más comunes de la anafilaxia severa”, asegura.

 

Foto: freedigitalphotos.net


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.