Mitos sobre alimentación en el embarazo

Mitos sobre alimentación en el embarazo
comparte

La gestación es una de las etapas más importantes y especiales de la mujer durante su vida. Además, a esta importancia se podría añadir la responsabilidad que existe para cuidar la salud del bebé como la de ella misma. Para ello, siempre se recurre al exceso de información rumores y, por lo tanto, a los mitos, sobre todo en la alimentación. Te desvelamos los más populares.

Todos los especialistas están de acuerdo en que la alimentación de la embarazada tiene que ser completa y equilibrada con una gran variedad de frutas y verduras, junto a la carne y el pescado, para conseguir que la salude del bebé y de la mamá sea óptima.


Sin embargo, aunque esta teoría quede clara, a la hora de ponerla en práctica seguro que se te presentan dudas sobre lo que se debe comer o lo que no. Por ejemplo, ¿se debe comer por dos? ¿Hay que evitar es pescado azul y la carne cruda? ¿La cerveza sin alcohol está permitida? A continuación, te vamos a mostrar las verdades y mitos sobre las dudas alimenticias habituales durante la etapa de gestación.


1. En primer lugar, debes saber que los antojos sí que existen debido a la modificación de los niveles hormonales, concretamente de neurotransmisores y de endorfinas que intervienen en el apetito. Pero no son como en las películas. No te va a apetecer a las 2 de la madrugada fresas con nata, es más bien una cierta preferencia por alimentos más calóricos o por aquellos que no te provoquen náuseas.

Insomnio en el embarazo

Insomnio en el embarazo

Los trastornos del sueño son muy frecuentes en el embarazo: el estrés, los nervios, las preocupaciones y las molestias típicas de estos meses dificultarán tu capacidad de conciliar el sueño. Sin embargo, la mayoría de las veces siguiendo una serie de recomendaciones básicas podrás dormir y descansar durante la gestación


2. Las náuseas no son causa de un rechazo psicológico, son por culpa de una hormona que aparece en el embarazo –gonadotropina coriónica humana–. También influyen las mayores concentraciones de estrógenos y progesterona.


3. Que en el embarazo se tenga que comer por dos es absolutamente falso. Lo cierto es que tienes que comer para dos, pero tú pequeño aún no necesita un aporte de calorías tan elevado como piensas, incluso durante los tres primeros meses no es necesario un aumento en la ingesta calórica. Es a partir del segundo trimestre cuando se precisa un aumento gradual de calorías según va creciendo, normalmente entre 200 y 350 calorías. Al final del embarazo, el aumento tendría que ser hasta 400 calorías.


4. En lo que a pescado azul se refiere, se puede comer pero que previamente haya estado congelado a temperatura de -20º C y las raciones tienen que ser pequeñas. El motivo principal es que cada vez los peces tienen mayor cantidad de mercurio, metal muy tóxico para el sistema nervioso central. Es decir, al feto le afectaría mucho en su desarrollo.


5. Otro mito es que la dieta vegetariana es imposible durante la gestación. No obstante, hay que sabes muy bien cómo sustituir los nutrientes que aportan la carne y el pescado para que el bebé crezca completamente sano. Por ejemplo, se podrían comer muchas legumbres con cereales y muchos frutos secos y, por supuesto, un aporte extra de ciertos minerales y vitaminas, especialmente la B12.


6. Muchas personas caen en el error de eliminar los hidratos de carbono y las grasas de la dieta al sufrir sobrepeso, pero en realidad son muy necesarios. Los hidratos de carbono son recomendados que sean complejos, como las hortalizas y legumbres, pero hay que tener presente que las cantidades tienen que ser moderadas. En cuanto a las grasas, su consumo tiene que ser también moderado y hay que decantarse por los ácidos grasos insaturados y poliinsaturados (pescado azul, aceite de oliva).


7. La carne es recomendada en el embarazo porque posee los 20 aminoácidos esenciales, hierro y vitamina B12. Pero debe estar muy hecha para evitar el riesgo de contraer los parásitos toxoplasma y listeria presentes en la carne cruda y que podrían producir malformaciones fetales.


8. Para concluir, durante la gestación se tiene que prohibir el consumo de alcohol. Pero en el caso de la cerveza sin alcohol al ostentar mínimas cantidades de este, vitaminas del grupo B y lúpulo, no supone ningún problema al bebé.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×