• Buscar
Publicidad

¿Qué hacer si el bebé come vidrio?

¿Qué hacer si el bebé come vidrio?

Los trozos de vidrio a menudo se encuentran en las bebidas si no se tiene mucho cuidado al abrir las botellas con un sacacorchos o en el caso de los niños pequeños cuando hay un pedazo de vidrio roto en alguno de los juguetes que tienen por casa. Así que ¡cuidado! El vidrio es un material muy fuerte que no es bien digerido en el estómago. Te contamos qué hacer si tu bebé come vidrio sin querer.

Publicidad

Índice


Lo primero que hay que tener en cuenta es que el tracto gastrointestinal es un tubo muscular largo y flexible. Por eso, cuando bebés, niños y adultos ingieren alimentos los músculos se contraen y empujan mucho más la comida. Sin embargo, cuando las sustancias y objetos no son comestibles ni digeribles pasan tal cual, a través del tracto, por lo que resulta bastante peligroso tragarlos.
 

¿Y si el bebé traga vidrio?


Todo peligro, y sobre todo en este caso, depende de su forma y volumen. Las piezas afiladas de vidrio, por ejemplo, pueden dañar enormemente sus órganos y, peor aún, pues si traga el bebé un pedazo de vidrio con extremos puntiagudos puede producirse una punción leve en el tejido y también incluso un ligero sangrado en su tracto intestinal.

Cuando esto sucede, ante todo, lo que debéis hacer vosotros, sus padres, es mantener la calma. La ingestión accidental de cuerpos extraños es relativamente frecuente en niños menores de cinco años. De hecho, hay que tener en cuenta que, en esta primera etapa de su vida, lo más normal es que se lleven a la boca lo primero que pillan, cualquier objeto que les resulte atractivo y el cual quieren explorar. Sin embargo, cuando alguno de los progenitores o cuidadores se descuida, este se puede atragantar con él o bien tragárselo. Aunque, sin duda, el mayor peligro debemos tener en cuenta que está en el momento en el que el cuerpo extraño pasa por la garganta ya que, bien por el tamaño o bien por las aristas que presente, podría llegar a obstruir la faringe de este, ser aspirado a vías respiratorias o quedar enclavado en el esófago. Y, aunque la inmensa mayoría de las sustancias no comestibles que ingieren los niños son monedas, algunas veces también pueden tragarse otros objetos algo más peligrosos como es el caso del vidrio.
 

¿Qué pasa si traga vidrio, pero con algo de comida?


Otras muchas veces pasa que el bebé se come el vidrio, pero con algo de comida. Aquí lo que sucede es que tan pronto el bebé se traga la comida el vidrio pasa rápidamente a través del esófago hacia el estómago y, aunque es cierto que hay una sección estrecha en el estómago en la que hay una salida conocida como píloro, no todo puede salir expulsado. De hecho, si se trata de una pieza algo grande de vidrio no saldrá permaneciendo en el estómago. En este caso, por tanto, será necesario acudir al médico, quien puede extraer piezas a través de la boca con un dispositivo flexible: el endoscopio.

Aunque se debe saber que tanto si es con agua como con comida normalmente ese trozo de vidrio ingerido por el bebé lo detecta por la cavidad oral y la lengua humana que tan sensibles son, es decir, que se consigue identificar los cuerpos extraños antes de tragar. No obstante, si nadie se da cuenta de este momento existen algunos síntomas que los padres deben conocer porque podrían estar indicando perfectamente que el pequeño se ha tragado un trozo de vidrio.

Síntomas y signos de medicina que lo indican:

vómitos

- Hemorragia interna

- salivación

- dolor abdominal

- dificultad para tragar

- cambio de heces

- sonidos extraños en el estómago

Por tanto, ante cualquiera de estos signos y/o síntomas habrá que acudir urgentemente con el bebé al hospital o llamar a urgencias. También se debe tener en cuenta ante cosas como estas que las piezas pequeñas de botellas y vasos no son fáciles de detectar en las radiografías o rayos X por lo que si además no existe un dolor agudo severo los médicos han de esperar mínimo 24 horas para que los fragmentos salgan solos en las heces.
 

Otras cosas que se tragan los bebés con frecuencia ¿Qué hacer al respecto?


Además del vidrio, hay otros objetos que fácilmente podrían tragarse bebés y niños menores de cinco años, y con los que, además, hay que tener algo más de cuidado. ¿Quieres saber cuáles son?

Monedas. Este es, sin duda, el objeto que los niños tragan con más frecuencia y no, no suele ser peligroso, aunque dependerá también de los diámetros de las monedas.

- Objetos pequeños no cortantes. Piezas o partes de juguetes o juegos, los botones, los anillos, los clips o bien los sujetapapeles por norma general al no tratarse de objetos cortantes no suelen entrañar ningún tipo de peligro.

- Pilas de botón o baterías peqeuñas. Este sí es un problema más serio que necesita extracción urgente.

- Imanes. Sucede igual que con las pilas de botón porque es un problema serio que necesita extracción urgente.

- Objetos cortantes o puntiagudos. Las agujas, los alfileres, las tachuelas, los clavos, los tornillos y también los palillos sí se consideran objetos cortantes que en la mayoría de los casos sí necesitan extracción urgente porque pueden quedar atrapados y causar una punción en el tubo digestivo.
 

Entonces, ¿cuándo se debe acudir al pediatra o ir a urgencias?


- Si el bebé tose continuamente o está atragantado, este aumenta su salivación o bien la saliva se le cae por la comisura de los labios. Si tiene náuseas o le resulta complicado tragar.

- Si come más lentamente y con más precauciones de lo habitual, o se queja de molestias en la garganta o en el tórax.

- Si han tragado objeto cortante o mayores de 2 o 3 centímetros como una moneda de cinco céntimos.

- Y, finalmente, si unos días más tarde en caso de que revisadas las heces no se encuentra el objeto en siete días o bien si aparece dolor abdominal, vómitos o heces sanguinolentas en las dos semanas posteriores a la ingestión del objeto.

Estando en casa, no obstante, ante cualquier mínima duda como ya veíamos lo mejor será ir a urgencias, aunque si dudamos de que el pequeño haya podido tragar algún objeto, pero este no presenta ninguno de los síntomas descritos podríamos prescindir de acudir pues resulta bastante raro que un cuerpo extraño, anclado, por ejemplo, en el esófago no cause ningún tipo de molestia.


Glosario

Hemorragia interna

Definición:

Son hemorragias en las que la sangre se derrama en el interior del organismo y no tenemos la posibilidad de verla. Causadas por un golpe o traumatismo. Sus síntomas son pulso débil, extremidades frías, respiración entrecortada,...

Tratamiento:

Colocar al herido tumbado con las piernas elevadas, controlando su respiración y pulso. Cubrirlo con una manta. Si está cosnciente colocarlo de lado, con una almohada bajo la cabeza. Si no, llevar a cabo las maniobras de reanimación.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×