Higiene del hogar cuando tienes un bebé

Higiene del hogar cuando tienes un bebé
comparte

En cuanto los bebés comienzan a gatear y arrastrase, se mueven con libertad por toda la casa, tocando y chupando cualquier objeto, hasta los menos higiénicos. Por eso, hay que limpiar la casa de manera adecuada y tener cuidado con ciertos productos y objetos, pero sin pasarse.

La casa es el primer lugar de juego de todos los bebés. Allí aprenden a darse la vuelta, arrastrarse, gatear y andar. En su descubrimiento del mundo exploran y tocan todo, y se pasan la mayor parte del tiempo en el suelo, por eso es importante extremar la higiene de los suelos, alfombras, moquetas, etc. También hay que cuidar la higiene de los baños y la cocina, cuidando sobre todo esta última ya que es el lugar en el que se manipulan los alimentos.

 

Aunque siempre hay que mantener nuestra casa limpia, cuando tenemos un bebé es importante tener en cuenta una serie de recomendaciones:

 

1- Las bacterias, los ácaros y otros gérmenes proliferan en las alfombras, por eso, es importante limpiarlas a menudo con un aspirador y pasarles un producto limpiador. Existen actualmente alfombras lavables en la lavadora, muy recomendables para las habitaciones de los niños.

 

2- En el resto de suelos, tanto si son de cerámica como parqué o tarima, debes barrer concienzudamente 2 o 3 veces por semana y fregarlos con un producto adecuado al menos una vez a la semana. Es mejor que optes por productos naturales como bicarbonato, limón o vinagre mezclados con agua caliente en lugar de productos químicos. Si usas químicos, aclara muy bien luego para que los restos de estos productos no lleguen a la boca de tu bebé.

Los primeros pasos cuando nace un bebé

Los primeros pasos cuando nace un bebé

Nada más nacer un bebé, los padres están tan abrumados por las nuevas responsabilidades y tareas, sobre todos si son primerizos, y muchas veces se olvidan de los pasos legales que hay que llevar acabo para que el recién nacido exista a ojos de la ley. ¿Dónde hay que inscribirlo y cuándo? ¿Qué pasos hay que dar? ¿A qué ayudas tienen derecho los padres?


 

 

3- Presta especial atención al suelo de los baños y la cocina, ya que ahí se acumulan más bacterias que pueden causar infecciones gastrointestinales. No dejes que tu hijo gatee o juegue en el suelo de estas habitaciones.

 

4- Los ácaros, causantes de muchas alergias, están presentes también en el relleno de los cojines, colchones, sofás, etc. por lo que se recomienda limpiarlos al menos una vez al mes.

 

5- Debes quitar el polvo de estanterías y muebles como mínimo una vez a la semana.

 

6- Los baños se deben lavar dos veces a la semana con productos desinfectantes, naturales o químicos, que aseguren la eliminación de bacterias, hongos y otros gérmenes causantes de infecciones diversas. Aclara siempre bien con agua caliente después de limpiar para quitar los restos del detergente.

 

7- En la cocina hay que tener mucho cuidado con los objetos y herramientas que se usan para cocinar y manipular los alimentos, como cuchillos, encimera, tabla de cortar… También se debe limpiar a menudo el horno, la nevera o el lavavajillas.

 

8- En cuanto a los juguetes, conviene lavar sobre todo aquellos con los que juegue al aire libre y se puedan manchar de barro o arena, como los cubos y las palas, especialmente si se los lleva a la boca. Los peluches y demás juguetes de casa basta con lavarlos de vez en cuando, cuando se vean muy sucios o llenos de babas, comida, etc.

 

9- Ten cuidado con los productos de higiene y limpieza, colócalos en un armario alto para que el bebé no pueda acceder a ellos, puesto que la ingesta de estos productos es muy peligrosa. Si el niño se traga algo, llama de inmediato a Urgencias.

Limpieza sí, pero sin pasarse

 

Aunque es importante mantener nuestro hogar limpio, no hay que obsesionarse con la limpieza ni intentar tener un hogar libre de gérmenes, ya que es imposible y, además, perjudicial. Vivir en un ambiente antiséptico es imposible, puesto que las bacterias, hongos y demás microorganismos forman parte de nuestra vida y nos ayudan a inmunizarnos y mejorar nuestro sistema inmunitario. Los bebés necesitan entrar en contacto con diversos gérmenes para completar su proceso de inmunización natural. Por lo tanto, no hay que intentar mantener la casa impoluta y libre de gérmenes, sino tener en cuenta ciertas medidas preventivas para evitar infecciones.

 

Un exceso de higiene puede aumentar las alergias y otras enfermedades que se desarrollan al tener un sistema inmunitario más débil, por lo que no debes obsesionarte, sino limpiar la casa a menudo de manera normal.

 

En cuanto a la esterilización, actualmente los pediatras, en países donde la higiene es adecuada, recomiendan solo lavar bien con agua caliente productos como biberones o chupetes, sin esterilizar. Y, si se hace, solo antes de los 6 meses, pasada esta edad no tiene sentido.


Fuentes:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×