• Buscar

¿Tu bebé vomita mucho? Puede que tenga Estenosis pilórica

¿Tu bebé vomita mucho? Puede que tenga Estenosis pilórica

La inflamación o hipertrofia del píloro, la válvula que controla el paso del alimento que pasa del estómago al intestino delgado, es una afección que provoca vómitos recurrentes y explosivos en el bebé. Se puede tratar con una eficaz cirugía que posibilita la correcta nutrición y alimentación del bebé

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la estenosis hipertrófica?

Más frecuente en bebés menores de seis meses y en niños que en niñas, la estenosis hipertrófica o pilórica del lactante es una afección del aparato digestivo que, de no ser tratada, resulta en un riesgo de malnutrición y deshidratación del bebé.

Su causa está en una hipertrofia del píloro, una válvula que deja pasar el alimento del estómago al intestino delgado. En los casos de bebés con estenosis pilórica, esta válvula está agrandada, por causas aún desconocidas, impidiendo que el estómago se vacíe en el intestino delgado.

Los síntomas suelen aparecer entre la tercera y la quinta semana tras el nacimiento ya que el engrosamiento del píloro se va produciendo tras el nacimiento. El primer síntoma suele ser vómitos más o menos recurrentes y fuertes (en chorro). Los vómitos se pueden dar inmediatamente después de las tomas o unas horas tras estas. Otros síntomas pueden ser molestias de la tripa (debido a la irritación del estómago), signos de deshidratación como pañales secos u ojos hundidos, el hambre constante, los gases o la pérdida de peso. Otro síntoma visible son las heces de menor tamaño ante la escasez de alimento que llega al intestino.

Ante los signos, un examen físico y una ecografía abdominal pueden detectar el píloro inflamado. Además, una radiografía con bario permite ver con claridad la estrechez del píloro e inflamación del estómago.  

 

Tratamiento de afección

El tratamiento de esta enfermedad se basa en una cirugía llamada piloromiotomía o intervención de Ramstedt, que permite cortar parte de la válvula para que permita el paso del alimento del estómago al intestino delgado. En los casos en los que la cirugía conllevara unos riesgos para el bebé, se puede optar por una endoscopia (un tubito por la boca) o laparoscopia (un tubito a través de una incisión) con un globo con el que se pueda dilatar el píloro o por medicina que relaje la válvula.

En general, la cirugía alivia los síntomas por completo y tras ella el bebé puede ser alimentado en cantidades pequeñas y frecuentes de su comida normal.

 

Otras enfermedades con síntomas similares

El reflujo gastroesofágico puede provocar regurgitaciones tras las tomas, pero estas no serán en forma de vómitos explosivos como sucede con la estenosis del píloro.

La alergia a la proteína de la leche puede producir también vómitos frecuentes, pero en el caso de esta patología, estos tampoco suelen ser explosivos.

La gastroenteritis también produce vómitos y deshidratación, pero, además, presenta un síntoma que no aparece con la estenosis pilórica: diarrea.


Fuente:

Seifarth FG, Soldes OS. Congenital anomalies and surgical disorders of the stomach. In: Wyllie R, Hyams JS, Kay M, eds. Pediatric Gastrointestinal and Liver Disease. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 25.

Fecha de actualización: 27-05-2021

Redacción:

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×