Síntomas en niños que sufren del corazón

Síntomas en niños que sufren del corazón
comparte

Recibir la noticia de que tu hijo tiene una anomalía cardíaca congénita puede asustar a cualquier padre. Pero las anomalías cardíacas congénitas son relativamente frecuentes, afectando a casi 1 de cada 100 recién nacidos.

Una anomalía cardíaca congénita es un problema en la estructura del corazón que está presente desde antes del nacimiento. Las anomalías cardíacas pueden ir de leves a graves, suelen tratarse con cirugía, mediante cateterismo y a veces con medicación. 

 

¿Cuáles son sus causas?

 

La diabetes no controlada, el consumo de alcohol o de drogas, así como la exposición a sustancias químicas de uso industrial durante el embarazo, también puede aumentar el riesgo de malformaciones cardíacas congénitas. Algunas anomalías cromosómicas, en las que falta o sobra un cromosoma (o una parte de un cromosoma), se asocian a anomalías cardíacas congénitas. De todos modos, la mayoría de las veces se desconoce la causa específica de las anomalías cardíacas congénitas.

 

Las anomalías cardíacas en los niños ocurren debido al desarrollo incompleto o anormal del corazón del feto durante las primeras semanas de embarazo. Se sabe que algunas de ellas están relacionadas con trastornos genéticos, como el síndrome de Down.

Celíacos, síntomas en niños

Celíacos, síntomas en niños

La celiaquía es una intolerancia permanente al gluten que provoca una serie de síntomas característicos, aunque hay algunos enfermos en los que los síntomas están ausentes, por lo que el diagnóstico resulta más difícil. Según la Sociedad Española de Patología Digestiva, actualmente un 1% de la población de los países occidentales es celiaca. Sin embargo, se considera que la prevalencia real es mucho más elevada, ya que se estima que existe un 75% de pacientes sin diagnosticar.

 

Este tipo de anomalías no se pueden prevenir, pero hay muchos tratamientos disponibles, tanto de las anomalías en sí mismas como de los problemas de salud a ellas asociados.

 

¿En qué momento se puede presentar una anomalía cardiaca en el feto?

 

Puesto que es la placenta (y no los pulmones del feto) la que se encarga de llevar a cabo el intercambio entre dióxido de carbono y oxígeno, es posible que se den graves anomalías cardíacas sin que el feto tenga ninguna dificultad. Estas anomalías se convierten en graves solo después de que la circulación del feto haga la transición al estado neonatal inmediatamente después del nacimiento (cuando se corta el cordón umbilical durante el parto, la placenta deja de encargarse de la circulación del bebé).

 

El recién nacido pasa a depender de sus pulmones y de su sistema circulatorio, que le proporcionan oxígeno y que permiten que circule la sangre, aspectos imprescindibles para sobrevivir fuera del útero materno. El lado derecho del corazón recibe sangre pobre en oxígeno procedente del resto del cuerpo y la bombea a los pulmones, donde se oxigena. El lado izquierdo del corazón recibe sangre rica en oxígeno procedente de los pulmones y la bombea al resto del cuerpo.

 

Tipos de cardiopatías más frecuentes en bebés y niños

 

Comunicación interventricular (CIV). Los pacientes con comunicación interventricular tienen un orificio que comunica los dos ventrículos. Es la cardiopatía congénita más frecuente al nacer.

 

Comunicación interauricular (CIA). Se trata de un orificio que comunica las dos aurículas, permitiendo el paso de sangre entre ellas.

 

Tetralogía de Fallot. La tetralogía de Fallot es una cardiopatía congénita compleja que incluye:


- Comunicación interventricular.

- Estenosis de la arteria pulmonar.

- Acabalgamiento de aorta (la arteria aorta no sale del ventrículo izquierdo, sino que lo hace por encima de la comunicación interventricular, es decir, entre el ventrículo derecho y el izquierdo).

- Hipertrofia del ventrículo derecho (el ventrículo derecho está engrosado por aumento de la carga de trabajo).

 

Después del nacimiento, el primer signo de la presencia de una cardiopatía congénita suele ser la presencia de un soplo cardíaco. Un soplo, en sí mismo, no es una enfermedad, sino tan sólo un sonido. Cuando el corazón bombea sangre, a veces produce vibraciones que se pueden oír a través del estetoscopio del médico como un ruido, un silbido o un murmullo.

 

En la actualidad, la cirugía cardíaca y el cateterismo cardíaco se están realizando en niños muy pequeños; de hecho, es habitual practicar estos procedimientos durante la lactancia e incluso durante el período neonatal, lo que se asocia con muchas ventajas a largo plazo. Aunque no se puede garantizar nada con una seguridad del 100%, la mayoría de los niños con problemas cardíacos puede tener un futuro sano y feliz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×