¿Qué puedo darle a mi bebé estreñido?

¿Qué puedo darle a mi bebé estreñido?
comparte

El estreñimiento es un problema digestivo muy habitual en los bebés, tanto lactantes como cuando ya comienzan con la alimentación complementaria. Si tu hijo está estreñido, es importante que adoptes unos hábitos alimenticios y sigas una serie de consejos para evitar este problema.

¿Es mi bebé estreñido?


El estreñimiento es un problema digestivo que implica que el bebé hace caca menos veces de las que debería, o que estas son duras y cuesta que sean expulsadas, causando dolor al bebé y molestias.


Es un trastorno bastante habitual en bebés y niños pequeños causado, principalmente, por una inmadurez de su sistema digestivo que hace que este funcione más lentamente de lo que debería. 


Para saber si un niño es estreñido o no hay que fijarse en los siguientes síntomas:


1- En lactantes, hace menos de 2 cacas al día si está con leche materna y menos de 3 a la semana si está tomando leche artificial; en niños menores de 3 años, menos de 2 o 3 deposiciones a la semana.


2- Además de la frecuencia, hay que fijarse en cómo son las heces ya que hay niños que hacen caca cada dos días pero no estreñidos. Para considerar que un bebé es estreñido las heces deben ser duras. Si son blandas, aunque solo haga caca una vez a la semana, no tendrá este problema.

No te puedes perder ...


3- El abdomen del niño está duro y tirante debido a los depósitos fecales acumulados que no ha expulsado.


¿Qué puedo darle al bebé estreñido?


Si tu bebé tiene estreñimiento a menudo es mejor que consultes al pediatra para que te recomienda qué medidas debes adoptar. Es importante no dejarlo pasar ya que el estreñimiento crónico puede causar otros problemas al bebé como hemorroides o fisuras anales.


Entre las recomendaciones que se suelen dar están:


- Si todavía sigue con la lactancia materna exclusiva, continúa con ella. La leche materna a demanda ayuda a regular el tránsito intestinal. No dejes el pecho ni cambies a leches de fórmula. Tampoco debes darle zumos o frutas a no ser que tenga más de 4 meses y te lo diga el pediatra, pero siempre como complemento a la leche materna.


- Si estás dándole leche de fórmula, compra aquellas especiales para bebés con problemas de estreñimiento. Estas leches contienen menos grasas y ayudan a que las heces sean menos duras y consistentes. Además, algunas sintetizan triglicéridos con palmitato en posición preferente β, que hacen que las heces sean menos duras y tengan menor contenido de jabones cálcicos.


Otras fórmulas presentan el 100% de los hidratos de carbono en forma exclusivamente de lactosa aportando mayor cantidad de magnesio y una adecuada proporción calcio/fósforo para reducir la formación de jabones cálcicos.


- Aumenta un poco el aporte de agua a la hora de hacer los biberones. Por ejemplo, si la marca de leche apunta a 30 ml de agua por cada cucharada, prepáralo con 35 ml de agua para que esté menos concentrado.


- A partir de los 4 meses puedes darle un poco de zumo con una cuchara o en biberón. Preferiblemente zumo de naranja y pera, que tienen más fibra y ayudan a combatir el estreñimiento.


- Si tu bebé tiene más de 6 meses y ya has comenzado a darle otros alimentos aparte de leche, procura incluir alimentos en su dieta ricos en fibra que pueda tolerar según su edad como naranja, pera, ciruelas, legumbres, judías verdes, cereales con FOS (es decir, fibra soluble), cereales integrales, etc.


- Evita alimentos astringentes como la manzana, el arroz, la patata o el plátano.


- Ofrécele mucha agua y líquidos para evitar las heces duras.


- Nunca le administres un laxante a no ser que el pediatra te lo haya recetado si el caso es grave. Generalmente se evita dar este tipo de fármacos a los niños y se apuesta más por las medidas naturales o por los supositorios de glicerina, que logran reblandecer las heces y facilitan su expulsión.


- Estando en posición tumbada puede ser más complicado expulsar las heces. Cógelo en brazos y colócale en vertical para ayudar a que el bolo fecal descienda. También puedes ponerlo tumbado boca arriba y hacer una ligera presión con sus piernas dobladas sobre la tripa (sin hacerle daño) o darle masajes para ayudar a que el intestino se mueva.


- Prueba a darle a diario remedios naturales como el agua de orejones de ciruela o el néctar de pera. Suelen ser muy eficaces. 


Te puede interesar:
La detección de un niño con altas capacidades de manera precoz permite tomar las medidas precisas en el entorno del menor para que éste pueda alcanzar todo su potencial.


Fecha de actualización: 19-12-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>