• Buscar

Mi bebé tiene el ojo rojo

Mi bebé tiene el ojo rojo

Una de las principales causas de consulta oftalmológica en niños y niñas es el “ojo rojo”. Esta condición es frecuente en los menores y puede tener varias causas que el especialista debe ir  descartando para poder ofrecer el tratamiento adecuado a su padecimiento. 

Publicidad

Índice

 

Tipos de conjuntivitis

Son muchas las afecciones que pueden contraer los pequeños durante la infancia y para los progenitores siempre será un mal momento. Aun así, hay que tener en cuenta que es normal que los niños y las niñas se pongan enfermos, además de ser una manera de que su sistema inmunológico se refuerce y en el futuro sepa combatir cualquier enfermedad común por sí solo. 

Si de repente un día el pequeño de la casa se levanta con los ojos rojos y llenos de legañas probablemente estemos ante un caso de conjuntivitis o inflamación e infección de la conjuntiva, una de las patologías más habituales durante la infancia. En este caso lo primero que hay que hacer es acudir al médico con el menor para que analice las características y los síntomas que padece para diagnosticar adecuadamente el padecimiento. En función del tipo de legaña y el estado de los ojos los especialistas pueden saber con certeza de que se trata: 

Articulo relacionado: Mi bebé tiene miedo a todo

1. Si se trata de una legaña de color claro, transparente, con el ojo rojo y lagrimoso, además de sufrir fiebre y mucosidad nasal lo más probable es que se trate de una conjuntivitis vírica. Este virus ha provocado un cuadro catarral y además ha inflamado la conjuntiva ocular haciendo que el pequeño se queje de los ojos. El virus más común que causa esto es el Adenovirus que además del ojo rojo y la fiebre provoca la aparición de un ganglio justo delante de la oreja. En estos casos los antibióticos no sirven y hay que extremar las precauciones al ser muy contagiosa. El tratamiento de esta enfermedad se basa únicamente en tratar los síntomas ya que no se puede eliminar el virus. Las medidas de higiene deben ser muy estrictas y en la medida de lo posible protegerse los ojos. 

2. Cuando los síntomas son legañas amarillentas o verdosas, el ojo rojo y el párpado pegado lo más normal es que se trate de una conjuntivitis bacteriana. Esta bacteria causa una inflamación de la membrana que cubre parte de globo ocular, “lo blanco del ojo”. Los gérmenes que están más relacionados con este padecimientos son Staphylococcus aureus, Streptococcus pneumoniae, Moraxella catarrhalis y Haemophilus influenzae. Todos muy contagiosos. En estos casos hay que lavar el ojo con sueño fisiológico y gasas estériles y lavarse las manos siempre antes y después de hacerlo. El médico recetará antibióticos si es necesario y nunca se deben administrar sin previa valoración. 

3. Cuando las legañas son sutiles, transparentes, acompañadas de mucho picor ocular, estornudos y un lagrimeo continuado se trata de una conjuntivitis alérgica. En estos casos hay que acudir al pediatra para que valore la necesidad de realizar una pruebas de alergia si los síntomas son muy continuados. Si alguno de los progenitores son alérgicos es muy probable que los hijos también. En estos casos el tratamiento que mejor viene son antihistamínicos. 
 

¿Cómo se tratan las conjuntivitis en bebés?

Por lo general, la conjuntivitis puede resolverse sin complicaciones acudiendo al pediatra, pero en los casos donde no mejore y el menor siga quejándose de los ojos lo mejor es acudir a un especialista, un oftalmólogo para que analice y trate la patología ocular que padezca.

El tratamiento habitual es el lavado con suero fisiológico y, en caso de conjuntivitis bacteriana, la administración de gotas antibióticas en los ojos.

Articulo relacionado: Mi bebé tiene el ojo rojo

Si la conjuntivitis es alérgica se pueden administrar antihistamínicos. 
 

Otras causas del ojo rojo en niños

Existen otro tipo de padecimientos que pueden causar el ojo rojo: 

1. La queratitis es un trastorno de la córnea que causa lagrimeo, molestias con la luz y el consecuente enrojecimiento del ojo. 

2. Las hemorragias conjuntivales aparecen, generalmente  a causa de traumatismos que en función del nivel del golpe podrán ser puntos hemorrágicos pequeños o grandes. 

3. Se ha comprobado que el glaucoma no es exclusivo de las personas mayores, se puede nacer con o aparecer durante los pequeños años de vida, glaucoma congénito. Esto ocurre cuando el ojo tiene la presión y afecta al nervio óptico. 

4. Exposición solar: el exceso de sol, ya sea en la playa, en la montaña o en la nieve, puede producir ojo rojo y molestias oculares. 

5. Abuso de pantallas: estar mucho tiempo delante de las pantallas puede causar ojo rojo y molestias oculares. Se debe descansar cada 20-30 minutos, fijar la mirada a lo lejos y no pasar más de dos horas conectados.

6. Cuerpo extraño en el ojo: si se mete dentro del ojo arena o cualquier otra sustancia puede causar esta rojez, además de lagrimeo continuo, imposibilidad de abrir el ojo y, sobre todo, dolor.

7. Humo del tabaco: fumar cerca de los niños, sobre todo en espacios cerrados, puede causar ojor rojo 

8. Ojo seco: aunque en los niños es más raro, puede pasar en verano cuando pasamos mucho tiempo en sitios cerrados con el aire acondicionado y en invierno con la calefacción encendida que reseca el ambiente y la humedad de los ojos.

En cualquiera de los casos lo mejor que se puede hacer es acudir al profesional de medicina y pediatría cuanto antes para realizar una consulta e ir descartando posibles padecimientos. Nunca es aconsejable automedicar a los niños o a las niñas ya que esto podría dificultar el diagnóstico al esconder algunos síntomas. El especialista realizará una exploración para comprobar la motilidad ocular, la agudeza visual, el tamaño y reacción de la pupila y la fotofobia, es decir, la molestia o dolor que produce la luz en los ojos. 


Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×