×
  • Buscar
Publicidad

¿Es cierto que los bebés tienen más huesos que los adultos?

¿Es cierto que los bebés tienen más huesos que los adultos?

Son muchos los mitos que hay acerca de las características de los recién nacidos. Algunos son sin duda muy curiosos, como que cuando los bebés lloran se les ensanchan los pulmones o que los bebés tardan en ver unos días. En este artículo hablaremos sobre la creencia de que los bebés tienen más huesos que los adultos, ¿será cierto?

Publicidad

Índice

 

¿De qué están formados los huesos?

Empecemos desde abajo, ¿alguna vez te has parado a pensar en los componentes de los huesos? La mayoría de los huesos están formados por varias capas de tejido:

- periostio: la membrana gruesa en la superficie externa del hueso

- hueso compacto: la capa lisa y dura que se ve en los huesos de un esqueleto

- esponjoso: tejido esponjoso dentro del hueso compacto

- médula ósea: el núcleo gelatinoso de los huesos que produce las células sanguíneas.

El proceso de desarrollo óseo se llama osificación. De hecho, comienza alrededor de la octava semana de desarrollo embrionario. Aun así, al nacer, muchos de los huesos del bebé están hechos completamente de cartílago, un tipo de tejido conectivo que es resistente, pero flexible.

Esa flexibilidad es necesaria para que los bebés en crecimiento puedan acurrucarse en el espacio confinado del útero antes del nacimiento.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

¿Cuántos huesos tiene un bebé?

Un bebé nace con aproximadamente 300 huesos, mientras que un adulto tiene 206 huesos. En efecto, este dato sorprende a muchos, pero los bebés tienen entre 90 y 95 huesos más que los adultos.

Si alguna vez ha tenido un bebé en brazos, probablemente habrás comprobado lo suave que era su cuerpecito. Dado eso, parece casi imposible que esas pequeñas extremidades, cabeza y torso puedan albergar más huesos que el cuerpo de un adulto. Los adultos también tienden a ser bastante "huesudos", por lo que este hecho es definitivamente extraño.

La pregunta es, ¿a dónde van los huesos extra? El hecho de que los bebés tengan más huesos que los adultos es bastante justificable y esto se debe al cartílago.

El cartílago es un relleno similar al caucho que cubre y protege los extremos de los huesos largos en las articulaciones. Es básicamente un tejido suave y elástico que se puede encontrar fácilmente en las orejas, la caja torácica, la nariz y otras partes del cuerpo. El cartílago no es tan fuerte como el hueso ni tan flexible como el músculo.

Hay tres tipos diferentes de cartílago. El cartílago elástico se encuentra en las orejas y en partes de la laringe, el cartílago hialino se encuentra en la nariz, los oídos, la tráquea, partes de la laringe y los conductos respiratorios más pequeños, y el cartílago fibroso se encuentra en la columna vertebral y los meniscos.

Los bebés tienen los huesos más blandos por una simple razón, si estuvieran completamente "endurecidos", el parto sería casi imposible. Un cuerpo suave y flexible es mucho más manejable a la hora de dar a luz.

Una vez el bebé ha llegado al mundo comienza poco a poco el proceso de osificación. Los bebés nacen con más cartílago que hueso, pero gradualmente se convierte en hueso. Aquí es cuando el calcio que los bebés obtienen de su dieta se coloca para formar huesos endurecidos. Esta es la razón por la que los adultos tienen menos huesos que los bebés, en los bebés, muchos segmentos óseos pequeños se fusionan para formar un solo hueso.

Hay una serie de signos en el cuerpo que ejemplifican por qué hay tanta diferencia en la cantidad de huesos en bebés y adultos. Un buen ejemplo de esto es la fontanela de la cabeza de los bebés que tarda un tiempo en cerrarse por completo.

Esto sucede porque los diferentes segmentos de huesos pequeños se fusionan con el tiempo para formar menos huesos, pero más grandes y más fuertes. Por lo tanto, si el cráneo de un bebé de 1 año tiene 8 pequeños segmentos óseos, ese número se reducirá a 4 cuando el bebé sea adulto.

 

Bebés y niños con huesos fuertes

El proceso de crecimiento y fusión de los huesos en los niños es notable. Y, para asegurarse de que los huesos de tu hijo se mantengan sanos durante los próximos años, es importante tener en cuenta algunos puntos:

- Ingesta suficiente de calcio: tanto de la madre durante el embarazo como del hijo desde que nace. Los alimentos saludables ricos en calcio incluyen productos lácteos bajos en grasa (leche, queso, yogur), semillas, almendras y verduras de hoja verde, como la espinaca y la col.

- Ejercicio de fuerza: es necesario para fortalecer los huesos y mantenerse sano. Es obvio que a un niño no se le puede dar una pesa, pero todos los deportes involucran la fuerza de una manera u otra.

No te olvides de la vitamina D ya que es la encargada de ayudar al cuerpo a absorber el calcio. Obtener suficiente proteína también es importante para la fuerza ósea y muscular a largo plazo. Si decidís optar por una dieta vegetariana o vegana, asegúrate de ingerir buenas fuentes de proteína vegetal.

 

Más datos sobre los huesos qué quizás no sabías

- El fémur, ubicado en el muslo, es el hueso más largo del cuerpo.

- La mayoría de los glóbulos rojos y blancos del cuerpo se crean en la médula ósea.

- El estribo, un hueso ubicado en la oreja, es el hueso más pequeño del cuerpo.

- Algunos huesos están diseñados para soportar dos o tres veces tu peso corporal en fuerza.

- Los huesos almacenan aproximadamente el 99 por ciento del calcio del cuerpo y están compuestos de aproximadamente un 25 por ciento de agua.

- El tejido del cartílago no tiene un suministro de sangre regular y no se renueva, por lo que las lesiones del cartílago son permanentes. Afortunadamente, también son menos comunes.

- La parte del cuerpo que contiene más huesos es la mano. Está compuesto por la friolera de 27 huesos individuales.


Fuentes: Times of India/ Science ABC

Fecha de actualización: 24-08-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.