×
  • Buscar
Publicidad

Bebés con estreñimiento

Bebés con estreñimiento

El estreñimiento es una condición que consiste en la falta de movimiento regular de los intestinos produciendo, por tanto, una defecación muy infrecuente o con esfuerzo y generalmente, además, de heces escasas y duras. ¿Pueden los bebés tener estreñimiento?

Publicidad

Por supuesto. Tanto los bebés como los niños pequeños pueden sufrir estreñimiento. Este aparece cuando estos tienen las heces muy duras o cuando tienen problemas para defecar. Además, el estreñimiento es un padecimiento común en los niños. Y aunque en los bebés no suela ser demasiado frecuente habrá que tener en cuenta si hay realmente estreñimiento o no porque estos, dependiendo de la edad que tengan, tienden a tener diferentes deposiciones.

 

El primer mes, por ejemplo, los bebés suelen tener deposiciones una vez al día. Pasado el mes, pueden estar de una semana a otra sin hacer otra deposición. ¿Por qué sucede? Pues bien, esto es debido principalmente a la dificultad que estos presentan al defecar porque sus músculos abdominales todavía son bastante débiles. ¿Qué harán? Pujar, llorar y convertir su rostro en un color rojizo cuando van a hacer esa deposición. Sin embargo, y aunque muchos papás y mamás lo puedan confundir, esto en realidad no es estreñimiento.

 

Entonces, ¿cuándo hay realmente estreñimiento?

No te puedes perder ...

Bebés prematuros antes y después

Bebés prematuros antes y después

Los bebés prematuros son todos aquellos que nacen antes de la semana 37 de embarazo, momento en el que se considera que el bebé está a término y preparado para nacer. Sin embargo, la tasa de supervivencia y las consecuencias de nacer antes de tiempo varían mucho según la edad gestacional del bebé, su peso y su madurez.

Y tambien:

 

-el bebé está molesto y regurgita con más frecuencia

-tiene dificultad para defecar o parecer algo incómodo

-presenta heces duras o secas

-presenta dolor al tener una deposición

-padece dolores e inflamación del abdomen

 

¿Qué deben hacer los padres cuando su bebé está estreñido?

 

-Mantener la lactancia materna. Ten en cuenta que la leche materna es, sin duda, el mejor alimento para el bebé y, además, el más indicado para prevenir el estreñimiento.

-Coger al bebé en brazos. Es recomendable coger al bebé en brazos. Cuando este está tumbado tiene mayor dificultad para empujar y por eso cogerle en brazos es lo mejor. Con ello se ayuda a que baje el bolo intestinal del bebé si también se le alza en vertical y se le sujeta en cuclillas.

-Masajear su abdomen. Se debe realizar un masaje con movimientos suaves sobre el abdomen. Ello hará que el pequeño se sienta mejor y le resulte mucho más sencillo defecar.

-Consumir líquidos. Los bebés podrán beber pequeñas cucharaditas de agua entre cada toma con el objetivo de reblandecer las cacas, y a partir de los cuatro o cinco meses estas podrán ser de zumo de naranja.

-Ofrecer al pequeño, alimentos ricos en fibra. Si el bebé ya ha comenzado con la alimentación complementaria lo mejor es aumentar el aporte de fibra y reducir el consumo de alimentos astringentes como, por ejemplo, la manzana o el plátano. En esta etapa hay que prestar especial atención y no alarmarse, pues cuando los bebés comienzan la alimentación complementaria en torno al sexto mes aproximadamente es posible que exista un cambio en la textura y en la frecuencia de las deposiciones.

 

Y, por último, si la cosa no mejora:

 

-Acudir al especialista. Si el problema persiste, habrá que acudir al pediatra. En dichos casos lo habitual es que el médico proponga introducir las leches anti-estreñimiento que minimizan las heces duras. Para muchos son conocidas como fórmulas antiesteñimiento que modifican los triglicéridos de las grasas de la leche. Con ello lo que hacen es disminuir la formación de jabones cálcicos, responsables de esa dureza de las heces.

 

Junto a los vómitos y los cólicos, el estreñimiento con el paso de los años también se ha ido convirtiendo en uno de los trastornos nutricionales más prevalentes en la primera infancia. Según apuntan algunos especialistas, el estreñimiento es una afección cada vez más frecuente y típica sobre todo en niños entre dos y tres años. Para hacer frente, lo mejor, sin duda, una dieta más rica en fibra y líquidos.

 

Además, aseguran que aplicar estímulos mecánicos también puede activar el reflejo de la defecación, aunque ello no resuelva definitivamente el problema del estreñimiento. Pero ¿por qué aparece? Entre los factores que pueden contribuir a dicho estreñimiento encontramos los siguientes:

 

-retención: se puede llegar a ignorar la necesidad de ir al baño a defecar porque tiene miedo o por no querer interrumpir algún juego o actividad. Otros se sienten incómodos, pero es muy perjudicial aguantarse las ganas de expulsar las heces cuando se tienen.

-cambios en la rutina: los cambios en la rutina del niño podrán afectar, sin duda, a la función intestinal.

-cambios en la alimentación: la alimentación que es muy escasa en vegetales y frutas puede hacer que se produzca estreñimiento. Además, hay que tener en cuenta también que uno de los momentos más habituales en el que los peques sufren estreñimiento es cuando pasan de líquidos a sólidos.

-alergia a la leche de vaca. La alergia a la leche de vaca o quizás, un consumo excesivo de lácteos podría llegar a causar dicho padecimiento.

 


Te puede interesar:

Calcular la estatura de un hijo cuando sea adulto puede hacerse de manera aproximada teniendo en cuenta la altura de los padres o de manera más precisa a través de una serie de pruebas médicas.

Fuentes:

Estreñimiento en bebés y niños pequeños https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003125.htm

Cómo ayudar al bebé si sufre estreñimiento https://www.sabervivirtv.com/pediatria/como-ayudar-al-bebe-ante-el-estrenimiento_2290

Fecha de actualización: 14-08-2019

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad