¿Por qué son útiles los objetos transicionales o de consuelo?

¿Por qué son útiles los objetos transicionales o de consuelo?
comparte

En muchas ocasiones los más pequeños eligen un “compañero” en el que buscan consuelo y compañía cuando comienzan a separarse de su mamá por motivos laborales. Normalmente, escogen un peluche o un trapito, y llegan al nivel de no poder vivir sin él. Pero, no os preocupéis, que no solo no es malo para su desarrollo, sino que afecta de forma positiva al niño aportándole seguridad.

Los seres humanos, a diferencia de los animales, al nacer generan una dependencia total de sus cuidadores hasta el punto de tener inmadurez durante mucho tiempo. Para seguir adelante y sobrevivir, somos muy dependientes durante varios años y requerimos de la necesidad de tener a alguien a nuestro lado que cubra nuestras necesidades. Esta figura generalmente es la de la madre, y se encarga de alimentarnos, protegernos y darnos seguridad.


Como respuesta al apego con la mamá, cuando comienza su “independencia”, al tener que separarse de ella por motivos laborales o del tipo que sea, tiene la necesidad de elegir un objeto que la sustituya y le recuerde a ella, ya sea por su olor o suavidad. Su función será la de proporcionarle una sensación de confianza, acompañamiento y protección.


En la mayoría de las ocasiones, ese objeto es un peluche, un trapito o una mantita, y le ayuda a conseguir superar el período de dependencia. Este elemento se denomina “objeto transicional”. Su nombre y definición fue desarrollado a mediados del siglo XX por Donald Winnicott, pediatra y psicoanalista inglés.

¿Son malos los objetos de apego?

¿Son malos los objetos de apego?

Los objetos de apego o transición (peluches, mantitas, almohadas…) son objetos a los que los niños les cogen un cariño especial y que les aportan seguridad y protección. Representan el apego que los niños sienten por sus padres y les ayudan a controlar la ansiedad de la separación y a dormir. Es una etapa normal en su desarrollo y no es perjudicial.


Igualmente, el objeto transicional puede ser representado por el camisón o pañuelo de la mamá e, incluso, una acción, como cantarse a sí mismo antes de dormirse, acariciarse el pelo o alguna parte de su cuerpo, chuparse el dedo, balancearse, etc. Este hecho hace que el bebé acepte la separación de la figura materna de una manera más calmada, logrando una independencia emocional.


¿Cuándo aparece la necesidad de tener un objeto de apego?


Aproximadamente, aparece a partir del séptimo mes, cuando el bebé comienza a darse cuenta de que es un ser independiente a su madre. Su necesidad de afecto hacia ese objeto o acción se puede extender hasta los 2 o 4 años porque a medida que va creciendo y va viviendo nuevas experiencias, poco a poco irá perdiendo protagonismo en su vida.


¿Se puede lavar?


La mejor opción es no lavarlo para que siga manteniendo su olor, pero en ocasiones es inevitable, puesto que se ensucia mucho al morderlo, babearlo y arrastrarlo por todos los lugares. Para ello, hay que lavarlo y tenderlo a escondidas. Los niños pueden llegar a pensar que está siendo "torturado".


¿Hay que intentar que se despegue de su objeto preciado en algún momento?


Lo más normal es que él mismo decida cuándo dejar de lado a su objeto más preciado porque si lo hace obligado, puede generarle tristeza y angustia. No obstante, si la situación les preocupa a los padres, es aconsejable visitar al especialista.


Asimismo, tras haberse olvidado de él, es muy probable que vuelva a necesitarlo si se encuentra en un momento de ansiedad o estrés, como una mudanza o el nacimiento de un nuevo hermano.


¿Todos los niños tienen la necesidad de tener un objeto transicional?


La respuesta es no, sólo coincide en el uso de los chupetes pero para cubrir sus necesidades de succión. Muchos niños, al practicar colecho –dormir con sus papás–, no suelen solicitar su uso. Sentir que sus papás están cerca de ellos a la hora de dormir les consuela. Por esta razón, es recomendable leerle un cuento, cantarle una canción o permanecer junto a él hasta que se cierren sus ojitos. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×