¿A partir de qué edad se puede dormir al bebé con un peluche?

¿A partir de qué edad se puede dormir al bebé con un peluche?
comparte

Las mantitas de sueño, los peluches o los doudou (dúdú), son un recurso que se utiliza frecuentemente en los niños para ayudarles a dormir, por eso también se les puede llamar “mantitas o trapitos de apego”, “mantitas de seguridad” o “juguetes de apego”, entre otras variedades. El bebé siente seguridad cuando tiene esta mantita porque le recuerda a casa, a lo seguro, a sus padres, a su vida feliz y a que le cuidan y le protegen.

Pero, ¿a partir de qué edad se puede utilizar este tipo de objetos de apego? ¿Los bebés recién nacidos pueden usarlo? ¿Por qué les ayuda tanto a sentirse bien? ¿Qué tienen de especial? En este artículo resolveremos todas estas dudas.

 

Evitar el Síndrome de la Muerte Súbita en Lactantes (SMSL)

Tradicionalmente se decía que a los bebés se les puede dejar una camisa de su madre o una mantita que huela a la mamá para tranquilizarle cuando está nervioso en la cuna, pero la mejor manera de tranquilizarlo es en brazos, piel con piel y no con una camisa u objeto. A continuación vemos por qué.

 

Cuando un bebé está en sus primeros meses de vida existe el riesgo del Síndrome de Muerte Súbita en Lactantes (SMSL) y muerte por asfixia y por este motivo no se debe dejar a un bebé dormir con ningún tipo de manta de apego, peluche o doudou hasta que por lo menos tenga un año de edad.

 

Además tampoco se le deben dejar en la cuna mantas, edredones, cubrecamas o cualquier tipo de ropa de cama. Para abrigar a un bebé mientras duerme se le deberá poner un saquito de dormir especial para bebés, pero nunca usar ropa de cama. Incluso la almohada debe evitarse hasta que el bebé haya cumplido por lo menos 24 meses para evitar cualquier riesgo de asfixia.

¿A partir de qué edad se puede dar el chupete al bebé?

¿A partir de qué edad se puede dar el chupete al bebé?

Normalmente en los hospitales, cuando una madre acaba de dar a luz a su bebé, si quiere darle lactancia materna lo primero que le dicen es que no debe dar el chupete al bebé porque la lactancia se puede ver perjudicada. Esto es cierto ya que si se le ofrece el chupete antes de tiempo el bebé no sabrá cómo deberá colocarse para mamar y cuál es la fuerza que necesitará para la succión puesto que la fuerza necesaria para amantar y para el chupete es diferente.

 

Aunque parezca imposible los bebés se mueven mucho mientras duermen por lo que las probabilidades de que un muñeco, mantita o similar le cubra la cara y le asfixie son bastante elevadas y por este motivo hay que evitarlo a toda costa. Por consiguiente la cuna deberá estar despejada de cualquier tipo de objeto.

 

Cuando el pequeño supera los 12 meses el riesgo de morir por el SMSL se reduce considerablemente porque la mayoría de estos niños pueden darse la vuelta y moverse, así como sentarse o apartar del rostro cualquier cosa que les tape o les moleste.

 

Por qué este objeto le ayuda a dormir

Estas mantas de dormir, mantas de apego o de seguridad (el nombre varía igual que el objeto que puede ser un peluche, una mantita o un doudou… dependerá del niño y del objeto al que se haya querido encariñar) ofrecerán a los niños un soporte emocional que les dará seguridad y por este motivo querrá tenerlo consigo cada noche. Incluso hay niños que les gusta llevar su manta consigo allá donde vayan durante el día, aunque después se quede guardada.

 

Es una forma de manejar ellos mismos sus sentimientos, de poder calmarse, de superar los miedos o de soportar la ansiedad de estar alejados de sus progenitores.

 

Si quieren un peluche en concreto dará igual que se le ofrezcan otros más, siempre querrá tener cerca el suyo especial.

 

Objetos de transición

Aunque en el momento que el niño se siente apegado a su peluche, manta o doudou parezca que lo querrá siempre, es tan sólo un objeto de transición que le ayudará a pasar de la dependencia a la independencia emocional, no es malo que tengan su manta y no se les debe prohibir tenerla.

 

Con el tiempo será el propio niño quien empezará a renunciar de su mantita de apego porque aprenderá y desarrollará otras técnicas para el control de la ansiedad, del estrés y para aprender a calmarse por sí sólo sin necesidad de ningún objeto externo a él mismo.

Mª José Roldán


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar