¿Por qué los recién nacidos lloran al nacer?

¿Por qué los recién nacidos lloran al nacer?
comparte

Seguro que has visto en miles de películas cómo, al nacer un bebé, los médicos le dan un cachete en el culo si no empieza a llorar por sí mismo. Y es que este primer llanto es muy importante ya que le ayuda a expulsar de sus vías respiratorias los vestigios de líquido amniótico y otras secreciones, así como a empezar a respirar por sí mismo.

Aunque no todos los recién nacidos emiten el mismo tipo de llanto, todos lloran unos 30 segundos después de salir de su mamá, y lo hacen por diversos motivos:


1- Para expulsar los vestigios de líquido amniótico y otras secreciones de las vías aéreas y despejarlas.


2- Para empezar a respirar por sí mismo con sus pulmones ya que, dentro del útero materno, lo hacía a través del cordón umbilical. Este llanto favorece la circulación del aire, abriendo los alvéolos pulmonares, y permitiendo que los pulmones empiecen a hincharse y deshincharse con regularidad.


3- Por miedo ya que, después de 9 meses calentito y a gusto dentro de su mamá, se enfrenta a un mundo nuevo y desconocido, frío y con mucha luz, al que ha llegado después de horas de contracciones, empujones y esfuerzos. Todo eso hace que llore por miedo e inseguridad, pero sus llantos se calmarán en cuanto lo coloquen en tu pecho.


¿Y si no llora?


Aunque lo normal es que el bebé llore entre 30 y 60 segundos después de nacer, no todos los bebés lo hacen. Algunos, por ejemplo, lloran justo cuando su cabeza está coronando el canal de parto. Y los que nacen mediante cesárea no lloran ya que están más adormilados y relajados al no haber tenido que pasar por todo el proceso de parto. Estos niños, de hecho, suelen empezar a respirar tras un bostezo en lugar de tras un llanto.


Incluso hay niños que es mejor que no lloren, como los prematuros, ya que sus pulmones aún están inmaduros y es probable que necesiten mascarilla o ventilador para poder respirar. Por eso, es mejor que no lloren para que los médicos puedan empezar las maniobras de reanimación antes de que comience el llanto y evitar que el niño aspire secreciones nocivas.


Por otra parte, si pasado un minuto el bebé no llora, el médico procederá a hacerle un masaje en el tórax mientras le limpia la nariz para ayudarle a despejar las vías aéreas y que empiece a respirar. También puede darle un masaje en los pies o friegas en la espalda. El azote en el culo ya no se realiza ya que era una manera bastante brusca de dar la bienvenida al bebé.


Solo en aquellos casos en los que hay algún problema es necesario ponerle oxígeno. Lo normal es que la mayoría comience a respirar por sí solo sin complicaciones. Así que no te preocupes si no lo oyes llorar nada más nacer.


Por último, tampoco debes angustiarte ni ponerte nerviosa si ves que tu bebé llora tanto que se pone rojo. Piensa que para él todo es nuevo y extraño y está muy asustado. Verás cómo, en cuanto lo coloquen en tu pecho, se calma y deja de llorar. Es casi un momento mágico ver cómo se tranquiliza en cuanto nota tu calor, tu olor y oye tu voz. Háblale en voz baja y dile cuánto le quieres y cómo te alegras de tenerlo por fin a tu lado. En seguida se relajará y buscará el pecho para empezar a alimentarse. No lo dudes y hazlo ya que las primeras horas son cruciales para establecer la lactancia materna y ponerlo al pecho nada más nacer ayuda a que se realice sin problemas.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×