Miedos del bebé en el verano

Miedos del bebé en el verano
comparte

Llega el verano, la época favorita de la mayoría de los bebés y niños pequeños ya que es la estación de las vacaciones, la playa, la piscina, los viajes y los juegos, sin embargo, para tu hijo es un todo un suplicio ya que le da miedo casi todo lo vinculado al verano, como el agua, la arena, el césped, los bichos, etc. ¿Qué puedes hacer?

Los miedos son algo habitual en el desarrollo evolutivo de un niño. Desde los primeros miedos, que surgen nada más nacer, hasta la adolescencia los miedos infantiles can cambiando y evolucionando a medida que el pequeño crece y vive nuevas experiencias que le van haciendo entender que los monstruos no existen o la oscuridad no es peligrosa, por ejemplo. Por eso, los miedos de un niño de 2 años no son los mismos que los de uno de 8.


Estos miedos no deben preocuparnos puesto que, como hemos dicho, son normales siempre que estén adecuados a la edad del niño, desparezcan gradualmente y no afecten a su vida diaria.


Por supuesto, hay niños más miedosos que otros, por lo que no todos presentan los mismos miedos ni con la misma intensidad. Los niños más inseguros, tímidos o sobreprotegidos suelen ser más miedosos, así como los que tienen problemas en casa.


Los miedos más habituales son a los animales, la oscuridad, los seres imaginarios, la muerte o los insectos. Pero, además de estos miedos, los niños pueden asustarse frente a cualquier objeto o situación que consideren peligrosa. Por ejemplo, es frecuente que en verano surjan miedos nuevos y desconocidos, puesto que es una época en la que hacemos y vivimos situaciones distintas a las del resto del año. Así, al llegar a la playa, pueden aparecer los primeros miedos…

Peligros en el entorno del bebe y el niño

Peligros en el entorno del bebe y el niño

Totalmente ignorante de los peligros de la casa, tu bebé, en una permanente etapa de desarrollo y exploración del mundo en el que vive, tratará de descubrir todos los secretos que le rodean. Supervisar a estos aprendices de Marco Polo es siempre el mejor remedio para mantenerlos seguros, dentro y fuera de la casa, pero como sabemos que esto es prácticamente imposible, queremos mostrarte los lugares de tu hogar donde debes extremar las precauciones para evitar accidentes domésticos

 


1- Miedo al agua


El miedo al agua de la playa o de la piscina es algo muy normal en bebés y niños menores de 3 años. Y es que es un agua muy fría y una extensión muy grande de agua, por lo que el niño se siente inseguro y tiene miedo de ahogarse, aunque estén sus papás al lado o lleve flotador. Además, los bebés tienen miedo a lo desconocido, como no saber qué hay debajo del agua. También es posible que tu hijo se metiera sin problemas al agua el verano anterior, pero este año se dé cuenta de que puede ser peligroso y no quiera meterse de ninguna manera.


Para ayudar a tu hijo a perder el miedo al agua y disfrutar de esta en los meses de verano puedes:


- Proporcionarle seguridad acompañándole en todo momento y no dejándole solo ni un segundo. Ponle un flotador, manguitos u otro objeto que le ayude a flotar y lo le dejes solo.


- Meterlo gradualmente en el agua. Primero los pies, luego las piernas, las manos, etc. Deja que juegue en el agua sentado en la orilla o el borde de la piscina y que se vaya acostumbrando a la temperatura.


- Evitar las playas abiertas con muchas olas, ya que suelen asustar más a los niños miedosos al agua.


- Nunca lo obligues, debe querer meterse él e ir poco a poco. Ten calma y paciencia, si este año juega poco en el agua, ya lo hará más el que viene.


- Llevarle juguetes para que se entretenga y no piense en el miedo.


2- Miedo a la arena


Aunque a la mayoría de los bebés y niños pequeños les gusta jugar con la arena del parque o la playa y hacer castillos con ella con sus cubos y palas, hay niños a los que les disgusta la textura y la sensación de hundirse en ella, mucho más si está muy caliente, como suele estar la de la playa a ciertas horas del mediodía. Si es el caso de tu hijo, sigue estos consejos para ayudarle a afrontar este miedo:


- No le dejes descalzo sobre la arena si quema, o aumentará su miedo. Ponle chanclas o sandalias de playa.


- Busca un lugar de la playa con menos arena para que no se hunda y no sienta miedo de caerse.


- No le obligues a pisar la arena si no quiere. Lévalo en brazos los primeros días hasta que se acostumbre a ella.


- Enséñale lo divertido que es jugar con la arena para que le vaya perdiendo miedo y descubra lo genial que es hacer castillos con ella.


3- Miedo al césped


El césped, esté bien cuidado o no, puede picar y molestar si estás mucho rato sentado sobre él sin una toalla o manta debajo. Esa sensación puede disgustar a tu hijo, haciendo que le coja miedo al césped y que no quiera pisarlo ni calzado. Si tu hijo se niega a estar en el césped de la piscina o del parque y llora cada vez que lo tiene que pisar o atravesar, echa un ojo a estas ideas para superar este miedo:


- Cuando vayáis a estar sentados en el césped, ponle siempre debajo una toalla, mantita o tela que evite el contacto directo. Así no le molestará ni le hará daño.


- No obligues a tu hijo a estar en el césped si no quiere, los miedos hay que superarlos poco a poco. Seguro que hay otra zona en la que puede estar.


- Plantad césped en casa para que aprenda a cuidarlo y vea que no es algo peligroso.


- No te rías de su miedo al césped, aunque no lo comprendas. Siempre hay que apoyar a nuestros hijos en sus miedos para que puedan superarlos.


4- Miedo a los insectos


Casi todos tenemos miedo a algún insecto o bicho: mosquitos, cucarachas, arañas… Es un tipo de miedo muy habitual que suele durar en la edad adulta, aunque seamos capaces de controlarlo. Y es que los insectos dan miedo y asco, además de poder hacernos daño con sus picaduras, muy molestas en verano, por eso no es de extrañar que tu hijo tenga miedo a los insectos.


Para ayudarle en este caso debes:


- Hacerle ver que él es mucho más grande que cualquier insecto, por lo que no hay que tenerlo miedo.


- Háblale sobre el insecto que le da miedo, enséñale dibujos, cuéntale cómo vive, qué come… para que entienda que es un animal como otro cualquiera.


- Si le dan miedo las picaduras, puedes usar repelentes infantiles o ponerle una pulsera antimosquitos para que se sienta seguro y, además, no reciba picaduras, que realmente son muy molestas. También puedes ponerle una mosquitera por la noche para dormir.


5- Miedo a los campamentos


Por último, puede que tu hijo ya tenga 5 o 6 años y hayas decidido llevarle a un campamento de verano unos cuantos días para que se lo pase bien mientras vosotros trabajáis y no tenéis vacaciones. Sin embargo, a tu hijo la idea le da terror y se niega a ir de campamento, llorando y gritando cada vez que se lo comentas. ¿Qué hacer?


- Cuéntale a tu hijo dónde va a ir, lo que va a hacer en el campamento, todo lo que se va a divertir, los amigos que va a hacer, las actividades diferentes, etc.


- Si es posible, llévale antes para que vea cómo es y no tenga miedo a lo desconocido.


- Si puede ir con un familiar o amigo le costará menos al conocer a alguien y tendrá más ganas de acudir.


- Explícale historias buenas y positivas de cuando fuiste tú de campamento de pequeño.


- Léele cuentos o ponle películas en las que los niños vayan de campamento y se lo pasen muy bien.


- Si nada funciona y sigue sin querer ir, quizá no esté preparado. No le obligues o será una mala experiencia. Puedes probar primero con un campamento de día para que se vaya acostumbrando a ellos.


Fuente:

Blog EnFamilia de la AEP: "Miedos y fobias en niños", https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/miedos-fobias-en-infancia

Foto: Freepik.com

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×