Miedos en bebés de 2 años

Miedos en bebés de 2 años
comparte

El miedo es un sentimiento normal, e incluso necesario, que todos los niños experimentan en algún momento de su vida. Estos miedos van cambiando a medida que el niño crece y madura. Algunos de los más habituales con 2 años son el miedo a la oscuridad, a hacerse daño, a los desconocidos o a algunos animales.

Todos sentimos miedo antes situaciones desconocidas o extrañas que nos parecen peligrosas, y los bebés y niños pequeños no son una excepción. Y es que el miedo es un sentimiento normal y beneficioso ya que ayuda a la supervivencia al alertarnos de un posible problema. Sin embargo, lo que los niños a veces entienden como problema no es lo mismo que lo que entendemos los adultos. Eso no es excusa para reírnos de sus miedos, sino que siempre debemos apoyarlos y reconfortarlos.


Asimismo, hay que tener en cuenta que no todos los niños tienen miedo a las mismas situaciones ni son igual de miedosos. El carácter, la educación y la actitud paterna ante los miedos hacen que un niño sea más o menos miedoso, por eso es importante cuidar siempre nuestro comportamiento ante los niños.


La mayoría de los miedos infantiles van desapareciendo a medida que el niño crece y se siente más seguro de sí mismo y de su entorno, por eso no debemos preocuparnos mientras la magnitud de sus miedos se encuentre dentro de lo normal, y su intensidad no limite o afecte a su vida, en cuyo caso estaríamos hablando de fobias que sí requieren tratamiento psicológico.


Miedos más habituales en niños de 2 años

No te puedes perder ...

Miedos en bebés de 2 años

Miedos en bebés de 2 años

El miedo es un sentimiento normal, e incluso necesario, que todos los niños experimentan en algún momento de su vida. Estos miedos van cambiando a medida que el niño crece y madura. Algunos de los más habituales con 2 años son el miedo a la oscuridad, a hacerse daño, a los desconocidos o a algunos animales.


- Angustia por la separación. Aunque ya no es tan habitual o fuerte como en bebés más pequeños, todavía siguen sin querer separarse de sus padres, por lo que es probable que lloriqueen cuando los dejas con otras personas, en la guardería o si les dices que te tienes que ir sin ellos.


- Miedo a la oscuridad. La nictofobia es un miedo muy común en niños de esta edad ya que es un miedo adaptativo dentro del desarrollo del pequeño. Y es que los niños relacionan la oscuridad con el abandono y la soledad, además de que la falta de luz puede hacer que ciertas sombras o contornos parezcan monstruos o algo peligroso. 


- Miedo a hacerse daño. La angustia ante una herida es un miedo muy habitual en niños de 2 a 5 años. A esta edad los niños quieren saber el porqué de todo y se angustian cuando les pasa algo a ellos o a una persona cercana. Lo normal, además, es que pregunten con insistencia qué le ha pasado, si es grave y si les puede pasar a ellos.


- Miedo a los desconocidos. Es una manifestación más de la angustia por la separación. Aunque no todos los niños son iguales y algunos se van sin ningún problema con cualquier desconocido que los hable, otros sienten miedo o vergüenza ante personas que no conocen y se esconden detrás de sus padres. Asimismo, ciertos rasgos como las gafas, la barba o una voz muy fuerte pueden intimidar al pequeño.  


- Miedo a los animales. Este miedo también es normal de 2 a 5 años y cualquier animal puede ser la causa del miedo, aunque los más habituales son los perros y los gatos ya que son los animales con los que más suele encontrarse un niño. El niño no teme al animal en sí, sino a lo que le pueda hacer (mordiscos, arañazos, ladridos…). También es frecuente el miedo a los insectos a pesar de su tamaño.


- Miedo a las personas disfrazadas. Seguro que te has llevado más de un disgusto al llevar a tu bebé con toda tu ilusión a ver a Papá Noel o a los Reyes Magos y ver cómo se ponía a llorar como un loco al verse encima de ese desconocido disfrazado. Y es que a los niños de esta edad es normal que les den miedo las personas disfrazadas, incluso las conocidas. Es algo que no comprenden. No le obligues a estar cerca de alguien disfrazado si lo pasa mal. Superará este miedo y podrá disfrutar de la presencia de sus personajes favoritos o de una buena fiesta de disfraces.


Por último, nunca obligues a los niños a enfrentarse solos a sus miedos. Recuerda que es un sentimiento normal que forma parte de su desarrollo evolutivo y que estos miedos infantiles irán desapareciendo a medida que crezca y conozca mejor el mundo. Eso sí, puedes ayudarle dándole tu apoyo y cariño cuando sienta miedo y fomentando su confianza en sí mismo para que no sea una persona insegura y miedosa de mayor. 


Te puede interesar:
El control del peso del bebé permite de una manera rápida y precisa si el bebé está creciendo adecuadamente en relación a otros de su misma edad.


Fecha de actualización: 17-11-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>