Mi bebé tiene miedo a gatear

Mi bebé tiene miedo a gatear
comparte

Algunos bebés no gatean porque tienen miedo de caerse o hacerse daño, o por malas experiencias cuando han empezado a intentarlo. En estos casos, debes alentarle y estimularlo, pero sin forzarlo ni obligarle nunca.

En torno a los 8 meses la mayoría de bebés empieza a gatear, aunque no debes preocuparte si lo hace más tarde ya que cada niño tiene su propio ritmo de desarrollo y no pasa nada si no gatea hasta los 9 o 10 meses.


Sin embargo, hay bebés que cogen miedo al gateo o que no quieren gatear, ya sea porque les da miedo, porque no se sienten seguros o porque se han hecho daño en sus primeros arrastres y ya no quieren intentarlo.


Aunque no debes forzar nunca a tu bebé en su desarrollo, es importante que le ayudes a gatear y le quites este miedo ya que gatear es muy beneficioso para su desarrollo posterior. Así, todos los expertos afirman que gatear favorece la evolución del cerebro y favorece el desarrollo de la visión, el tacto, el habla, el equilibrio, la coordinación, la orientación, etc.


Asimismo, los bebés manifiestan sus sentimientos a través de sus expresiones y movimientos, por lo que gatear les ayuda a desarrollar su mundo afectivo-emocional y los niños que han gateado de bebés tienen menos problemas para superar dificultades afectivas o sociales.

Mi bebé tiene miedo a la oscuridad

Mi bebé tiene miedo a la oscuridad

El miedo a la oscuridad es uno de los temores más habituales entre los niños y, según diversos estudios, tiene una explicación racional y forma parte del desarrollo normal de los niños. No obstante, para que no se convierta en un miedo crónico, puedes seguir diversos consejos para ayudarle a superarlo.


El gateo también permite al niño adaptarse al medio, explorar y conocer mejor el mundo que le rodea.


Otras ventajas que podemos encontrar en el gateo son establecer la futura lateralización, escribir o tener buena letra.


Por eso, es importante que intentes acabar con el miedo de tu bebé al gateo y le ayudes a lograr ese hito de desarrollo siguiendo estos consejos:


1- Lo primero que debes hacer es averiguar si no quiere gatear porque le da miedo o simplemente aún no está preparado. El miedo se nota en los bebés porque, cuando están ante la situación u objeto que los asusta, lloran, se abrazan a ti, intentan alejarse, etc.


2- Si tu niño tiene miedo a gatear, debes enseñarle que no pasa nada y que no se va a hacer daño. Prepara una zona habilitada para el gateo y segura con un suelo blandito y sin objetos que puedan caerse y hacerle daño o asustarse. Colócale en ella con diversos juguetes alejados de él para que intente acercarse a por ellos. Lo importante es que se mueva para alcanzarlos y se arrastre por el suelo, no cómo lo haga o que el gateo sea perfecto.


3- Ponte a su lado a cuatro patas y gatea, sonriendo mucho y mostrándote feliz para que vea que es algo bueno, divertido y que no pasa nada malo al gatear.


4- Nunca le fuerces ni le obligues, debes darle la oportunidad de moverse pero a su ritmo.


5- Cuanto más se divierta, más ganas tendrá de gatear, por lo que debes hacerlo todo muy festivo, cantando, etc.


6- Coloca obstáculos a su paso como almohadas para que él solo descubra cómo esquivarlos, dándole más seguridad, velocidad y agilidad.


7- No le dejes solo en ningún momento para que no sienta miedo también al estar solo.


8- Es preferible que gatee sin zapatos, descalzo o con calcetines si te da miedo que coja frío.


9- Aunque gatear es muy bueno y beneficioso, tampoco significa que por no gatear tu hijo vaya a tener problemas de desarrollo, con lo que no debes obsesionarte con el tema. Disfruta de tu bebé, de sus avances y de sus sonrisas sin forzarle a superar sus miedos. Quizá dentro de unas semanas se le haya pasado y empiece a gatear solo cuando menos te lo esperes. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×