×
  • Buscar
Publicidad

Tipos de gateo

Tipos de gateo

Una de las partes importantes del desarrollo del bebé es la del gateo. Es el precedente a la marcha de pie y supone un gran cambio para él: adquieren autonomía y una nueva visión del mundo.

Publicidad

Indice

 

¿Por qué es importante que el bebé gatee?

Los estudios demuestran que el gateo tiene numerosos beneficios para los más pequeños. En primer lugar, favorece la postura para levantarse y comenzar a andar; pero además, moverse por sí mismos, aunque sea a cuatro patas, les enseña a valorar las distancias y la profundidad, estimula así su visión, fomenta el desarrollo de habilidades como el equilibrio, la coordinación mano-ojo, la tactilidad, la orientación, etc. Permitir a un niño que gatee sin adelantar etapas por el deseo de enseñarle a andar es fundamental para su evolución.
 

¿Cómo gatea tu bebé?

A pesar de que por todos es sabido que gatear significa, etimológicamente, andar como un gato, no todos los niños lo hacen de la misma forma. De hecho, ni siquiera todos los niños llegan a gatear.

No te puedes perder ...

Y tambien:

Los expertos distinguen así varias formas de gateo, que coinciden en ocasiones con diferentes momentos del desarrollo del niño. Otras veces la manera en la que gatea está relacionada con su personalidad y algunos bebés simplemente optarán por seguir siempre un único estilo de gateo concreto antes de echar a andar.

Arrastre: Este tipo de desplazamiento es el utilizado especialmente al principio del proceso, cuando el niño muestra sus primeros deseos de moverse, antes de empezar a gatear. Tumbado boca abajo, avanza reptando, adoptando el estilo comando y utilizando los antebrazos para impulsarse. Otra modalidad es el crol, en la que, como su nombre indica, el niño para desplazarse imita este estilo de natación.

- Peonza: Con la barriga apoyada aún en el suelo, el pequeño mueve los brazos hacia un lado y después las piernas, con lo que realiza una trayectoria circular en su marcha.

- Croqueta: De esta forma el bebé se traslada girando sobre sí mismo, ayudándose de manos y piernas y apoyando en el suelo primero la barriga y luego la espalda.

- Serpiente. Al arrastrarse el pequeño describe pequeñas eses, emulando el movimiento de una serpiente.

- Sentado: El bebé, que ya ha aprendido a incorporarse y a mantenerse sentado, se inclina hacia delante y apoya las manos en el suelo. Con una pierna estirada y la otra flexionada se arrastra en esta postura con el culito sobre el suelo. Hay niños que nunca pasan de esta forma de gatear y de aquí pasan a la marcha bípeda directamente.

- Gateo típico: Esta es la manera más común de gatear. El niño apoya en el suelo las palmas de las manos y las rodillas y avanza siguiendo un patrón cruzado, es decir, adelantando el brazo izquierdo a la vez que mueve la pierna derecha y viceversa. Es la forma que más se asemeja a la manera de desplazarse de los mamíferos cuadrúpedos.

- Gateo del oso: Suele ser una fase posterior al gateo típico. El niño camina a cuatro patas pero apoyando manos y pies, en lugar de las rodillas. La postura se parece a la de un oso al andar. Suele durar poco tiempo por su incomodidad, dando paso a la postura erguida de pie.

 


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.