• Buscar
Publicidad

Mi bebé tiene ansiedad

Mi bebé tiene ansiedad

La ansiedad parece un trastorno anímico propio de personas mayores y estresadas por el trabajo, los problemas económicos o familiares. Sin embargo, los bebés también pueden sufrir ansiedad, sobre todo en épocas de cambios. ¿Cómo saber si tu bebé sufre ansiedad? ¿Qué se debe hacer si es así?

Publicidad

Índice

 

Síntomas de la ansiedad en bebés

Aunque no todos los bebés manifiestan su ansiedad de la misma forma, los síntomas principales en un bebé que sufre ansiedad son:

- Llanto continuo que no se pasa fácilmente

- Nervios

- Irritabilidad

- El bebé grita y se mueve mucho

- Intentos de llamar nuestra atención mediante diversas acciones

- Temblores

- Taquicardias

- Sudoración excesiva

- Problemas para dormir
 

¿Por qué tiene ansiedad mi bebé?

La ansiedad en los bebés suele surgir ante un cambio que el niño experimenta como una amenaza. Por ejemplo, al cambiarle de vuestra habitación a la suya, sobre todo si no va a compartir la habitación con ningún hermano. Al empezar la escuela infantil o el colegio. Ante la llegada de un hermanito… pero también hay niños que sufren ansiedad ante acciones cotidianas habituales como el baño o un viaje en coche.

Por supuesto, la ansiedad también depende del carácter del niño, ya que hay niños más nerviosos o sensibles.

Y existe en llamado trastorno de ansiedad por separación que sufren todos los bebés en torno a los 8 meses. Esta ansiedad de separación o miedo aparece cuando el bebé se da cuenta de que sus padres son personas diferentes de él mismo y pueden irse de su lado, lo cual le crea una gran ansiedad cuando hay que dejarle con otras personas. Este trastorno forma parte del desarrollo normal de todos los bebés y no debe preocuparnos, ya que se pasa solo con el tiempo y la maduración del niño.

Sin embargo, en algunas ocasiones puede causar síntomas más graves que duran más de cuatro semanas. Estos síntomas serían pesadillas sobre la separación, rechazo a dormir en otras casas sin sus padres, quejas sobre dolores de cabeza o de tripa para evitar la separación, preocupación excesiva por la ausencia de algún miembro de la familia, no quererse estar solo en ningún momento. En este caso, si el niño está muy afectado y este trastorno interfiere con su vida, será necesario buscar ayuda psicológica.

 

¿Qué hacer si mi bebé tiene ansiedad?

Si notas que tu bebé lleva unos días más intranquilo, nervioso, llora y grita mucho, y piensas que puede estar sufriendo ansiedad, puedes probar estos consejos para que se calme y supere esta fase:

1- Llévalo contigo siempre que puedas para no tener que estar dejándolo solo a menudo. Si tienes que hacer la comida, por ejemplo, puedes colocarlo en su hamaca o su trona en la misma cocina para que te vea mientras juega. Y cuando esté muy nervioso, cógelo en brazos y colócalo cerca de tu pecho, no hay nada que tranquilice más a un bebé.

2- No lo dejes con desconocidos. Si no puedes cuidarlo y tienes que dejarlo con sus abuelos o una niñera, haz la transición gradualmente para que vaya conociendo a esa persona estando contigo y se acostumbre a ella a tu lado.

Articulo relacionado: Mi bebé tiene los ojos rojos

3- Despídete siempre de tu bebé cuando te vayas. Por muy pequeño que sea, el bebé entiende mucho más de lo que crees, así que no “huyas” de casa sin decirle adiós y explicarle que vuelves pronto. Y, cuando regreses, salúdalo y dile “ya estoy aquí” para que se quede tranquilo.

4- Juega al escondite. Para que el bebé entienda que, aunque no te vea durante un tiempo, siempre vuelves, no hay nada mejor que jugar al escondite. Escóndete detrás de un paño o de la puerta y aparece de repente. Le hará mucha ilusión verte de nuevo y comprenderá que, aunque deje de verte a veces, siempre vuelves a él.

5- Anota cuándo se pone ansioso para poder evitar esas situaciones en lo posible o anticiparte a ellas.

6- Descubre qué acciones le ayudan a tranquilizarse cuando está nervioso, como cantarle una nana, darle el chupete, mecerlo, entretenerlo con juegos, contarle un cuento, etc.

Es importante que satisfagas las necesidades de tu bebé, tanto físicas como emocionales, lo antes posible para evitar la ansiedad. Si atiendes rápido a su llanto, le coges a menudo en brazos, le muestras cariño, juegas con él, le sonríes y estableces una serie de rutinas que le aporten seguridad, seguro que evitarás que la ansiedad en tu bebé dure mucho tiempo.

 

¿Qué daños provoca la ansiedad en los bebés?

Es importante evitar el estrés y la ansiedad duradera en los primeros meses y años de vida del niño ya que estos años son fundamentales en el desarrollo y la formación de su cerebro y el estrés constante puede causar problemas posteriores o trastornos de ansiedad más serios al crecer. Así, el estrés continuado puede causar a la larga en el niño disminución de la confianza y de la seguridad en sí mismo, menor capacidad de empatía, bajo estado de ánimo o alteraciones en la memoria.

Incluso el cogerlo mucho o poco puede afectar a su desarrollo. Eso demuestra un estudio de la Universidad de Columbia Británica y el Instituto de Investigación del Hospital Infantil de BC que comprobaron que había diferencias constantes entre los niños de bajo contacto físico y de alto contacto físico con sus padres (estudio). En efecto, las células de los niños de bajo contacto eran menos maduras de lo que deberían haber sido para su edad biológica.

Por eso, es importante atender a las necesidades del bebé y mostrarle mucho cariño, con muestras constantes como besos, abrazos, mimos y sonrisas, además de tratar cuanto antes cualquier trastorno por ansiedad que detectemos en el pequeño.


Fuentes:

Asociación Española de Pediatría.

Bernardo Pacheco, P.; Tamara Ventura, W. Trastorno de ansiedad por separación.

Childcare Healthline. Ansiedad por separación.

“Holding infants – or not – can leave traces on their genes”, UBC Faculty of Medicine. https://www.med.ubc.ca/news/holding-infants-or-not-can-leave-traces-on-their-genes/

Fecha de actualización: 05-05-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×