×
  • Buscar
Publicidad

Los bebés con problemas graves de sueño pueden tener más ansiedad infantil

Los bebés con problemas graves de sueño pueden tener más ansiedad infantil

La mayoría de los bebés tiene problemas para dormirse solos por la noche o tiene frecuentes despertares hasta los 12 meses, aproximadamente. Esto es algo normal por lo que no hay que preocuparse, el problema aparece en bebé con patrones de sueño muy perturbados ya que, además de no descansar bien ni ellos ni sus padres, podrían estar en mayor riesgo de ansiedad y problemas emocionales en la infancia posterior.

Publicidad

Índice

 

¿Son comunes los problemas de sueño?

Como decíamos, es habitual que los bebés se despierten varias veces por la noche hasta los 12 meses, más o menos. Así como que necesiten ayuda de sus padres para conciliar el sueño. Ambas prácticas son habituales y no podrían considerarse problemas de sueño de verdad.

Sin embargo, hay bebés que presentan problemas mucho más serios. Según un estudio realizado en Australia entre 1.507 madres primerizas y sus bebés, uno de cada cinco tenía lo que describieron como "problemas persistentes de sueño severo" durante el primer año de vida.

"Muchos de los bebés se despertaban bastante a los tres meses, y eso es normal, pero descubrimos que alrededor del 19% realmente tenía problemas de sueño persistentes y severos que fueron problemáticos durante ese primer año", explica el Dr. Fallon Cook de Murdoch Children's Research Institute en Melbourne, Australia, quien dirigió la investigación.

"Estos son bebés que, incluso a los 12 meses de edad, todavía se despiertan tres o más veces durante la noche", dijo Cook. "Y podrían estar tardando hasta una hora en irse a dormir, y es muy complicado dormirlos cuando se despiertan durante la noche". Es decir no basta con acudir a la cuna y ponerlos el chupete, como ocurre con la mayoría.

Las madres involucradas en el estudio describieron los patrones de sueño de sus bebés a los tres, seis, nueve y doce meses en línea y en una entrevista cara a cara.
 

¿Los problemas de sueño pueden tener efectos a largo plazo?

No te puedes perder ...

Bebés prematuros antes y después

Bebés prematuros antes y después

Los bebés prematuros son todos aquellos que nacen antes de la semana 37 de embarazo, momento en el que se considera que el bebé está a término y preparado para nacer. Sin embargo, la tasa de supervivencia y las consecuencias de nacer antes de tiempo varían mucho según la edad gestacional del bebé, su peso y su madurez.

Y tambien:


Después, se les preguntó sobre la salud mental de sus hijos a los cuatro y diez años de edad, utilizando cuestionarios médicos ampliamente utilizados para evaluar la ansiedad y otras dificultades de salud mental.

Los investigadores clasificaron los patrones de sueño de una cuarta parte de los bebés como "asentados", mientras que más de la mitad (56%) tenía problemas de sueño moderados y fluctuantes y el 19.5% tenía dificultades de sueño severas persistentes.

En comparación con los bebés cuyos patrones de sueño se establecieron, aquellos con dificultades de sueño persistentes y graves tenían casi tres veces más probabilidades de tener síntomas de problemas emocionales cuando tenían cuatro años. Y tenían más del doble de probabilidades de cumplir con los criterios de diagnóstico para un trastorno emocional cuando tenían 10 años.

"Estos bebés tenían más probabilidades de experimentar síntomas elevados de ansiedad por separación, miedo a lesiones físicas y ansiedad general elevada que los bebés con patrones de sueño asentados", informó el estudio.

Es posible que los padres quieran estar atentos "para detectar signos de problemas de salud mental y emocional si su bebé tiene problemas de sueño moderados a severos". Es decir, podría servir como un síntoma de advertencia para detectar cuanto antes estos problemas.

"El hallazgo principal de este estudio es que los bebés con problemas de sueño tienen hasta el doble de probabilidades de tener problemas de salud mental, principalmente problemas de ansiedad a los cuatro y 10 años. Poniéndolo en contexto para los padres, la probabilidad aumenta de aproximadamente 5 -15% para todos los niños a aproximadamente 10-25%".
 

Que no cunda el pánico


"También es importante comprender que estos resultados pueden significar que los problemas de sueño resultan en problemas posteriores. Pero es igual de probable que los problemas de sueño sean un indicador temprano", dijo.

"De cualquier manera, hacer cambios a menudo puede ayudar a un bebé a dormir mejor y puede prevenir problemas posteriores con el sueño y otras preocupaciones".

Cook dijo que no quería que la investigación alarmara a los padres de bebés y niños que luchaban con el sueño. "Alrededor del 56% tenía problemas de sueño que fluctuaban. Definitivamente es normal tener un bebé que tenga dificultades para dormir. Los que debemos vigilar son los que tienen dificultades muy persistentes y graves", dijo.

"Si bien descubrimos que las personas con dificultades de sueño persistentes y severas tenían un mayor riesgo de dificultades de salud mental como la ansiedad, es importante recordar que la mayoría de ellas en realidad no tenían dificultades de salud mental: encontramos una tasa más alta de dificultades de salud mental entre ese grupo".

Por lo tanto, no hay que alarmarse, ya que la mayoría de los bebés no tiene problemas graves de sueño e incluso en estos este estudio refleja solo una tendencia o posibilidad. Eso sí, puede servir para estar más atentos y buscar enseguida soluciones a los problemas de sueño de los bebés para encontrar nuevas formas de intervención para prevenir problemas de salud mental.
 

¿Qué hacer si mi bebé duerme fatal?


"Necesitamos analizar más lo que sucede en el hogar. ¿Cómo se está acomodando a estos bebés para dormir? Posiblemente también haya factores genéticos en juego", explica Cook. Por eso, lo primero es analizar las rutinas y horarios de sueño del bebé, ya que puede que ahí esté el problema y la solución.

También se puede hablar con el pediatra para que analice si puede haber algún problema fisiológico detrás que afecte al sueño del bebé. Y seguir estos consejos:

- Crear unas rutinas fijas y cumplir unos horarios para ofrecer seguridad al bebé y favorecer el sueño.

- Pasados los 6 meses, la mayoría de los bebés ya no necesitan comer por la noche, asegúrate de que realmente tiene hambre antes de ofrecerle el pecho o un biberón para que no asocie cada despertar con comer.

- Los chupetes, los dudús o los peluches son objetos de transición que ayudan a los bebés a conciliar el sueño solos.

- Asegúrate de que duerme en un colchón firme y cómodo y que no pasa mucho calor.

- Cuando se despierte, a no ser que sea necesario, no le cojas ni le saques de la cuna, procura calmarlo en ella para que se vaya acostumbrando. Intenta también que se duerma siempre en el lugar en el que va a dormir, no en el sofá, el carrito o tus brazos.


Fuente:

Cook F, Conway LJ, Giallo R, et alInfant sleep and child mental health: a longitudinal investigationArchives of Disease in Childhood Published Online First: 09 March 2020. doi: 10.1136/archdischild-2019-318014

Fecha de actualización: 12-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.