• Buscar
Publicidad

¿Por qué los recién nacidos se estiran mucho?

¿Por qué los recién nacidos se estiran mucho?

¿Te has fijado en que tu bebé no para de estirarse? En la mayoría de los casos, a no ser que vaya acompañado de otras señales, es algo normal que hacen frecuentemente los recién nacidos en sus primeras semanas de vida para acostumbrarse al nuevo ambiente, ya que durante meses han estado encogidos dentro de tu tripa.

Publicidad

Índice

¿Por qué los bebés se estiran mucho?

Los papás primerizos tienen dudas acerca de todo lo que les pasa a sus bebés. Cualquier gesto, sonido o cambio en ellos les parece preocupante ya que no saben qué es normal y qué no en bebés tan pequeños y delicados. Por eso, es probable que te preguntes si es normal que tu recién nacido no pare de estirar sus brazos y piernas. La respuesta es que, normalmente, es algo habitual que algunos bebés hacen muy frecuentemente ya que es una forma de superar el trauma del parto y acostumbrarse a su nueva vida fuera del útero. Imagínate cómo ha estado tu bebé durante sus últimas semanas de gestación, totalmente encogido sobre sí mismo sin apenas sitio para moverse, y mucho menos para estirar sus brazos y piernas. Por eso, ahora que tiene espacio de sobra, aprovecha para estirarse y acostumbrar a sus músculos al nuevo espacio del que disponen.

Además, el bebé apenas ha ejercitado su musculatura en estos meses, por lo que necesita estirarse para hacer un poco de ejercicio ya que apenas puede moverse de otra manera. Por eso es normal que estire las piernas y el cuerpo, como recordando los movimientos que realizó en el parto. A partir de la segunda semana también se estira para probar la eficacia de sus piernas y brazos.

Al igual que los adultos a veces sentimos la necesidad de estirarnos, sobre todo después de un rato sentados en la misma postura, los bebés también sienten la necesidad de estirar aquellas partes de su cuerpo que notan apretadas para liberarlas.

¿Estos estiramientos pueden suponer un problema de salud?

No obstante, si notas que tu bebé estira las piernas a la vez que llora o arquea la espalda, es posible que se deba un dolor o molestia en el estómago, como cólicos, estreñimiento, gases o reflujo. También algunos dolores en otras partes del cuerpo pueden hacer que estire de manera repetida una parte concreta del cuerpo. En estos casos, deberás estar atento a otras señales para saber a qué se deben estos estiramientos y ayudarle.

Por ejemplo, si tu bebé se estira a causa del estreñimiento notarás que llora al intentar hacer caca, que se pone rojo y que le cuesta evacuar. En estos casos debes darle masajes en la tripa por debajo del ombligo, ejerciendo una presión suave pero firme con las yemas de los dedos a unos tres dedos de distancia del ombligo, en el lado izquierdo, donde probablemente notes una masa formada por las heces retenidas. Mantén la presión unos 3 minutos para ayudar al movimiento del intestino.

También funciona empujar sus piernas hacia el estómago doblándolas, siempre sin hacerle daño.

Si el problema son los cólicos o los gases, puedes apoyar su tripa contra tu antebrazo, tumbado boca abajo, y darle suaves palmadas en la espalda mientras lo mueves. Empujar sus piernas hacia la tripa también ayuda a expulsar los gases.

Darle un baño, distraerlo, pasearlo o darle de comer también puede ayudar este problema y hacer que tu bebé se calme y deje se estirarse y arquearse sin parar.

Si nada funciona y tu bebé no deja de llorar, lo mejor es que preguntes al médico por si se trata de algún otro problema. Pero, como decíamos, si tu pequeño se estira sin llorar, mientras está en la cuna o la silla de paseo, no te preocupes ya que es normal y lo hace para ejercitar sus músculos.


Fuente:

AEP

Fecha de actualización: 24-08-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×