Cólicos del lactante: la pesadilla de los padres

Cólicos del lactante: la pesadilla de los padres
comparte

Al caer la tarde tu recién nacido comienza a llorar sin cesar durante horas. Es sistemático a la vez que irritante, pero lo peor es que no hay nada que lo calme. Estás agotada y a punto de abandonar toda esperanza acompañándole en su llanto. ¿Qué le ocurre?

Hay diversas circunstancias que afectan al bebé en los primeros meses de vida que pueden interferir en su rutina, en su sueño… ¡y en el tuyo! A pesar de que todos los bebés lloran y se inquietan de vez en cuando, si tu hijo está sano y llora de forma prolongada e inconsolable entre dos o cuatro horas seguidas lo más probable es que sufra los llamados cólicos del lactante. Un trastorno que le causará incomodidad y malestar impidiendo que se relaje y se duerma.


¿Por qué aparecen?

Su naturaleza aún es incierta. Son muchas las teorías que ofrecen los expertos, y casi todas suelen coincidir en que se debe a la inmadurez del aparato digestivo del recién nacido. Tal vez el estómago está sometido a tensión y el propio llanto lo llene de aire, con las consiguientes molestias. Otra teoría defiende que los cólicos son provocados por la alimentación con leche de fórmula y que es la alergia a la proteína de la vaca la que los causa. Sin embargo también los niños alimentados con leche materna sufren este trastorno, es más, se sostiene la idea de que la dieta de la madre interviene en la aparición de cólicos. Otros sencillamente lo atribuyen al carácter del bebé.  Sea cual fuere la causa, el único consuelo es que rara vez perdura más allá de los 4 meses. ¡Paciencia!


Cómo reconocer un cólico

Los síntomas son vagos e imprecisos por lo que no siempre es sencillo determinar si se trata de un cólico o no. Razón por la cual es necesario descartar otros motivos que puedan estar causando el malestar:

- Un bebé enfermo puede presentar síntomas similares a los del cólico pero posiblemente no succionará bien y su apetito se resentirá. Si está sano su succión y apetito serán normales.

- Quizás se estire o arquee la espalda como si sintiera un dolor abdominal.

- Un niño con cólicos puede regurgitar y expulsar pequeñas cantidades de leche, pero si vomita habitualmente y pierde peso, acude al pediatra.

- A los bebés que padecen cólicos les agrada que les cojan y les abracen, sin embargo a los bebés enfermos les irrita que les toquen y les cojan.


Qué hacer

Cuidar a un niño que sufra cólicos puede ser frustrante y desesperante, pero desgraciadamente no se conoce ningún tratamiento que “cure” este trastorno más que el tiempo. Algunos remedios sirven para unos bebés y son inútiles para otros. Prueba con diferentes formas para descubrir cuál le alivia más.

- Realizar movimientos rítmicos como caminar con él en brazos o en un portabebés o mecerlo, suelen ayudar.

Frótale suavemente el abdomen o dale palmaditas en la espalda mientras le sujetas con el antebrazo contra el hombro.

- Túmbale bocabajo sobre tu regazo, sujeta su cabeza y masajea suavemente su espalda y sus piernas.

- Masajéale la tripita haciendo pequeños círculos. Si está demasiado tenso para tocarle en el momento del llanto, acostúmbrate a dedicarle unos minutos a esta rutina al cambiarle el pañal. Puede ayudar a prevenirlos.
 

No te puedes perder ...

 

 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de tomas del biberón del bebé que arroja como resultado una recomendación de cuánta leche debería tomar un bebé según su edad. Se trata sólo de una recomendación ya que los últimos estudios científicos sugieren que los bebés se alimenten a demanda.


Fuente:

Blog EnFamilia de la AEP: "Cólicos del lactante", https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/colicos-lactante

Fecha de actualización: 26-02-2008

Redacción: Lola García-Amado

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>