×
  • Buscar
Publicidad

¿Cuándo un bebé comienza a reír?

¿Cuándo un bebé comienza a reír?

Primero la sonrisa, y luego la risa, son dos emociones faciales que expresan alegría y felicidad y que todos los papás están deseando ver en sus hijos. La primera suele aparecer hacia el mes de vida, mientras que, para ver reír a nuestro bebé, habrá que esperar a los 3 o 4 meses. 

Publicidad

No te puedes perder ...

Qué hacer con un bebé asustado

Qué hacer con un bebé asustado

Es normal que los bebés se asusten ya que todo les parece nuevo, sorprendente y se sienten desprotegidos. Cuando notes a tu bebé asustado, lo mejor que puedes hacer es cogerle y abrazarle, en brazos se le pasarán todos sus miedos.

Y tambien:

Cuando nacen, los bebés se comunican principalmente mediante el llanto, el arma más poderosa para expresar una necesidad o sentimiento y hacer ver a sus papás que necesitan comer, dormir, un cambio de pañal o un abrazo. El llanto les permite sobrevivir en estos primeros meses, por eso es tan importante.

Sin embargo, a medida que se acostumbran al mundo, van adquiriendo muchas más armas para comunicarse con sus papás. Así, con un mes empiezan a emitir la sonrisa social, es decir, una sonrisa que surge como respuesta a un contacto con sus papás que les agrada. A partir de ese momento, si te ven sonreír, sonríen, y si algo les gusta, también.

Después, con 3 o 4 meses comienza a reírse con gorjeos o gorgoritos de situaciones que le resultan divertidas, como ver a mamá o papá esconderse tras una servilleta, que le hagan cosquillas en la tripa o que le lancen por los aires. Asimismo, la imaginación y la fantasía del bebé se han desarrollado lo suficiente en estos primeros meses de vida como para que cualquier hecho aparentemente común, como hace que una cuchara es un avión que vuela, le haga reír.

En los meses siguientes sus emociones y su cerebro se siguen desarrollando y, con 7 u 8 meses, aparece lo que se conoce como la risa de satisfacción, es decir, reír a carcajadas de alegría y felicidad. A partir de ese momento, serán muchas las cosas que le hagan reír de una manera maravillosa, como las cosquillas, los juegos, las bromas, etc. Desde ese instante tiene que procurar que tu hijo se ría todos los días lo más posible, ya que reír es un ejercicio fantástico que favorece la salud del cuerpo y de la mente.

No obstante, no debes alarmarte si tu hijo comienza a reírse un poco más tarde de lo normal, ya que cada niño tiene un ritmo de desarrollo diferente. Igualmente, tampoco debes preocuparte si tu hijo se ríe poco, puesto que no todos los bebés son igual de alegres. No obstante, si te preocupa que tu hijo sufra un TEA (Trastorno del Espectro Autista), un trastorno en el que es normal que los bebés no se rían, debes saber que esta falta de risa debe ir acompañada de otros síntomas como retraso en el lenguaje, no imitar a los demás, repetir palabras o acciones, no mirar a los ojos a los demás, no interaccionar con otros bebés, hacer juegos repetitivos, etc. Ante estos síntomas, lo mejor es que consultes con tu médico.

Otra causa por la que un bebé puede no reírse es que sufra un retraso psicomotor. En este caso, existirán también otras señales de alerta como andar de puntillas, cojear, usar solo los brazos para ponerse de pie, ponerse tenso al llorar, no poder ponerlo boca abajo, etc.

Pero, como decíamos, si tu bebé simplemente empieza a sonreír o reír un poco más tarde no le des más importancia, cada bebé tiene un ritmo.

¿De qué se ríen los bebés?

Son muchas las cosas que hacen reír a un bebé, como los sueños bonitos, las caricias, las cosquillas suaves, las payasadas, el movimiento, verse reflejado en un espejo, los juegos de mano, el cucú-tras, balancearse sobre tus rodillas, que papá o mamá hagan cosas insólitas o raras, las muecas, las imitaciones de sonidos…

Por eso, si quieres hacer reír a tu pequeño puedes poner en práctica estos juegos u otros similares:

1- El espejo: los espejos suelen provocar con facilidad la sonrisa y la risa en los bebés porque les hace gracia ver a un bebé enfrente de ellos, por lo que se ríen, y al ver que ese bebé del espejo también se ríe, se ríen aún más. Antes del año no se dan cuenta de que ese bebé en realidad es ellos mismos.

2- Chapotear: el “chapoteo” o splash en inglés les encanta y quizás uno de los instantes vitales más divertidos de sus vidas. Según algunos expertos esto se debe a que el momento del baño es en el que ellos notan la atención completa de los padres. Por eso, no hay nada mejor para hacerle reír que dejarle jugar y chapotear en el baño o en una piscinita de bebés.

Y, como decíamos, los clásicos de toda la vida siempre funcionan, como cosquillas, el cucú-tras o el escondite, hacer muecas y bromas, etc. Lo importante es que todos los días tu bebé se ría lo más posible.  


Te puede interesar:

El peso de los bebés es una de las variables que utiliza el pediatra para comprobar el correcto desarrollo del mismo, comparándolo además con el mismo dato de otros bebés de su misma edad.


Fuentes:

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Cañadas, Ruth (2018), Lengua de signos para bebés, Barcelona, Editorial Planeta.

Fecha de actualización: 23-05-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad