¿A qué edad empiezan a hablar los bebés?

¿A qué edad empiezan a hablar los bebés?
comparte

Los bebés comienzan a emitir sonidos con solo un mes, aunque no será hasta los 8 o 9 meses cuando sus balbuceos empiecen a adquirir formar y ser reconocibles. Estimular su habla desde el útero ayudará a que tu bebé desarrolle antes esta capacidad.

La capacidad de hablar y emitir sonidos es innata en los seres humanos, aunque se desarrolla conforme el bebé crece y maduran su cerebro y sus cuerdas vocales. No obstante, todos los recién nacidos son capaces de comunicarse desde el primer momento y expresar lo que siente y necesitan, solo que lo hacen a través del llanto o los gestos faciales.


A medida que se desarrollan, van adquiriendo la capacidad de usar su lengua, labios, paladar y dientes (si los tiene) para emitir sonidos. Así, al mes y poco de nacer es capaz de decir “ohhh” y “ahhh”. Estos balbuceos se van haciendo más complejos y variados gradualmente, y con 4 meses ya puede pronunciar sílabas como “ka”, “pa”. Además, su lenguaje es muy variado: intenta “hablar” con soplidos, grititos, risas, imitando lo que tú haces.


Hacia los 5-6 meses empieza a dominar la lengua, los labios y el paladar. Descubre más consonantes, como “b”, y encadena sílabas sin parar, formando “palabras” como “ba-ba-ba” o “pa-pa-pa”. Aunque te encantará oírle pronunciar esta última, no se estará refiriendo a su padre hasta más adelante. También surge un sonido nuevo: “ejj”.

No te puedes perder ...


Puede que notes que prefiere ciertos sonidos y que los repite una y otra vez porque le gusta cómo suenan y cómo se siente su boca cuando los dice.


Hacia los 9 meses empieza a relacionar las palabras “mamá” y “papá” con sus padres y a usarlas para llamarlos, aunque lo hace indistintamente. No será hasta los 12 meses, aproximadamente, cuando llame a cada uno por su nombre.


Entre los 10 y los 12 meses amplía su vocabulario con palabras de primera necesidad como “agua”, “pan”… o palabras inventadas que solo sus padres entienden para referirse a objetos como el biberón (“bibi”), el chupete (“tete”), etc.


También es capaz de seguir una conversación y cambia el tono como si fuera una conversación real.


A partir de ese momento su vocabulario se irá ampliando día a día. Al principio usa solo una palabra para expresar toda una idea, por ejemplo, puede decir “coche” para pedir que le des su coche de juguete o para preguntar si os vais en coche.


A los 18 meses comienza a hacer frase de 2 o 3 palabras, aunque con lenguaje telegráfico (usa sólo lo necesario). A los 20 meses empieza a usar verbos, hace menos gestos y su vocabulario es mayor cosas. Aumenta su nivel de comprensión y aprende nuevas palabras casi a diario. Al final de los 2 años usará unas 100 palabras diferentes.


Se da cuenta de la importancia de hablar, por lo que se esfuerza cada día para avanzar y mejorar.


Entre los 18 y los 30 meses aumentan las combinaciones de palabras con significado. Todavía omite las preposiciones y los artículos, pero ya concuerdan en género y número. Los pronombres le confunden, por lo que puede que hable de sí mismo en tercera persona o usando su nombre en lugar de “yo”.


A partir de los 2 años sus frases evolucionan y ya cuentan con estructura de sujeto y predicado. Pronuncia bien todos los fonemas a excepción, a veces, de la “r”. Hacia los 3 años dice más de 1.000 palabras y su dominio de la gramática es casi parecido al de un adulto.


Desde ese momento su comunicación se irá haciendo cada vez más fluida, sus frases más largas y su vocabulario más amplio. Con 3 años empiezan a comprender los chistes y metáforas.


¿Cómo estimular su desarrollo del habla?


Es fácil: habla, habla y habla con tu hijo, incluso cuando esté dentro de tu tripa. Las investigaciones muestran que aquellos padres que hablan mucho con sus hijos de bebés tienen coeficientes intelectuales más altos, así que no solo le ayudas a hablar antes y mejor, sino a ser más inteligente.


Por eso, es importante que sigas estos consejos:


1- Habla, canta o lee a tu bebé en voz alta desde la semana 20 de embarazo, momento en que empieza a escuchar los sonidos externos.


2- Una vez nazca, no dudes en contarle todo lo que hacéis o veis. Mientras le cambias, paseáis, jugáis o le bañas, aprovecha para hablar con él. Verás cómo enseguida te responde con sonidos y gestos.


3- Evita el “lenguaje de bebé”, puede ser divertido en ciertos momentos, pero es mejor que tú uses las palabras adecuadas y pronunciadas correctamente y evites palabras como “pupa” o “guau-guau”. Eso no significa que uses palabras complejas, aunque la dificultad de las mismas puede irse aumentando a medida que el niño crezca.


4- Leer es una actividad fantástica para desarrollar las habilidades verbales del bebé y ampliar su vocabulario. Léele desde bebé.


5- Las canciones y los juegos también estimulan el aprendizaje de la lengua.


Te puede interesar:
La tabla del peso del bebé, elaborada por la OMS, permite al pediatra evaluar de manera precisa y rápida cómo se está desarrollando un bebé en comparación con otros de su misma edad.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>