¿Se puede amamantar estando embarazada?

¿Se puede amamantar estando embarazada?
comparte

Sí, no hay ningún inconveniente en que sigas dando el pecho a tu hijo si te has vuelto a quedar embarazada. No afectará al desarrollo del feto ni provocará un aborto ni  ninguna otra complicación. Si tanto tú como tu hijo queréis seguir disfrutando de la lactancia materna durante estos meses, podréis hacerlo.

Dar el pecho durante el embarazo

 

Como decíamos, no hay ningún inconveniente en continuar dando el pecho a tu hijo mayor si te has quedado embarazada de nuevo. No es necesario que le destetes ya que amamantar durante la gestación no implica ningún problema para el desarrollo del feto. Eso sí, si el tuyo es un embarazo de riesgo, puede que sí que recomienden dejarlo, pero solo en contadas excepciones. Por ejemplo, la succión provoca contracciones, así que si tienes amenaza de aborto o de parto prematuro, deberías dejar de dar el pecho.

 

Pero lo normal es que no haya ningún problema y puedas seguir dando el pecho a tu  hijo. No obstante, también es cierto que a partir del 5º mes de gestación, cuando el pecho empieza a producir calostro para el bebé en crecimiento, el sabor de la leche puede cambiar, lo que hace en algunos casos que el niño se destete solo. Según los estudios, hasta un 60% de niños se desteta en el embarazo por decisión propia, aunque algunos vuelven al nacer el hermanito.

 

Asimismo, los pezones están más sensibles por los cambios hormonales, lo que puede hacer que los pechos te duelan al mamar tu niño.

No te puedes perder ...

 

También ocurre a veces que la madre sufre lo que se conoce como “la agitación del amamantamiento”, que causa en la madre un sentimiento de irritación hacia el bebé que mama. Si te ocurre, busca la ayuda adecuada y no te sientas culpable, es un sentimiento que no se puede controlar causado por todos los cambios que tu cuerpo sufre.

 

Y cuando haya nacido, ¿puedo seguir dando el pecho a los dos?

 

Sí, no hay ningún problema. Es lo que se conoce como lactancia en tándem. No es necesario que dejes de dar el pecho al mayor solo porque haya nacido el pequeño, aunque los primeros días sí deberás priorizar la alimentación del pequeño para que se aproveche del calostro y se acostumbre a tomar el pecho. Una vez que la lactancia del nuevo esté establecida, puedes seguir dando el pecho a los dos, a cada uno lo que corresponda ya que lo normal es que el mayor haga menos tomas y que esté ya alimentándose con otro tipo de comida.

 

No debes preocuparte porque el mayor deje sin leche al pequeño, tu pecho tiene la capacidad de fabricar tanta leche como sea necesario, igual que cuando se da el pecho a gemelos. Es más, el mayor, que tendrá una mejor técnica de succión y más potente, estimulará la fabricación de leche para el pequeño. Por eso, cuando existe lactancia en tándem, el recién nacido suele recuperar el peso perdido en los primeros días más rápido.

 

Además, la succión del mayor y el no haber interrumpido la lactancia pueden evitar la aparición de grietas, obstrucciones o mastitis y facilitar el agarre del pequeño.

 

También puede contribuir a evitar los celos ya que el mayor no se sentirá desplazado al seguir alimentándose de su mamá y no haber perdido ese vínculo.

 

Tampoco supondría ningún riesgo para la madre. Dar el pecho a los dos a la vez no minará su salud ni le quitará reservas. Sí que puede ser un poco más complicado hacerse a la nueva situación los primeros días, pero con ayuda, verás cómo es posible.

 

No es necesario que te laves el pecho entre las tomas de ambos y, de hecho, puedes darles el pecho a los dos a la vez. Solo debes encontrar una postura en la que los 3 estéis cómodos.


Te puede interesar:
La tabla de peso y talla para bebés fue elaborada por la OMS con el fin de facilitar al máximo el control del desarrollo de un bebé dado en relación a otros bebés de su misma edad.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>