×
  • Buscar
Publicidad

Patrones de la lactancia materna

Patrones de la lactancia materna

Las primeras semanas suele ser más difícil y costoso dar el pecho al bebé, pero a medida que pasan los días la lactancia materna se vuelve más eficiente (la frecuencia de las tomas disminuye mientras que la cantidad de leche ingerida aumenta). Por eso, no conviene desesperarse al principio.

Publicidad

Indice

 

La frecuencia en las tomas se relaciona con el abandono de la lactancia

Un estudio liderado por la doctora Jacqueline Kent, investigadora del Grupo Hartmann de Investigación en Lactancia Materna de la Universidad Western Australia, muestra los diferentes patrones existentes en la lactancia materna, lo que puede facilitar a los profesionales de la salud una guía para orientar a las madres, sobre todo para aquellas que encuentran dificultades al principio para dar el pecho.

Según este estudio, la lactancia materna se vuelve más eficiente entre el primer y el tercer mes de vida del bebé. Durante esos meses disminuye progresivamente la cantidad de tomas mientras que aumenta la cantidad de leche ingerida en cada una de ellas. Entre el tercer y el sexto mes de vida la frecuencia en las tomas y la cantidad de leche ingerida se mantiene constante.

No te puedes perder ...

Ventajas de la lactancia para el desarrollo de la boca de los bebés

Ventajas de la lactancia para el desarrollo de la boca de los bebés

La leche materna es el mejor alimento que una madre puede ofrecer a su hijo recién nacido; numerosos estudios científicos recomiendan el amamantamiento. Pero la lactancia natural no solamente ofrece al bebé beneficios nutricionales, emocionales e inmunológicos (para las defensas de su cuerpo), sino que también es conveniente para la madre. Asimismo, las ventajas para la boca, la cara y la salud futura del bebé son enormes

Y tambien:

La variación en la frecuencia en las tomas no son indicadores de falta de leche, una de las razones citadas habitualmente por las madres para dejar de dar el pecho. Creen que su bebé no está tomando suficiente alimento y se preocupan. Las madres pueden creer que si el bebé se alimenta más a menudo es señal de que no come lo suficiente en cada toma, pero los estudios desarrollados por la doctora Jacqueline Kent están demostrando que ese no es necesariamente el caso.

Así lo muestran las principales conclusiones de la investigación:

- En los tres primeros meses de vida, la frecuencia de tomas disminuyó progresivamente en 0,2 tomas por semana, desde las 7,6 tomas diarias del primer mes hasta las 6,6 tomas cuando el bebé ya tenía 13 semanas de vida.

- La mediana del tiempo que el bebé destinaba a cada toma descendió casi un 20% al pasar de 36 minutos en las cuatro primeras semanas a 29 minutos al cumplir el tercer mes. Hasta los seis meses, la mediana del tiempo de cada toma se redujo en 0,6 minutos por semana.

- Al analizar los intervalos de tiempo entre una toma y la siguiente, la doctora Kent ha comprobado que los bebés espacian los tiempos pero aumentan la cantidad de leche ingerida entre una toma y otra. Así, el tiempo máximo de intervalo entre una toma y la siguiente en un bebé de 4 semanas es de 4 horas y 45 minutos, en el caso de un bebé de 13 semanas, este intervalo se sitúa en 7 horas y 35 minutos. 

- En el primer mes de vida del bebé la mediana de la cantidad de leche ingerida en cada toma fue de 106 ml, mientras que la cantidad máxima fue de 162 ml. En los primeros tres meses de vida la mediana de la cantidad de leche ingerida aumentó en promedio 4,1 ml por semana, mientras que la cantidad máxima incrementó en promedio 4,4 ml por semana. De este modo, al alcanzar el tercer mes de vida, el bebé tomaba una mediana de 126 ml de leche materna, mientras que la cantidad máxima alcanzaba los 216 ml. Al analizar estos aspectos del tercer al sexto mes del bebé, la doctora Kent comprobó que no había cambios significativos.

- Respecto a la cantidad total de leche ingerida por el bebé en 24 horas, la media solo aumentó un 3,2% en los tres primeros meses de vida al pasar de 782 ml en las primeras cuatro semanas a 807 ml en el tercer mes.

 

Bajas tasas de lactancia materna en España

Además, según los datos del informe “Nutrition in the First 1,000 Days. State of the World’s Mothers 2012”, realizado por la ONG Save the Children, sólo el 76% de las madres en España opta por la lactancia materna tras el nacimiento del bebé. Esto sitúa a España más de 10 puntos por debajo de la media de los principales países desarrollados incluidos en este estudio (86,54%) y muy lejos de otros países de su entorno como Alemania (96%), Portugal (90%), Italia (91%), Grecia (86%), Holanda (81%) o Reino Unido (81%).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna durante los primeros seis meses de vida por los beneficios que reporta para la salud y el futuro desarrollo del bebé, entre otros motivos. Según el informe de Save the Children, las razones para no optar por la lactancia materna son variadas y complejas.

En la mayoría de los países desarrollados, la mayoría de las mujeres lo intenta pero a los tres meses un porcentaje significativo de ellas no elige la lactancia materna como modo exclusivo de alimentación –sólo el 44% de las madres en el caso de España- y a los seis meses la mayoría ha parado (en España sólo continúa amamantando a sus hijos un 40% de las madres).

Entre los motivos esgrimidos figuran las políticas públicas de apoyo a las madres que desean amamantar a sus hijos, el tiempo y la remuneración de los permisos de maternidad o la posibilidad de disponer de tiempo, remunerado o no, para dar el pecho al bebé una vez que la mujer se ha reincorporado a su puesto de trabajo.


Te puede interesar:

La cantidad de leche para un bebé es mejor que la decida el propio lactante, en base a sus necesidades tanto si se alimente vía lactancia materna o con leche de fórmula.

Fuentes:

Longitudinal changes in breastfeeding patterns from 1 to 6 months of lactation https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23560450

Fecha de actualización: 15-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.