×
  • Buscar
Publicidad

Lactancia materna, una prioridad para el recién nacido

Lactancia materna, una prioridad para el recién nacido

La lactancia materna es fundamental desde el primer momento. Dar el pecho al bebé en la primera hora tras el parto es el primer paso para iniciar una lactancia materna exitosa.

Publicidad

Indice

 

Importancia de dar el pecho al recién nacido lo más pronto posible

Al ofrecer el pecho al niño justo después de nacer se aprovecha su instinto al máximo. Al nacer, el bebé tiene el sentido del olfato muy desarrollado y reconoce el olor del calostro, por lo que al ponerlo cerca del pecho de su madre lo buscará de forma instintiva.

No te puedes perder ...

Y tambien:

La primera hora tras el parto es muy importante para facilitar la lactancia materna. Muchos de los problemas que surgen al principio de la lactancia se producen porque se separa al bebé de su madre tras el parto. Al desaprovechar el instinto natural del bebé para sujetarse al pecho, el bebé debe aprender a sujetarse al pecho de la forma correcta.

Cuando el contacto piel con piel se produce en la primera hora tras el parto son más los niños que se sujetan bien al pecho de su madre desde el primer momento, evitando molestias como las grietas, muy dolorosas para la madre.

 

El calostro es una vacuna natural

Además de aprovechar el instinto del bebé para conseguir una sujeción adecuada del pecho y de reforzar el vínculo madre hijo desde el primer instante gracias a la secreción de oxitocina que se produce durante el parto, dar el pecho al recién nacido en la primera hora tras el parto es muy importante para fortalecer su sistema inmunológico desde el primer momento.

El calostro es una vacuna natural para el niño. Esa primera leche materna de color amarillento contiene linfocitos y es rico en inmunoglobulinas que protegen al recién nacido contra virus, toxinas y enfermedades infecciosas. Se trata de un alimento vivo que proporciona al niño protección extra para que comience su desarrollo fuera del vientre materno sano y fuerte.

Además, la leche materna se digiere mejor que la leche de fórmula y ayuda a proteger el sistema gastrointestinal del bebé. También tiene altos niveles de beta-caroteno, un potente antioxidante que protege las células del bebé.

En cuanto a los nutrientes del calostro, su composición cubre todas las necesidades alimenticias del bebé. Contiene altas dosis de sodio, potasio, colesterol y es tres veces más rico en proteínas que la leche madura, lo que facilita el desarrollo de las funciones fisiológicas del recién nacido. De hecho, las madres cuyos bebés han nacido de forma prematura producen calostro durante más tiempo, pues el bebé necesita este valioso alimento para terminar de desarrollarse fuera del vientre materno.
 

¿Qué contiene el calostro?

El calostro contiene todo lo que el recién nacido necesita:

- Los aminoácidos, que son vitales para el metabolismo celular y la regeneración de la célula.

- Las inmunoglobulinas, que son semejantes a los anticuerpos, de vital importancia y determinantes a la hora de prevenir las infecciones que pueden atacar al organismo del recién nacido.

- Además, contiene vitaminas y enzimas que son indispensables para un metabolismo regular de proteínas, grasas y carbohidratos. Las vitaminas A, B12 y E existen en pequeñas cantidades y existen indicios del contenido de todas las otras vitaminas.
 

La lactancia es prioritaria en todos los casos

Si el bebé ha nacido por cesárea también se debe estimular la lactancia temprana. Si la madre se encuentra en un buen estado de salud tras la intervención quirúrgica se puede practicar el contacto piel con piel inmediatamente después de la cesárea.

Esta es una práctica que cada vez está más extendida y que debería fomentarse siempre que sea posible. Los únicos casos en los que no se debe practicar es cuando la salud de la madre o del bebé están en riesgo, pero en todos los demás casos, el contacto piel con piel y el inicio de la lactancia en la primera hora tras el parto es una garantía de que el bebé comienza la aventura de la vida con buen pie.


¿Cuál debe ser la técnica del amamantamiento?

Tanto madre como bebé deben estar cómodos y relajados para la lactancia. Antes de empezar la madre se debe haber lavado las manos. Debe sujetar el pecho colocando su mano como si fuera una letra “C”.

El bebé debe tener dentro de la boca el pezón y la mayor parte de la aréola, pero el pecho no debe obstruir la respiración del niño. Después de 7 o 10 minutos, es preferible que continúe amamantándolo para estimular la producción de leche. El tiempo total de cada tetada es de 10 o 15 minutos, después el bebé se puede cambiar al otro pecho. Durante los primeros meses del bebé también va a mamar durante la noche.

Para retirar el pezón de la boca del niño introduce el dedo meñique entre la comisura de su boca y el pezón.

Para que el bebé pueda eructar, la madre deberá colocárselo sobre el hombro y darle pequeñas palmaditas sobre la espalda para ayudarlo. Ponlo en el hombro dándole las palmaditas hasta que expulse el aire. Tendrás que ofrecerle el otro pecho para que continúe comiendo hasta que quede satisfecho y nuevamente hacerlo eructar cuando termine de comer.

Ten en cuenta que los niños que son amamantados tienen evacuaciones más líquidas sin ser diarrea.
 

¿Qué beneficios tiene la lactancia materna?

Beneficios que tiene para el bebé:

- Tiene la composición adecuada en cuanto a carbohidratos, proteínas y grasa

- Proporciona las proteínas digestivas, minerales, vitaminas y hormonas que los bebés necesitan

- Tiene anticuerpos que ayudan a que el bebé no enferme

- Además tu bebé tendrá menos:

Alergias

> Infecciones de oído

> Gases, diarrea y estreñimiento

> Enfermedades de la piel

 > Infecciones estomacales o intestinales

 > Problemas de sibilancias

> Enfermedades respiratorias, como la neumonía y bronquitis

- Tendrá menos riesgo de padecer:

> Diabetes

>  Obesidad o problemas de peso

Síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL)

> Caries en los dientes

Beneficios para la madre:

- Establecerá un vínculo único entre bebé y madre

- Será más fácil la pérdida de peso

- Retrasará el inicio del periodo menstrual

- Disminuirá el riesgo de sufrir diversas enfermedades como diabetes tipo 2, cierto tipo de cáncer de ovarios y mama, osteoporosis, enfermedades del corazón y obesidad.

Además, esto hará que ahorres en leche en fórmula, evitará que tengas que preparar la leche maternizada y la limpieza de los utensilios con los que le alimentas.


Te puede interesar:

La dosis de leche para bebés debe ser definida por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

Fecha de actualización: 22-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.