×
  • Buscar
Publicidad

Estoy amamantando y tengo gastritis, ¿qué puedo hacer?

Estoy amamantando y tengo gastritis, ¿qué puedo hacer?

La gastritis es la inflamación de la mucosa estomacal que protege al estómago. Cuando se irrita, causa una serie de molestias como dolor en la boca del estómago, pérdida de apetito, indigestión, náuseas, vómitos, eructos, hipo, ardor o presencia de sangre en las heces. Es una enfermedad bastante habitual, así que es posible que sufras gastritis mientras estás dando el pecho, y que no sepas qué puedes tomar o qué consejos debes seguir para aliviar estos dolores.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es la gastritis?

La gastritis es un problema estomacal bastante habitual que puede estar causado por el consumo de ciertos medicamentos, el estrés, una dieta inadecuada o infecciones intestinales, especialmente las causadas por la bacteria helicobacter pylori (H. Pylori).

Por lo tanto, no es raro que a lo largo de todo el tiempo que estés dando el pecho a tu bebé (sobre todo en los casos de lactancia prolongada) puedas sufrir algún episodio de gastritis aguda -o incluso que padezcas gastritis crónica y tengas que luchar con este problema a menudo.

Por supuesto, es importante que no te automediques y consultes siempre a tu médico, aunque debes saber que los medicamentos indicados para combatir este problema, como los antagonistas H2 (como la ranitidina), el almax  o el omeprazol se pueden consumir sin problemas durante la lactancia ya que no afectan a la producción ni calidad de la leche materna (para más información, puedes consultar la página web de e-lactancia.org y verás que estos 3 fármacos tienen un riesgo muy bajo durante la lactancia).

¿Qué síntomas tiene la gastritis?

Los síntomas y signos de la gastritis son:

- Malestar o dolor punzante o ardor (indigestión) en la parte superior del abdomen que puede empeorar o mejorar cuando comes

No te puedes perder ...

Y tambien:

- Náuseas

- Vómitos

- Sensación de saciedad en la parte superior del abdomen después de haber comido

Ten en cuenta que la gastritis no siempre provoca signos y síntomas

¿Cuándo se debe consultar con un médico?

Casi todo el mundo ha tenido un episodio de indigestión e irritación estomacal. La mayoría de los casos de indigestión dura poco tiempo y no requiere de atención médica. Si tienes signos y síntomas de gastritis durante una semana o más, consulta con tu médico.

Debes contarle a tu médico si el malestar ha comenzado después de tomar algún medicamento recetado o de venta libre (especialmente si te trata de aspirina u otro analgésico).

Si vomitas sangre o tus heces tienen sangre o son de color negro, consulta con tu médico de inmediato para determinar la causa.

Consejos para la gastritis para antes de ir al médico

No obstante, además de tomar los medicamentos que te indique tu médico es importante que sigas una serie de consejos relacionados con tu dieta ya que algunos alimentos pueden aliviar el ardor y el dolor de estómago, mientras que otros pueden aumentarlo.

- Espera al menos 30 minutos para tumbarte después de comer y, si es posible, que pasen unas dos horas entre la cena y el momento de acostarse. Además, puedes dormir con el tronco ligeramente elevado para ayudar a que los ácidos estomacales bajen y no causen ardor.

- Mastica lentamente y evita las comidas abundantes y copiosas. Es mejor que hagas 5 comidas ligeras al día.

- Evita aquellos alimentos que irritan las paredes del estómago, como el café, los alimentos picantes, las grasas, los fritos, las especias, los pescados muy grasos, las carnes rojas, el vinagre, los cítricos, los azúcares, la mostaza o las comidas precocinadas.

- No consumas los alimentos muy fríos ni muy calientes.

- Reduce la ingesta de otros si notas que te sientan mal, como los carbohidratos, el ajo, la cebolla, los productos integrales, la leche entera, los quesos curados, el chocolate, el tomate, el pepino, el pimiento, la coliflor, el brócoli, las alcachofas, el kiwi, etc. Algunos de estos alimentos conviene cocerlos antes de consumirlos y las legumbres, por ejemplo, puede ser necesarios que las quites la piel.

- Algunos alimentos beneficiosos cuando se tiene gastritis son los frutos secos, las frutas y verduras de temporada, las carnes magras, las harinas integrales, el arroz, la pasta, la clara de huevo, los lácteos desnatados y los aceites de calidad

- También puedes tomar después de comer una infusión digestiva que calme las molestias estomacales y disminuya la irritación, como la manzanilla, el hinojo, la melisa, el jengibre o el romero.

- Otros remedios naturales que ayudan a proteger el estómago y calmar el ardor son beberse un batido de leche con avena en ayunas, agua de coco, batido de espinaca y zanahoria, zumo de limón en ayunas, té de regaliz o tomar miel en ayunas al levantarse. Una cucharada de aceite de oliva por las mañanas antes de desayunar se recomienda en casos de gastritis crónica y puedes moler media patata, mezclarla con medio vaso de agua, dejarlo reposar y beber la mezcla en ayunas.

- El batido de perejil también es recomendable por su alivio contra los males del estómago, y las semillas de linaza sirven para calmar los ardores. 

¿Cuáles son los factores de riesgo para sufrir gastritis?

- Infección bacteriana: si bien la infección por Helicobacter pylori  es una de las infecciones más frecuentes en seres humanos a nivel mundial, solo algunas personas infectadas padecen gastritis u otros trastornos digestivos superiores.

- Uso frecuente de analgésicos: analgésicos comunes como la aspirina, el ibuprofeno, el naproxeno, pueden provocar tanto una gastritis aguda como una gastritis crónica. El uso recurrente de estos analgésicos puede reducir una sustancia clave que ayuda a preservar el revestimiento protector del estómago,

- Estrés: el estrés intenso debido a una cirugía importante, una lesión, quemaduras o infecciones graves.

- Tu propio cuerpo ataca las células del estómago: la gastritis autoinmunitaria ocurre cuando el cuerpo ataca las células que forman el revestimiento del estómago. Esta reacción puede deteriorar la barrera de protección estomacal. Suele estar relacionada con personas con enfermedad de Hashimoto, diabetes tipo 1 y a una deficiencia de vitamina b-12.

- Consumo excesivo de alcohol.

- Personas de edad avanzada.

- Otras enfermedades y trastornos como el VIH, enfermedad de Crohn e infecciones parasitarias.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.