×
Publicidad

Dudas sobre lactancia

Dudas sobre lactancia

Son muchas las dudas que les surgen a las madres respecto a la lactancia materna… especialmente en los primeros meses de vida o cuando llega la hora del destete. Respondemos a algunas de esas dudas.

Publicidad

Índice

 

1- Tengo poca leche

Son muchas las madres que aseguran que tienen poca leche y que, por lo tanto, su hijo no se está alimentando correctamente. Incluso llegan a pensar que su leche no es suficiente y complementan con leche de fórmula, lo que puede acabar con la lactancia materna en muchos casos.

Salvo en contadas ocasiones, todas las madres son capaces de producir la leche que necesitan sus hijos. No obstante, es cierto que el volumen de leche fabricada no es constante, depende de la edad del bebé, de sus necesidades y de la técnica de lactancia, ya que si esta no es correcta, no se producirá la cantidad de leche suficiente.

Como decíamos, la cantidad de elche depende de las necesidades del bebé, que no son iguales en los primeros días de vida, con un estómago que mide como una cereza, que al mes. Por eso, muchas madres se creen que tienen poca leche en los primeros días, cuando aún sale solo calostro, pero realmente no tienen poca leche, es la cantidad que necesita el bebé.

La secreción de leche está regulada por la succión del bebé, de tal forma que al mamar estimula el reflejo de la subida de leche al aumentar el nivel de prolactina, la hormona encargada de fabricar la leche. De este modo, si el bebé mama poco, baja el nivel de prolactina y con él la producción de leche. Si el niño deja de mamar, la leche deja de producirse. Por eso es importante poner al bebé al pecho a demanda y, si te parece que tienes poca leche y quiere producir más, lo único que debes hacer es poner al pequeño más al pecho. No hace falta tomar medicación.

No te puedes perder ...

Dolor e inflamación de pecho durante la lactancia

Dolor e inflamación de pecho durante la lactancia

Tras el parto la primera leche que se secreta es el calostro, una sustancia que servirá de alimento exclusivo al recién nacido durante sus primeros días. Aunque pueda parecer escaso es suficiente e imprescindible para alimentarle en su llegada al mundo. Después la demanda del propio bebé será la que determine la producción de leche. A los pocos días (dos, tres, cuatro, seis…) esta sustancia irá dando paso a la leche madura, más blanquecina y abundante.

Y tambien:

 

2- ¿Qué cantidad diaria de leche debe tomar mi bebé?

Durante los primeros 6 meses de vida el bebé se alimenta solo de leche, ya sea materna o de fórmula. Cuando a un bebé se le dan solo biberones es fácil controlar la cantidad de leche que toma y saber si se ajusta a las recomendaciones generales, pero cuando se le da el pecho, es imposible saber cuánta leche toma.

No obstante, las cantidades no deben importante. Lo que debes hacer es ofrecerle el pecho a tu bebé a demanda para que coma siempre que lo necesite y estar atenta a las señales que indican que come lo suficiente: engorda y crece adecuadamente, hace pis y caca de manera regular, está feliz.

Y, una vez comienzan con la alimentación complementaria, necesitan en torno a medio litro de leche al día, aunque eso es solo una norma, algunos bebés toman más y otros, menos. Lo mejor es ofrecer al bebé el pecho unas 4 o 5 veces como mínimo, mejor antes de cada toma de purés o papillas; después del primer año se puede hacer cuando e quiera después de las comidas o entre comidas; de esta forma el bebé no precisa de otra fuente de leche, siempre que haga esas 4 o 5 tomas de pecho al día. Si deja el pecho, habrá que darle leche de vaca, que puede tomar desde los 12 meses, varias veces al día.


3- Estoy amamantando y voy a volver a trabajar, ¿cómo lo hago? ¿Afectará a mi producción de leche el estrés laboral?

La vuelta al trabajo supone una dificultad, pero no significa que haya que dejar la lactancia materna, ya que es el mejor alimento posible y el único que se aconseja dar hasta los 6 meses. Para poder seguir con la lactancia materna exclusiva una vez te reincorporas a tu puesto laboral lo más habitual es extraerse leche materna desde las semanas previas a la incorporación para irla almacenando y que se le pueda ofrecer al bebé con un biberón en las horas que estés fuera de casa.

Eso implica además extraerse leche en el lugar de trabajo para que la producción de leche no disminuya y no surjan problemas como la mastitis. Asimismo, se deben mantener tomas de pecho frecuentes, a demanda, cuando la madre esté en casa con el bebé (fines de semana, durante la noche,..) y, una vez el bebé cumpla los 6 meses, aprovechar las horas de trabajo para darle al bebé otros alimentos que debe ir incorporando a su dieta desde esta edad, como frutas, verduras, carnes pescados, huevos, etc.

Si la madre le ofrece el pecho al bebé inmediatamente antes de salir de casa e inmediatamente al volver, es posible que solo necesite una o dos tomas de leche u otros alimentos (según la edad) durante su ausencia.

En cuanto a cómo evitar que el estrés laboral afecte a la producción de leche, la madre debe descansar cuando pueda y relegar en su pareja o familiares otros aspectos relativos al cuidado del niño y del hogar para que el cansancio no haga mella en ella y afecte a la producción de leche.


4- Cuando descongelo la leche noto un olor extraño, ¿es posible que se haya puesto mala?

Algunas mujeres han comentado que su leche congelada huele agria e incluso rancia. Ese olor se atribuye a un cambio en la estructura de los lípidos como consecuencia de los ciclos de congelación y descongelación en el congelador-refrigerador con eliminación automática de escarcha. Aunque puede ocurrir que ocasionalmente algún niño la rechace, por lo general no es así y tampoco resulta perjudicial para el bebé.


5- Cuando yo estoy en casa no acepta otro alimento de otra persona, llora hasta que le ofrezco el pecho, ¿qué hacemos si no quiere comer cuando yo no esté?

La mayoría de los niños aceptan mejor otro tipo de alimento que no sea leche materna cuando la persona que se lo da no es su madre, por lo que no es necesario acostumbrar al bebé a tomar papillas o leche extraída antes de que la madre vuelva a su trabajo.

Además, generalmente, los bebés reaccionan a la ausencia de la madre aprovechando para dormir y comiendo lo mínimo imprescindible hasta que la madre regresa.

En cualquier caso no se debe obligar a comer a un niño.

 


Te puede interesar:

La cantidad de biberón para un bebé de 3 semanas debe ser definida por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

Fecha de actualización: 07-06-2020

Redacción: Matrona Elena Arroyo

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.