1 al 7 de agosto, Semana Mundial de la Lactancia

1 al 7 de agosto, Semana Mundial de la Lactancia
comparte

La Semana Mundial de la Lactancia materna, instaurada oficialmente por la Organización Mundial de la Salud y UNICEF en 1992, es un movimiento en defensa de la lactancia materna que se celebra cada año en más de 120 países, del 1 al 7 de agosto, aniversario de la Declaración de Innocenti, firmada por la OMS y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en agosto de 1990 sobre la protección, el fomento y el apoyo de la lactancia materna. Es una manera de promover, en todos los países del mundo, la lactancia materna exclusiva como forma de alimentación de los bebés al menos hasta los 6 meses de vida ya que, sin duda, es el mejor alimento posible para ellos.

La leche materna, el alimento que las mamás producen para dar de comer a sus recién nacidos, es el mejor alimento posible para asegurar su crecimiento, su salud y su desarrollo en todos los ámbitos. La leche materna ofrece todos los nutrientes que el bebé necesita, adaptándose a sus necesidades según su edad, pero también le aporta factores de crecimiento, inmunoglobulinas y otros nutrientes que fortalecen su sistema inmunitario, fortalece el vínculo madre-hijo, reduce el riesgo de sufrir el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, es beneficioso para la mamá y, por supuesto, es el alimento más barato que existe.


A pesar de todo ello, durante años la lactancia materna se ha visto reducida en muchos países por la irrupción de la madre en el mercado laboral y la creación de las leches de fórmula que también son saludables si no se puede dar el pecho al bebé, pero que siempre estarán en un escalón inferior frente a la leche materna. En algunas regiones de América, por ejemplo, el 54% de los niños inicia la lactancia materna dentro de la primera hora de vida, pero solo el 38% son alimentados con leche materna de manera exclusiva hasta los 6 meses de edad.


Por eso, en el año 1992 la Organización Mundial de la Salud y UNICEF decidieron crear la Semana Mundial de la Lactancia para promover, proteger y apoyar esta forma de alimentación como exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y complementaria todo el tiempo posible.


Y es que “la lactancia materna da la oportunidad a todos los seres humanos de tener un comienzo justo en la vida. La leche materna es el mejor alimento y la opción más segura para garantizar buena salud y crecimiento de los niños pequeños. La evidencia es amplia al reconocer los múltiples beneficios de la lactancia materna, tanto para la madre, como para el niño y para la sociedad en su conjunto”.


Cada año, desde 1992, WABA (World Alliance for Breastfeeding Action), una red internacional de personas y organismos que trabaja en coordinación con OMS y UNICEF, se encarga de organizar la Semana Mundial de la Lactancia Materna eligiendo un lema diferente para cada año. Algunos de estos lemas han sido Iniciativas Lugares de Trabajo Amigos de la Madre, que resaltaba que la incorporación de la mujer al mercado del trabajo remunerado no debe ser un obstáculo para su derecho a amamantar; Lactancia Materna: la Fuerza de la Mujer, que incidía en el hecho de muchas mujeres son menospreciadas cuando intentan dar el pecho; Lactancia Materna: Un Derecho de todas las Mujeres, que buscaba que las mujeres puedan elegir libremente y sin presiones cómo quieren alimentar a sus hijos; etc.


Este lema marca una serie de iniciativas, propuestas y actos que buscan promover y proteger la lactancia materna en todos los aspectos y países del mundo, proporcionando además asesoramiento y ayuda especializada para la alimentación del lactante y del niño pequeño.


Sin embargo, aún queda mucho por hacer y son muchas las mujeres que apenas disponen de baja de maternidad por lo que no pueden dar el pecho a sus hijos; que no cuentan con información y ayuda frente a los problemas que pueden surgir en la lactancia; o que se sienten discriminadas y observadas cuando se ponen a dar el pecho a sus hijos en lugares públicos.


Frente a ello, la OMS destaca que hay una serie de medidas que deben fortalecerse, como la adopción y monitoreo del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (Código) y ulteriores resoluciones pertinentes de la Asamblea Mundial de la Salud; la implementación de la Iniciativa Hospital Amigo del Niño (IHAN); la aplicación de una política de derechos de maternidad, compatible con la Convención y la Recomendación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre la protección de la maternidad. Y proporcionar asesoramiento y ayuda especializada para la alimentación del lactante y del niño pequeño.


En el año 2018 el lema fue “Pilar de Vida” porque la iniciación temprana de la lactancia materna es una estrategia clave para la supervivencia del niño. Según un estudio es posible evitar el 16% de las muertes neonatales si se da el pecho desde el primer día. Además, esta cifra que puede aumentar al 22% si la lactancia materna comienza durante la primera hora después del nacimiento.


Este tema es especialmente importante en África subsahariana, donde se registra la tasa más elevada de mortalidad infantil del mundo. Alrededor del 10% de todos los bebés mueren antes de cumplir un año y aunque la tasa de la lactancia materna exclusiva hasta la edad de seis meses ha aumentado en más del doble en la región desde 1990, todavía hay cientos de miles de niños y niñas vulnerables a las enfermedades y a la muerte.


De hecho, UNICEF calcula que la lactancia materna exclusiva hasta la edad de seis meses puede evitar anualmente la muerte de 1,3 millones de niños y niñas menores de cinco años. Por eso es importante que luchemos todos juntos para proteger y promover la lactancia materna, alimento para la vida.


Fuentes:

UNICEF: https://www.unicef.es/noticia/semana-mundial-de-la-lactancia-materna

OMS: http://www.who.int/es/news-room/events/detail/2018/08/01/default-calendar/world-breastfeeding--week--2018

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar