• Buscar
Publicidad

Objetivos y contenidos del cesto de los tesoros

Objetivos y contenidos del cesto de los tesoros

Las cestas o cestos de los tesoros es una metodología de juego y aprendizaje para bebés creada por Elinor Goldschmied que ayuda al desarrollo y estimulación de los bebés de manera sencilla. Si quieres hacer tu propia cesta de los tesoros para tu hijo, sigue leyendo.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es el cesto de los tesoros?

El cesto de los tesoros fue creado por Elinor Goldschmied, maestra y diplomada en Psiquiatría social por la London School of Economics and Political Science. Ejerció de maestra y más tarde, como asistente social psiquiátrica, trabajó en la atención al desarrollo de la primera infancia y de la relación maternoinfantil.

El cesto de los tesoros pertenece a lo que se conoce como juego heurístico y ofrece a los niños la posibilidad de descubrir el mundo a partir de su propia actividad, fomentando nuevos conocimientos a través de los descubrimientos que el pequeño hace por sí solo.

En resumen, consiste en una colección de objetos cotidianos que se reúnen en una cesta. Estos objetos deben estimular los más sentidos posibles. No son juguetes del bebé, sino objetos cotidianos que tenemos por nuestra casa.

 

Beneficios del cesto de los tesoros

1- Fomenta la capacidad de elección.

2- Favorece la autonomía e independencia del bebé.

3- Potencia el desarrollo de los 5 sentidos.

4- Despiertan su curiosidad y sus ganas de aprender.

5- Permite ir interiorizando conceptos como volumen, capacidad, equilibrio, cantidad, etc.

6- Estimula la coordinación corporal y las habilidades manipulativas, la presión y la suelta de objetos, así como la pinza digital.

7- Mejora la atención y la concentración.

8- Favorece la socialización, la interacción y la comunicación con otros bebés

9- Potencia la creatividad.

 

¿Cuándo empezar con los cestos de los tesoros?

Se puede empezar a ofrecer cuando el bebé ya se sujeta boca abajo, hacia los 4 o 5 meses, aunque lo ideal es desde que se mantienen sentados y pueden coger objetos libremente por sus manos, pero no puede desplazarse solos, es decir, entre los 6 y los 9 meses, dependiendo de cada bebé.

 

¿Cómo crear un cesto de los tesoros en casa?

Aunque puedes comprarlos, también puedes hacerlos tú mismo en casa siguiendo una serie de consejos:

- Busca una cesta con un tamaño de unos 35cm de diámetro y unos 10/12cm de altura. Mejor que no sean muy rígidas, se suelen elegir cestas de mimbre abiertas para que el niño pueda explorar bien. Conviene que no tenga asas y que los remates estén perfectamente redondeados para evitar que los pequeños se arañen.

- Los objetos deben ser cotidianos, no juguetes.

- Debes renovarlo de manera regular para que el bebé no pierda el interés.

- Los objetos tienen que poder lavarse y secarse. Si no, hay que desecharlos una vez usados, ya que los chupan, los tocan, etc.

- El papel del adulto es de observador, sin interferir en la elección de los objetos ni en la forma de cogerlos o usarlos.

- Debes procurar que los objetos estimulen todos sus sentidos: tacto, vista, oído, gusto y olfato.

- Evita los objetos de plástico ya que es el material que menos aporta sensorialmente. La exploración se hace, sobre todo, a partir del sentido del tacto así que todos los objetos de plástico son “iguales” para ellos (misma temperatura, misma textura, misma consistencia… y mismo sabor).

- Algunos objetos que puedes incluir: manzana, limón, piña, ovillo de lana, huevera, telas, cuchara grande, colador, cepillo de cedras suaves, cuchara de madera, pincel, filtro de cafetera…

- Si quieres, puedes hacer cestas temáticas: de objetos musicales, de la cocina, etc.

- Antes de dárselo, retira de la zona todo aquello que pueda distraer su atención: juguetes, teléfono, biberones, etc.

Una vez se lo des, la actividad suele durar unos 30 minutos, pero depende del bebé. Si se cansan antes, no le obligues a seguir.

 

Consejos de seguridad al elegir los juguetes

- No pueden tener bordes afilados.

- Tienen que ser lo suficientemente grandes para que no se los pueda tragar y atragantarse con ellos.

- No pueden tener piezas pequeñas que puedan desprenderse al manipularlas el bebé.

- Nunca lo dejes solo jugando, por si acaso.

- Que no sea tóxico ni contenga alimentos que aún no le hayas introducido en la dieta.

- Que no se deshaga como un trozo de papel o de cartón.

- Que no pueda asfixiarse como una bolsa de plástico


Fuente:

Elinor Goldschmied

Fecha de actualización: 27-05-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×