×
  • Buscar
Publicidad

Estimulación temprana para bebés de 1 año

Estimulación temprana para bebés de 1 año

Con un año los bebés tienen más claro lo que son capaces de lograr por sí mismos. No querrán permanecer quietos mucho tiempo en el mismo lugar, e intentarán caminar o al menos gatear para mantenerse en movimiento. La estimulación temprana le ayudará a fortalecer su cuerpo y a desarrollar las emociones y la inteligencia.

Publicidad

Existen cuatro áreas de desarrollo para las cuales te damos algunas ideas:


Motor grueso: son los grandes movimientos del cuerpo, como los que se hacen con las piernas y los brazos.


- Siéntale en el suelo y ofrécele un juguete para que se levante y lo coja. Si es necesario, ayúdale hasta que sea capaz de hacerlo por sí solo.


- Sentaros juntos a jugar en el suelo, intenta que imite tus movimientos abriendo y cerrando los brazos, dando palmadas, tocándote la cabeza...


- Jugad juntos a agacharse y levantarse, lo puedes hacer diciendo “ahora somos pequeños, ahora somos grandes”.


- Al terminar de jugar pídele que recoja los juguetes y los guarde, si no lo logra, ayúdale.


- Siéntale en el suelo, y empújale desde atrás suavemente en diferentes direcciones, ayudándole para que no pierda el equilibrio y se mantenga sentado.


- Estando de pie, agárrale suavemente de las axilas e inclínale con cuidado hacia atrás, hacia delante y hacia los lados, dejando que se enderece él solo.


- De pie y frente a ti, apoya su espalda contra la pared y pídele que camine hacia ti.


- Pon al niño de rodillas agarrado a un mueble bajo y anímale a que se ponga de pie ofreciéndole un juguete. Si no lo consigue, ayúdale flexionándole una pierna para que pueda apoyar el pie sobre el suelo y tome el impulso necesario para levantarse. Retira tu ayuda poco a poco hasta que sea capaz de hacerlo por sí mismo.


- Ponle de rodillas e intenta que se mantenga en esta posición; ayúdale al principio hasta que lo consiga por sí solo.


- Estando de pie, coloca una pelota grande delante de sus pies y anímale a que le dé una patada.


- Pinta una raya en el suelo y juega con él caminando sobre ella en línea recta sin desviarse.


Motor fino: se trata de los movimientos precisos de las manos y los dedos.


- Enséñale a golpear con algún objeto, puede ser algún juguete, sobre una caja o cubo de plástico, algo que no se rompa y no implique ningún peligro.


- Introduce objetos pequeños en un recipiente y sácalos, que él repita el proceso.


- Construye torres apilando cubos cuadrados o juguetes geométricos.


- Sentados cómodamente, abre un libro para que él pase las hojas. Léele historias y señala las figuras del libro, para después pedirle a él que las señale.


- Permítele jugar con arena y agua de forma segura utilizando palas pequeñas, cucharas y vasos de diferentes tamaños y colores.


- Mete objetos en recipientes pequeños, como pelotas pequeñas en vasos, y ve aumentando la dificultad estrechando el recipiente.


Lenguaje: es la capacidad de comunicarse y hablar.


- Pídele que te traiga, señale o busque diferentes objetos.


- Pídele que te señale varios de los objetos que conoce en revistas, periódicos, fotos y dibujos.


- Coge su mano y colócala en alguna parte de su cuerpo mientras le dices “Esta es tu nariz”, y después pregunta “¿Dónde está tu nariz?”.


- Enséñale algunas canciones infantiles y motívale a seguir el ritmo con el cuerpo.


- Llámale por su nombre y pídele que lo pronuncie.


- Pídele que nombre, toque o señale objetos que le rodean.


- Aprovecha cualquier momento para hablar con él, utiliza frases completas e inclúyelo en las conversaciones de la familia, como si ya hablara.


- Explícale lo que haces, lo que veis cuando salís de casa y háblale de lo que sientes por él.


Socio-afectivo: es la capacidad de relacionarse con los demás, expresar sentimientos y emociones.


- Deja que coma solo, aunque tire algo de comida. Ten paciencia.


- Enséñale a decir “gracias”, “por favor”, “hola” y “adiós” y cuándo tiene que decir cada uno.


- No le fuerces a jugar con otros niños y niñas, respeta los ratos en los que quiera estar solo.


- En la hora del baño, deja que se enjabone o seque él solo, aunque lo haga mal, puedes hacerlo tu después. Procura que cada día logre hacer cosas por sí mismo.


- Explícale cómo se organiza la familia y por qué se toman algunas decisiones. Permítele también tomar algunas decisiones, siempre y cuando no le afecten de manera negativa.


- Colócale frente a un espejo para que se vea, reconozca sus movimientos y, sobre todo se conozca a sí mismo.


Recuerda que desde antes de que comience a hablar, ya entiende y siente lo que pasa a su al rededor. Ofrécele un ambiente tranquilo, acompañado de palabras cariñosas.

 

 


Te puede interesar:

La cantidad de biberón para un bebé de 3 semanas debe ser definida por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

Fuente:

- Ejercicios de estimulación temprana. Por Unicef. http://files.unicef.org/mexico/spanish/ejercicioestimulaciontemprana.pdf

Fecha de actualización: 30-01-2019

Redacción: Cristina Rodríguez

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad