Descubren una fascinante conexión entre el sueño de tu bebé y el desarrollo de su lenguaje

Descubren una fascinante conexión entre el sueño de tu bebé y el desarrollo de su lenguaje
comparte

¿Te acuerdas de cuando tu madre decía: “Déjale dormir, que así también aprende”? Pues, como casi siempre, tu madre tenía razón. Un estudio ha descubierto que, mientras los bebés duermen, procesan gran cantidad de información.

Todo es nuevo para un bebé. Con cada nueva experiencia, sus cerebros tienen el trabajo de organizar y categorizar toda esa información, y se piensa que el sueño es parte integral de este proceso.


Este estudio encontró que los bebés de 6 a 8 meses podían crear un significado para una palabra, pero solo después de haber dormido una siesta. Crear un significado para una palabra antes solo se creía posible en niños mayores y adultos.


Los investigadores expusieron a los bebés de 6 a 8 meses de edad a objetos ficticios, a los que dieron nombres inventados como "Bofel" o "Zuser". Los objetos que eran similares, pero no iguales, se llamaron "Bofel" o "Zuser" en consecuencia. Los investigadores utilizaron objetos ficticios para asegurarse de que los bebés no pudieran usar su conocimiento preexistente en las pruebas.


Después de la primera fase de aprendizaje en la mañana, las respuestas cerebrales de los bebés mostraron que no reconocían a un nuevo Bofel como un "Bofel", aunque era bastante similar a las versiones de Bofel que se vieron anteriormente.


Cuando se probaron de nuevo, después de su siesta, los cerebros de los bebés pudieron diferenciar entre el nombre correcto y el incorrecto para un nuevo objeto. Los bebés podían ver los puntos en común entre pares similares, conocidos como generalización.


Parece que los bebés habían generalizado su conocimiento durante el sueño, porque los bebés que permanecieron despiertos durante su siesta todavía no eran capaces de generalizar su aprendizaje.


La cantidad y la calidad del aprendizaje dependían de la cantidad de sueño que tenían en su siesta. Los bebés que durmieron durante aproximadamente 50 minutos mostraron una respuesta cerebral al componente N400 que indicaba a los investigadores que habían creado significados para las palabras.


El componente N400 también se encuentra cuando los niños mayores y los adultos aprenden el significado de una palabra.


Sin embargo, los bebés que durmieron 30 minutos o menos solo pudieron filtrar las características similares de los contextos y vincularlos con el sonido de la palabra. No habían creado un significado para la palabra.


“Nuestros resultados muestran que los bebés pueden formar memoria a largo plazo para significados de palabras mucho antes de lo que se pensaba anteriormente. A pesar de que las estructuras cerebrales que son relevantes para este tipo de memoria no están completamente maduras, ya se pueden utilizar en cierta medida ", explica Angela D. Friederici, autora principal del estudio.


Los investigadores dicen que una etapa particular del sueño es responsable de la memoria del significado de la palabra. Esta es la segunda de las cuatro etapas del sueño. Esta etapa del sueño ligero permite la transición de un aprendizaje temprano simple, como el que se observa en los bebés que durmieron una siesta durante 30 minutos, a una forma avanzada de memoria, como la que se observa en los bebés que durmieron una siesta de 50 minutos.


En comparación con otros tipos de desarrollo que pueden durar meses, este aprendizaje ocurre en cuestión de minutos, lo que lleva a los investigadores a deducir que el desarrollo del lenguaje parece ocurrir en "movimiento rápido" durante el sueño.


"En nuestro estudio, sin embargo, los bebés fueron expuestos a una gran cantidad de información dentro de un marco de tiempo limitado, que normalmente experimentan durante un período de tiempo mucho más largo", agrega la líder del estudio, Manuela Friedrich.


“Pero solo durante el sueño, cuando el cerebro infantil está aislado del mundo circundante, puede extraer y guardar las relaciones incorporadas en esta información. Y solo la interacción de un estado de alerta de la experiencia del entorno con el estado fuera de línea del sueño, en el que las experiencias se organizan y almacenan, permite el desarrollo temprano cognitivo y del lenguaje".


Así que la próxima vez que veas a tu pequeño bebé dormir profundamente, no pienses solo en lo plácido y feliz que se le ve, también en todo el desarrollo que está ocurriendo dentro de ese cerebro.


Esta investigación es buena no solo para saber cómo funciona el cerebro de los bebés o cómo se produce el proceso de aprendizaje, sino también para que los padres sepan cómo estimular a sus bebés de la mejor manera posible. Ten en cuenta que, todas las palabras o actividades que hayas compartido durante las horas previas al sueño con tu bebé se clasifican y desarrollan un significado, así que no dejes de hablarle constantemente y contarle historias y cuentos para mejorar su desarrollo del lenguaje. 


Fuente:

“The Sleeping Infant Brain Anticipates Development”, Manuela Friedrich, Ines Wilhelm, Matthias Mölle, Jan Born, Angela D. Friederici. Published: July 27, 2017DOI:https://doi.org/10.1016/j.cub.2017.06.070

 

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×