¿Un bebé puede morir de cólicos?

¿Un bebé puede morir de cólicos?
comparte

Los cólicos del lactante son un trastorno que sufren algunos bebés durante los primeros meses de vida y que implican un llanto continuo e intenso del bebé todos los días a la misma hora, hacia la última hora de la tarde. Estos cólicos son muy molestos para los padres, ya que cuesta calmar al bebé, pero no suponen ninguna enfermedad como tal, por lo que en ningún caso podrán suponer la muerte del bebé.

Y es que los cólicos no son una enfermedad que afecte a algún sistema concreto del bebé, por lo que los bebés que sufren cólicos del lactante pueden comer, tienen apetito, engordan adecuadamente… es decir, no están enfermos, tan solo sufren un trastorno de origen todavía incierto que les causa una molestia hacia el final del día que les hace llorar de manera intensa durante un largo tiempo. Así, aunque es normal que los lactantes lloren a menudo ya que es la única forma que tienen de comunicarse, para que un niño tenga cólicos deben darse tres condiciones (la regla de los 3 de Wessel):

1- Empezar en la tercera semana de vida

2- Ocurrir durante al menos los 3 primeros meses del bebé

3- Durar alrededor de 3 horas con frecuencia mínima de 3 días a la semana

Si tu bebé tan solo llora algunos días y lo hace desde el primer día de vida o empieza a los dos meses, probablemente no tenga cólicos, sino gases o alguna enfermedad que le causa el llanto.

Así que es absolutamente imposible que tu bebé muera a causa de los cólicos ya que no implican ninguna enfermedad. Los bebés con cólicos son bebés sanos que tampoco tienen más posibilidades de sufrir el síndrome de muerte súbita, por ejemplo, por lo que no hay ningún problema grave con ellos ni hay que creerse esos rumores y “cuentos de viejas” que hablan de los cólicos pueden causar la muerte de un bebé, porque son absolutamente falsos.

¿Cómo aliviar los cólicos?

Existen muchos remedios, trucos y consejos que pueden ayudar a aliviar los cólicos del lactante y dar una tregua tanto a los papás como al bebé. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todos funcionan con todos los niños, por lo que es probable que tengas que probar unos cuantos hasta dar con alguno que funcione para tu peque.

1- Crea un ambiente tranquilo en casa, sin ruidos ni gritos. Muchos expertos afirman que una de las causas de los cólicos de lactante en unos bebés sí y en otros no es el estrés que acumulan algunos durante el día a causa de una sobreestimulación o por la ansiedad de la separación de su madre. Estos expertos se basan en que en los pueblos africanos, donde el bebé está siempre pegado a su madre, apenas hay cólicos, por lo que estos pueden tener un alto componente emocional y estar causados, al menos en parte, por el hecho de estar solos en la cuna o el carro mucho tiempo o por acabar agotados al final del día por tanto estimulación. De hecho, es normal que los cólicos aparezcan en padres primerizos muy estresados. Por eso, es importante que su casa sea un lugar tranquilo y que pase el mayor tiempo posible pegado a su mamá y su papá.

2- Ofrécele probióticos. Según otros investigadores en el tema, los bebés con cólicos presentan cambios importantes en la flora intestinal con un menor número de colonias de lactobacilos y mayor número de bacterias putrefactivas. Ello tiene repercusiones notables en el procesamiento de azúcares y grasas en el intestino, lo que puede causar los cólicos. Por eso, a muchos bebés con este problema les funciona seguir un tratamiento por vía oral de determinadas cepas de bacterias como Lactobacillus reuteri, que alivian las molestias causadas por estos cambios en la flora. Pregunta a tu pediatra.

3- Masajes. Los gases o la incomodidad en las digestiones, causadas por un sistema digestivo aún inmaduro, pueden causar también estos cólicos, por eso darle una masaje en la tripita puede ayudar a aliviar las molestias. Haz movimientos circulares con dos dedos sobre el abdomen del pequeño, en el sentido de las agujas del reloj. Igualmente, hacerle eructar en medio de cada toma y al acabar la misma para que no acumule gases puede ayudar.

4- El movimiento. Mecerlo, pasearlo, portear o cualquier otro movimiento rítmico, sobre todo si hace que el bebé esté en brazos de mamá o papá, puede ayudar a calmar al bebé y lograr que deje de llorar. Una buena manera es colocando al pequeño boca abajo con su tripa sobre tu antebrazo y su cabeza en tus manos, pies y brazos colgando a los lados, y caminar con él así balanceándolo suavemente. Suele ser muy efectiva.

5- La Técnica del Dr. Hamilton. El pediatra estadounidense Dr. Hamilton inventó una técnica para calmar a un bebé cuando llora que es muy eficaz, aunque hay que saber realizarla correctamente para evitar daños en el pequeño. Consiste en cruzar los brazos del bebé sobre su pecho, sujetar suavemente sus brazos y su barbilla, sostenerlo con la otra mano por la zona del culete, inclinarlo 45 grados y balancearlo suavemente arriba y abajo o girando su cadera. 

 

No te puedes perder ...

 


Te puede interesar:
Algunos padres se preguntan "¿cuánta leche de fórmula debe tomar un bebé de 3 meses?". Los últimos estudios científicos recomiendan que sea el propio bebé el que regule su alimentación según sus necesidades, de manera que se le deberá dar leche a demanda tal y como si se tratara de la lactancia materna.


Fuente:

Blog EnFamilia de la AEP: "Cólicos del lactante", https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/colicos-lactante; "¿Son útiles los probióticos en los cólicos del lactante?", https://enfamilia.aeped.es/noticias/son-utiles-probioticos-en-colicos-lactante

Fecha de actualización: 22-05-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>