¿Por qué los recién nacidos tienen cólicos?

¿Por qué los recién nacidos tienen cólicos?
comparte

Los cólicos son la pesadilla de muchos padres durante los 3 primeros meses de vida del bebé. No se sabe muy bien por qué aparecen en algunos bebés y en otros no, aunque diversas investigaciones hablan de factores gastrointestinales, psicológicos y/o alérgicos.

La naturaleza de los cólicos es incierta. Muchas son las investigaciones que se han llevado a cabo sobre la causa de los cólicos y ninguna parece definitiva, aunque actualmente se admite que no hay una sola causa y que suele ser una mezcla de factores relacionados con la inmadurez del sistema digestivo, el estrés y las alergias.


En cuanto al sistema digestivo, parece que la inmadurez del mismo hace que se llene de aire, lo que causa gases y molestias que terminan dando lugar a estos cólicos.


Además, recientes trabajos de investigación han descubierto cambios importantes en la flora intestinal de los lactantes que padecen cólico. Se ha visto que la flora de estos niños es diferente a la de los niños que no tienen cólicos. Así, los niños que padecen este problema tienen menor número de colonias de lactobacilos y mayor número de bacterias putrefactivas. Ello tiene repercusiones notables en el procesamiento de azúcares y grasas en el intestino, lo que puede causar los cólicos.


En base a eso, en los últimos años se ha empezado a usar como tratamiento la administración por vía oral de determinadas cepas de bacterias como Lactobacillus reuteri, que alivian las molestias desde la primera semana de tratamiento, siendo aún más eficaz si se combina con la prescripción de fármacos para los gases, como la simeticona.

No te puedes perder ...


Estos hallazgos sugieren que la alimentación del lactante con una leche que aporte bacterias probióticas que contribuyan a modificar la población bacteriana puede repercutir beneficiosamente en el niño con cólicos.


En cuanto a los factores psicológicos, muchos expertos asocian los episodios de cólicos con el estrés que acumula el lactante durante el día o la ansiedad por la separación de su madre. Estos autores se basan un trastorno relativamente nuevo y propio de los países occidentales en los que se deja muy a menudo al niño solo en la cuna. Y por el contrario es prácticamente desconocido en otras culturas donde la forma de criar a los niños es más primitiva (Asia, África, América Latina…) y los bebés permanecen en continuo contacto con sus madres, especialmente a través del porteo.


Así, el llanto del bebé no sería sino una manera de reclamar el contacto continuo con su madre o de mostrar que los acontecimientos del día le han causado tanto estrés que no puede soportarlo. De hecho, es normal que los episodios de cólicos aparezcan en padres primerizos muy estresados que no se acaban de hacer con las nuevas rutinas y el cuidado del bebé, transmitiéndole su estrés.


En cuanto a las alergias, algunos defienden que los cólicos son provocados por la alimentación con leche de fórmula y que es la alergia a la proteína de la vaca la que los causa. Pero esto no explicaría por qué los bebés alimentados con leche materna también los sufren. De hecho, los datos muestran que hasta un 40% de bebés sufre cólicos, tanto los alimentados con leche materna como con leches infantiles.


¿Mi bebé sufre cólicos o no?


Muchos padres, especialmente primerizos, cuando ven que su recién nacido se pone un día a llorar como un loco hacia última hora de la tarde y no hay manera de calmarle, enseguida empiezan a asustarse pensando que va a padecer cólicos y les esperan meses de angustia y sufrimiento. Pero no hay que alarmarse, todos los bebés lloran a veces más de la cuenta o tienen un mal día, o gases que les causan dolores y molestias, pero eso no significa que vayan a tener cólicos.


Para que un episodio de llanto se considere un cólico, deben darse las siguientes características (conocidas como la regla de los 3 de Wessel):


1- Empiezan en la tercera semana de vida

2- Ocurren durante los 3 primeros meses del bebé

3- Suelen durar alrededor de 3 horas con frecuencia mínima de 3 días a la semana.


Además, los bebés con cólicos no están enfermos, así que comen bien, tienen apetito, engordan y les gusta que los cojan y los abracen, frente a niños enfermos que presentan otras características.


Si tu hijo tiene cólicos, consulta con tu pediatra ya que medidas como cogerle en brazos y mecerle, portear, darle masajes en la tripita, etc. que pueden llegar a servir para que se mejore este padecimiento. 


Te puede interesar:
Los test de inteligencia para niños tradicionales no son útiles para la identificación de las altas capacidades. Si se sospecha que un niño las tiene se recomienda acudir a un especialista que pueda realizar las pruebas precisas.


Fecha de actualización: 26-03-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>