¿Conoces el L. reuteri? Una ayuda para calmar los cólicos del lactante

¿Conoces el L. reuteri? Una ayuda para calmar los cólicos del lactante
comparte

Entre las múltiples bacterias que forman nuestra flora bacteriana encontramos el Lactobacillus reuteri, un probiótico que, administrado de forma oral, puede ayudar a mejorar las digestiones y prevenir problemas comunes relacionados con el inmaduro aparato digestivo de los bebés.

Los cólicos del lactante traen de cabeza a los padres y madres del 25% de bebés que se estima que los sufren. Aún no se conoce una causa concreta para este problema molesto pero benigno.

 

Se cree que puede estar en la inmadurez digestiva del bebé (que deriva en un proceso de digestión más pesado y a una mayor producción de gases), en una intolerancia alimentaria, en factores psicológicos (aún no están acostumbrados al proceso de digestión y les resulta molesto) … Otras causas incluso apuntan a un origen que nada tiene que ver con el aparato digestivo, sino con una sobreestimulación durante el día que agota su aún inmadura capacidad neurológica.

 

Sea cual sea el origen, los cólicos suelen aparecer a los 15 días de vida y se muestran en un llanto inconsolable y prolongado y una tensión corporal del bebé sin causas aparentes (no tiene hambre, no tiene sueño, está sano…), que ocurre a menudo hacia el final del día. Algo que ocasiona comprensibles preocupaciones e intranquilidad en las madres y padres.

 

La buena noticia es que van desapareciendo con el tiempo igual que aparecieron, es común que para el cuarto mes ya apenas estén presentes. A pesar de esto, siempre hay alternativas que puedes probar para aliviarle esa intranquilidad a tu bebé y a vosotros. Masajes, contacto piel con piel, infusiones…son algunos métodos conocidos y que pueden ser eficaces. Otro método disponible son las gotitas de Lactobacillus reuteri.

¿Has probado el Método Rubio para los cólicos del lactante?

¿Has probado el Método Rubio para los cólicos del lactante?

No se conoce una causa concreta de los cólicos del lactante: si está en la inmadurez digestiva del bebé, en una intolerancia alimentaria, en factores psicológicos. Este método de Fisioterapia pediátrica se ha desarrollado como una opción con la que favorecer la elasticidad del aparato digestivo de los bebés a través de masajes para los casos en los que la causa se encuentre ahí

 

¿Qué es el Lactobacillus reuteri?

 

El Lactobacillus reuteri es una bacteria que se encuentra de forma natural en la flora intestinal de los mamíferos y se encarga de producir ácido láctico, que, a su vez, ayuda a descomponer la glucosa y mejorar por tanto la digestión. Se sabe que, además, está presente en la leche materna, desde donde los bebés reciben una importante fuente de esta bacteria necesaria para su flora intestinal.

 

Se trata de una bacteria conocida desde hace tiempo, pero sus propiedades probióticas (es decir, con microorganismos vivos que permanecen activos en el intestino) no se conocieron hasta hace relativamente poco, cuando se empezó a observar como una de las principales bacterias en el intestino de mamíferos sanos.

 

¿Cómo funciona?

 

Su administración es muy sencilla. Se vende en soluciones sin gluten que se administran en 5 gotas al día que se pueden diluir en un poco agua o cualquier bebida fría o en leche a temperatura normal (a un máximo de 37ºC).

 

Esta suplementación natural no muestra efectos adversos en el bebé y puede ayudarle a mejorar su salud digestiva, aliviar los molestos cólicos, disminuir los problemas de gases…Especialmente cuando es acompañada de métodos habituales y no invasivos como los masajes en el abdomen, el contacto piel con piel, las nanas o el ruido blanco, que promuevan la relajación corporal del pequeño. Aquí van cinco pautas básicas que puedes seguir para afrontar los cólicos del bebé:

 

1. Masajes: presiona suavemente su abdomen con la palma de las manos con movimientos desde el final de las costillas hacia abajo.

 

2. Movimiento de piernas: flexiona varias veces sus piernas sobre el abdomen y estíralas.

 

3. Contacto: mécele para tranquilizarle, mejor si es cerca de tu piel o la de tu pareja y en posición vertical.

 

4. Emplea sonidos: nanas, sonidos rítmicos o el ruido blanco son métodos que pueden ayudarle a centrar su atención en otra cosa y sentirse mejor.

 

5. Ayúdate de probióticos como L. reuteri: le ayudará a mejorar su salud digestiva, una de las principales fuentes de molestia y llanto en los bebés.

 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×