Qué hacer con un bebé con cólicos

Qué hacer con un bebé con cólicos
comparte

Los cólicos son un problema que sufren muchos bebés en sus primeros meses de vida y que causan llanto constante e incontrolable casi todos los días, lo que es bastante agotador para los papás, sobre todo para los primerizos sin experiencia. Estos consejos podrán ayudaros a llevarlo un poco mejor.

Todos los recién nacidos lloran a menudo ya que es la única manera que tienen de comunicarse con sus papás y hacerles ver que tienen sueño, hambre o miedo, pero eso es habitual que en los primeros meses de vida lloren bastante.


Pero este llanto no se confunde con el llanto de los cólicos ya que estos son muy característicos y siguen la regla de los 3 de Wessel: Ocurren durante los 3 primeros meses del bebé, y suelen durar alrededor de 3 horas con frecuencia de 3 días a la semana.


Mientras duran estos episodios, el bebé se enfurruña, estira y encoge las piernas, frunce el ceño y pone expresión de dolor. Si no se le consuela el llanto va en aumento y puede durar así horas, para gran desesperación de los padres ya que intentar calmar este llanto día tras día agota la paciencia de cualquiera.


Como no se sabe con exactitud qué provoca los cólicos, aunque se piensa que tiene que ver con inmadurez del aparato digestivo u problemas en las digestiones, no hay un tratamiento 100% efectivo que acabe con ellos al momento y para siempre, pero sí existen muchas técnicas que se ha comprobado que funcionan, aunque no todas son igual de eficaces con todos los bebés.

Empezando a estimular y a jugar con tu bebé

Empezando a estimular y a jugar con tu bebé

Ya ha nacido, ya le tienes junto a ti. Sin embargo, aunque los primeros meses el cansancio te supere, sólo querrás cuidarle y jugar con él, ya que la importancia de estos primeros estímulos es enorme. Pero… ¿cómo se puede jugar con un bebé?


Estas son las principales, para que pruebes cuál es mejor para calmar los cólicos de tu bebé:


1. Cógelo en brazos y colócalo boca abajo, con su tripita apoyada en tu antebrazo y su cabeza en la palma de tu mano. En esa postura, muévelo y dale palmaditas suaves en la espalda.


2. Realiza movimientos rítmicos y constantes con él en brazos o en un fular. Portear es muy beneficioso para evitar y aliviar los cólicos.


3. Dale masajes en la tripa con movimientos circulares siguiendo las agujas del reloj. Si está demasiado tenso para tocarle mientras llora, acostúmbrate a dedicarle unos minutos a esta rutina al cambiarle el pañal. Puede ayudar a prevenirlos.


4. Si el bebé está con leche de fórmula, puedes usar una leche especial anticólicos. Estas leches contienen probióticos, unas bacterias beneficiosas que ejercen un efecto positivo sobre la salud y el bienestar de las personas al mejorar el equilibrio de la flora intestinal. En concreto, contienen L. reuteri, un probiótico que se encuentra de manera natural en la leche materna y que se ha demostrado que es eficaz para reducir el llanto y el cólico.


5. Los bebés alimentados con lactancia materna se calman muchas veces al ofrecerles el pecho.


6. Es importante atender al pequeño en los primeros segundos, antes de que el llanto se vuelva inconsolable. En cuanto percibas las primeras señales, trata de atenderle. Si el llanto se vuelve intenso será más complicado calmarle.


7. Puedes probar el Método Rubio, desarrollado por Domingo Rubio, un fisioterapeuta pediátrico, que se basa en unos masajes blandos y suaves que permitan elastificar el aparato digestivo ayudando a activar el tránsito intestinal. En general la terapia se realiza en unas pocas sesiones de unos 45 minutos con un espacio de unos días entre ellas.


8. No os pongáis nerviosos y procurad que el bebé viva en un ambiente tranquilo ya que los nervios y los gritos solo conseguirán aumentar su llanto.


9. Existen varios productos homeopáticos que contribuyen a aliviar los cólicos. Pregunta a tu pediatra.


10. La osteopatía también se ha demostrado como una técnica favorable para los cólicos. En este caso se trabaja con la idea de que el parto puede producir un cuadro de sobreexcitación en algunos recién nacidos, lo que afectaría de alguna forma al diafragma, causando este dolor intenso que provoca los cólicos. El tratamiento, por lo tanto, consistiría en liberar las tensiones de las membranas que envuelven el sistema nervioso.


11. Coloca una bolsa de agua caliente o un saco de semillas sobre su tripita para calmar el dolor.


12. Acuérdate de hacerle eructar a menudo cada vez que come para que no se acumulen gases en su tripita. También puedes colocarlo en posición un poco más vertical mientras le das el pecho o el biberón para que le entre menos aire.


13. El uso del chupete suele contribuir a calmar al pequeño y parar su llanto.


14. Usa la Técnica del Dr. Hamilton, un pediatra estadounidense que consiste en coger al bebé de una determinada manera:

1. Cruza los brazos del bebé sobre su pecho.

2. Sujeta suavemente los brazos y la barbilla del bebé.

3. Sostenlo con la otra mano por la zona del pañal.

4. Inclínalo 45 grados y balancéalo suavemente arriba y abajo o girando su cadera.

 

La osteopatía es una especialización sanitaria que no ha demostrado su eficacia terapéutica a través de la evidencia científica y que nunca debe emplearse de manera aislada, dejando de lado los tratamientos convencionales. Si tienes algún problema, debes consultar al médico y seguir sus indicaciones.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar