• Buscar
Publicidad

¿Por qué los bebés se despiertan llorando?

¿Por qué los bebés se despiertan llorando?

¿Cada vez que tu hijo se despierta de sus siestas se pone a llorar? Esto es normal en los primeros meses de vida e incluso puede ocurrirles a niños un poco mayorcitos por diversos motivos que te explicamos a continuación para que te quedes tranquilo.

Publicidad

Aunque no les pasa a todos los niños ni ocurre siempre, sí que es normal que los recién nacidos y los bebés se despierten a menudo llorando. Esto puede deberse a diferentes causas que conviene que conozcas para que sepas cómo actuar y no te preocupes en exceso:

1- Tiene hambre: En los recién nacidos y los bebés de pocos meses es normal pasarse casi todo el día durmiendo y despertarse solo para comer, por lo que no te extrañe que tu bebé lloriquee cada vez que se despierta ya que es su forma de hacerte entender que tiene hambre y quiere comer. Este llanto suele ser más leve al principio, casi como un ronroneo, pero si no lo coges rápido para ofrecerle la comida, irá subiendo en intensidad y volumen y puede llegar a ponerse muy nervioso si no consigue su comida, así que estate pendiente y ponle al pecho o dale al biberón lo antes posible.

2- Tiene más sueño: Otras veces, los bebés se despiertan porque tienen un cambio de fase de sueño y no saben volver a dormirse solos de nuevo, pero realmente tienen sueño y quieren seguir durmiendo, por lo que lloran para que acudas a ellos y los ayudes a dormirse de nuevo.

En estos casos el bebé se frotará los ojos, los tendrá cerrados y se mostrará muy irritable. Cógelo, mécelo, paséalo o cántalo, los trucos que normalmente uses para dormirle de nuevo. No desesperes, aunque siga llorando, y ten paciencia ya que, si tiene sueño, lo mejor que puedes hacer que deje de llorar y se tranquilice es dormirle de nuevo.

3- Tiene miedo: Los bebés solo saben comunicarse por medio del llanto, expresiones corporales, gestos… pero en seguida descubren que lo más potente para atraer la atención de sus papás es echarse a llorar, por eso usan el llanto tan a menudo y lo hacen tanto para expresar necesidades físicas (hambre, sueño, incomodidad), como emocionales. Por lo tanto, muchas veces los bebés lloran al despertarse porque sienten miedo, no saben dónde están y se sienten solos, por lo que se echan a llorar para llamar a sus papás. En esos casos, solo con cogerlo se calmará ya que todo lo que necesita es estar con su papá o su mamá en brazos.

Articulo relacionado: ¿Por qué los bebés muerden?

4- Le cuesta despertarse: A veces, si el sueño ha sido demasiado profundo o muy largo, o fuera del horario normal, el niño se despierta todavía medio dormido, en un estado intermedio entre el sueño y la vigilia, por lo que el bebé llora porque no sabe muy bien dónde se encuentra. Este llanto puede ser más o menos intenso según el niño y el momento, pero normalmente se irá pasando a medida que el niño despierte del todo. Para ayudarle, quédate a su lado y dile palabras de consuelo.  

5- Está malito: Muchas veces pasa que el niño se acuesta sano y se despierta “enfermo”. Esto ocurre porque durante el sueño pueden desarrollarse los síntomas principales que nos indican que el niño está malito (fiebre, mucosidad, tos, dolor…), lo que no significa que se haya puesto malo mientras dormía, sino que en ese tiempo la enfermedad empieza a dar la cara. Si llora mucho y está muy inquieto, ponle el termómetro e intenta averiguar si le pasa algo o se encuentra mal por algún motivo para poder ayudarle.

6- Tiene terrores nocturnos o pesadillas: Aunque mucha gente los confunda, no son lo mismo. Los terrores nocturnos ocurren durante la fase del sueño no REM (normalmente en la primera mitad de la noche) y durante estos episodios el bebé está muy alterado, grita y llora, con expresión de terror en su cara. Parece que está despierto, pero realmente sigue dormido y, al día siguiente, no recordará nada. Estos episodios suelen durar 5 minutos y durante ellos no se debe despertar al niño ni hacer nada más que permanecer a su lado para comprobar que no se hace daño ni está en peligro, esperando a que vuelva de nuevo a dormirse.

Mientras que las pesadillas ocurren en la fase de sueño REM (hacia la segunda mitad de la noche) y el niño sí se despierta asustado a causa de un mal sueño que ha tenido. Generalmente es capaz de recordarlo y contártelo, a no ser que sea muy pequeño y no serpa hablar. Escúchalo, cálmalo y hazle ver que era solo un sueño y no le va a pasar nada. Podéis incluso pensar un final feliz para el sueño para que se tranquilice y se duerma de nuevo.

Como ves, existen muchas causas diferentes que pueden hacer que un bebé se despierte llorando, pero lo que es común a todas ellas es que, en ese momento, el bebé necesita a sus papás, así que acude a su cuna o al lugar donde duerma y atiende a sus necesidades para que deje de llorar. 

 

 


Fuentes:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 09-02-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×