×
  • Buscar
Publicidad

¿Los bebés prematuros lloran más?

¿Los bebés prematuros lloran más?

Algunos estudios afirman que los bebés prematuros, es decir, los nacidos antes de tiempo, pueden llorar más que los bebés nacidos a término, aunque esto dependerá de los problemas que presente el bebé, su personalidad, los cuidados que necesite, etc.

Publicidad

Cuando hablamos de bebés prematuros englobamos dentro de un mismo concepto a todos aquellos bebés nacidos antes de la semana 37 de gestación, pero realmente hay grandes diferencias entre un bebé que nace en la semana 26 con tan solo 800 gramos de peso y que necesita pasar meses en la incubadora, con un bebé que nace en la semana 35 con 2 kilos y medio de peso y que se va a casa con sus papás a los pocos días de nacer, sin haber necesitado cuidados especiales.


Por eso, a la hora de hablar de prematuros lo primero que hay que hacer es tener en cuenta la edad gestacional, el peso al nacer y los problemas que desarrollan en los primeros días y semanas de vida. Para todos aquellos bebés extremadamente prematuros que nazcan antes de la semana 28 y con un peso bajo las primeras semanas de vida son cruciales. Normalmente pasan este tiempo intubados, en una incubadora y con una serie de atenciones y cuidados especiales que pueden hacer que sea más complicado para ellos adaptarse a su casa cuando por fin reciban el alta. Esto puede hacer que, efectivamente, estos bebés sean más llorones, lloren más tiempo y cueste más calmarlos que a los bebés nacidos a término. Sin embargo, como decíamos, esto dependerá de la edad gestacional al nacer, los problemas o consecuencias que el bebé presente, su adaptación al nuevo medio, su personalidad, etc. Un bebé con cólicos, dolores o enfermedades llorará mucho más que un bebé sano sin problemas, haya nacido de forma prematura o no.

No te puedes perder ...

Bebés prematuros… ¿y después qué?

Bebés prematuros… ¿y después qué?

En los últimos años se ha observado un aumento de las cifras de recién nacidos prematuros, actualmente entre el 9-10% de los niños que nacen, lo hacen antes de concluir la gestación completa. Estos bebés requieren unos cuidados especiales al nacer y un mayor seguimiento por parte de sus padres y de su pediatra. Pero… ¿les quedan secuelas una vez que crecen? ¿Son más propensos a coger ciertas enfermedades? ¿Su desarrollo es más lento? Y sobre todo, ¿qué pueden hacer sus padres para evitar estas enfermedades y estimular su desarrollo?

Y tambien:


Los estudios afirman que los niños prematuros pueden llegar a llorar durante una media de 6 horas al día si están intranquilos y que cuesta más calmarlos ya que comen y duermen más irregularmente. Pero cada niño es distinto. No obstante, también se sabe que el patrón de llanto en los recién nacidos prematuros es muy similar al de los recién nacidos de término. Los prematuros tienen una duración promedio de llanto de entre 60 a 83 minutos en la sexta semana de vida, seguido de una disminución a 34 minutos diarios a las 12 semanas de edad. A medida que pasan los meses, el llanto en el bebé disminuye ya que aprende nuevas formas de comunicación, y eso es igual para prematuros y bebés nacidos a término.


¿Qué puedo hacer si mi bebé llora mucho?


Lo primero que debes hacer cuando tu hijo llora es comprobar que no le pasa nada y que sus necesidades están cubiertas. Comprueba si tiene hambre, si su pañal está seco o húmedo, si tiene sueño, si tiene frío o calor, si está asustado… y actúa en consecuencia para calmar su llanto dándole de comer, cambiándole el pañal, durmiéndole, abrigándolo, cogiéndolo en brazos, etc.


Si aparentemente no le pasa nada, ni está enfermo, puede que solo necesite tu contacto. Generalmente, la mayoría de los bebés deja de llorar cuando su mamá o su papá lo coge en brazos y lo acuna. Puedes también cantarle o hablarle en voz baja para calmar su llanto.


Otros consejos útiles para lograr que el bebé se calme son pasearle por la calle en su carrito o en la mochila portabebés, darle una vuelta en el coche para que se duerma, ofrecerle el chupete, envolverlo apretadamente en una manta como si estuviera en el útero materno, ponerle ruido blanco de fondo.


Si nada funciona y empiezas a ponerte nervioso es conveniente que llames a otra persona para que se ocupe un rato de él ya que los nervios se transmiten a los bebés y si estás cansada, no conseguirás que deje de llorar.


Por último, si tu bebé es más llorón debes recordar que esta es una fase que se irá pasando a medida que el bebé crezca y que debes tener mucha paciencia.


Y si tu bebé fue prematuro, es posible que le cueste un poco más adaptarse al nuevo ambiente una vez estéis en casa después de semanas en la incubadora, así que intenta recrear un ambiento tranquilo, sin mucha luz ni ruidos, parecido al de la UCIN y tenerlo en brazos, piel con piel contigo, todo el tiempo posible ya que esto ayudará al desarrollo de tu pequeño y evitará que llore.


Te puede interesar:

El peso de los bebés es una de las variables que utiliza el pediatra para comprobar el correcto desarrollo del mismo, comparándolo además con el mismo dato de otros bebés de su misma edad.

Fuente:

Fundación Canguro (http://kangaroo.javeriana.edu.co/cangesp1.htm).

Fecha de actualización: 02-12-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.