Efectos de la epidural en el bebé

Efectos de la epidural en el bebé
comparte

¿La anestesia epidural puede causar daños al bebé? Un reciente estudio realizado en la Universidad de Granada explica que la epidural sí puede presentar ciertos efectos en el bebé, como un test de Apgar ligeramente más bajo o más problemas a la hora de establecer la lactancia materna, por lo que la madre debe estar informada para valorar si prefiere parir con epidural o sin ella.

La epidural es el método más usado actualmente en los partos para aliviar el dolor de las contracciones y de la expulsión. A pesar de ello, pueda causar una serie de efectos secundarios que las mujeres deben conocer antes de decidirse a usarla, como un parto más largo, mayor posibilidad de parto instrumentado, dolores de cabeza, sensación de calambres en las piernas, náuseas, dolores lumbares, etc.


Ahora, un estudio realizado por la Universidad de Granada, “Valoración de la analgesia epidural (AE) en el parto: Factores obstétricos y neonatales”, publicado en la revista Midwifery, revela que la epidural también puede causar una serie de efectos adversos en el bebé.


Para llevar a cabo el estudio se observaron 2.600 niños entre los años 2010 y 2013, nacidos en el hospital San Juan de la Cruz de Úbeda, en Jaén, y se identificaron cambios en los nacidos con epidural o sin ella.


Se incluyó en el estudio gestaciones a término (mayores a las 37 semanas) y se excluyeron todas las siguientes: partos inducidos (por indicación médica u obstétrica), cesárea electiva, o la presencia de algún factor de riesgo en el embarazo importante, incluyendo hipertensión, diabetes, enfermedad grave, toxemia, el crecimiento intrauterino retardado, el embarazo cronológicamente prolongado, la rotura prematura de membranas prolongada (mayor a 24 horas), entre otros.

La hidratación en la infancia

La hidratación en la infancia

La importancia de una correcta ingesta de agua, líquidos y bebidas (mayoritariamente compuestas por agua) radica en que ésta es el principal componente de nuestro cuerpo. En el feto, más del 90% del peso corporal es agua, porcentaje que desciende al 75% en los recién nacidos y va disminuyendo hasta alcanzar la edad adulta un 60%


Según el estudio, liderado por el investigador de la Universidad de Granada en España, Antonio Herrera Gómez, “el alivio del dolor durante el parto contribuye a aumentar el bienestar físico y emocional de la gestante, y debe ocupar un lugar prioritario en los cuidados durante el parto”. Por ello, la analgesia epidural se ha mostrado como la técnica más eficaz y mejor valorada. Sin embargo, “otros estudios muestran que la AE, aunque es una técnica eficaz, es invasiva y no está exenta de efectos no deseados a distintos niveles: en el proceso del parto, en la finalización del mismo o sobre distintos factores del recién nacido. No obstante, también hay investigaciones que descartan dichos efectos adversos”, asegura Herrera Gómez.


“Los efectos adversos descritos sobre el niño son atribuidos al efecto farmacológico directo, debido a la transferencia placentaria del fármaco administrado por vía materna, o a un efecto indirecto secundario, como consecuencia de los cambios fisiológicos que el fármaco produce en la madre, como son los cambios hormonales”, explica Concepción Ruiz Rodríguez, catedrática del Departamento de Enfermería de la Universidad de Granada y otra de las autoras principales del estudio. Y es que en muchos casos en los que se usa la anestesia epidural, se emplea también oxitocina sintética para que las contracciones sean más fuertes y regulares.


En cuanto a los efectos adversos que se han observado, se encuentra un ligero descenso en el índice del test de Apgar, tanto al minuto, como a los cinco minutos del nacimiento; mayor porcentaje de recién nacidos que necesitan reanimación o tienen que ser admitidos en la Unidad de Cuidados Intensivos; y más problemas para establecer la lactancia materna.


En resumen, los investigadores sostienen que son necesarios más estudios para determinar hasta qué punto la anestesia epidural puede afectar el pequeño pero, mientras, advertir tanto a los profesionales sanitarios como a las mamás los riesgos antes descritos para que puedan tomar la decisión sabiendo todas las posibles consecuencias.


“Consideramos -concluye Herrera Gómez- que la mujer debe estar informada y aconsejada sobre estos riesgos, por leves que sean, y conocer otras opciones para aliviar el dolor durante el parto”. 


Fuentes:

Valoración de la analgesia epidural en el parto. Factores obstétricos y neonatales http://digibug.ugr.es/bitstream/handle/10481/41302/25303302.pdf?sequence=1&isAllowed=y

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×