¿Con cuántos meses el bebé bebe agua?

¿Con cuántos meses el bebé bebe agua?
comparte

El agua es uno de los elementos básicos que todo ser humano necesita para vivir, el cual ingerimos varias veces durante el día. Los bebés necesitan beber agua, pero el agua que han de beber ha de ir acompañada de nutrientes ya que de no ser así podrían padecer desnutrición al llenar sus estómagos de agua, que no les aporta nutrientes ni calorías. Cuando hablamos de agua acompañada de nutrientes nos referimos a la leche materna o de fórmula. La leche materna está compuesta por agua en un 80% por lo que los bebés no necesitan agua adicional, ni en los climas calientes. 

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna en exclusiva hasta los 6 meses. En consecuencia, se aconseja no dar agua a los bebés alimentados del pecho hasta esa edad por dos importantes motivos: porque todavía no la necesitan y porque al beber agua puede hacer que mamen menos y que disminuyan los nutrientes que toman.


Dar demasiada agua a un bebé menor de 6 meses puede interferir con la habilidad de su cuerpo para absorber los nutrientes de la leche materna o de fórmula. Puede causarle también una sensación de saciedad en la pancita, lo que reducirá su deseo de alimentarse y, con ello, el consumo de leche, corriendo el riesgo de desnutrirse o no engordar y no desarrollarse adecuadamente.


Después de los seis meses de vida los bebés necesitarán en promedio 700 mililitros de agua. El agua representa del 60 al 80 por ciento del peso del bebé. A partir de los seis meses de edad el bebé podrá tomar agua, cuidando que esté libre de gérmenes, aunque el agua puede seguir proviniendo de la leche materna. 

 

De los seis meses al año, los niños incrementarán su necesidad de agua de entre 1.100 a 1.200 mililitros diarios. Esta cantidad de agua puede provenir de frutas y alimentos. 


Cuándo y cómo se empieza a introducir el agua

 

A partir de los 6 meses es cuando se comienzan a introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé con la intención de ampliar su menú más que por un propósito nutricional ya que la leche seguirá siendo el alimento principal, por lo cual tampoco será necesaria la toma adicional de agua.


Conforme pase el tiempo estos nuevos alimentos irán sustituyendo la leche como comida básica hasta el primer año del menor, edad en la cual su alimentación será muy similar a la de un adulto.


Debemos tener en cuenta que muchos de los alimentos que les damos tienen un alto porcentaje de agua. Las frutas y verduras son un claro ejemplo por lo que harán que el bebé casi no tenga sed.

 

Hidratación en el verano o climas calientes

 

Como hemos mencionado en los párrafos anteriores, la leche siempre se ajustará a las necesidades del bebé. Si él se está alimentando únicamente con leche y nos encontramos en una época de verano o calor extremo no debe existir ninguna preocupación de deshidratación por no administrarle agua.


El bebé estará recibiendo toda la hidratación ya sea de la leche materna o de fórmula. Muchos estudios han demostrado que hasta los niños que viven en países con temperaturas demasiado altas y sin humedad no necesitan añadir agua si toman leche materna, pues esta está adaptada al clima de su lugar de origen. Lo que se debe tener en cuenta es que cuando las temperaturas se elevan es importante ofrecerles con más frecuencia ya sea el pecho o la fórmula para asegurarnos que tiene cubierto el aporte líquido necesario.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar