Tu bebé del tercer al sexto mes

Tu bebé del tercer al sexto mes
comparte

A partir de los 3 meses el bebé desarrolla rápidamente su capacidad psicomotriz, sus sensaciones y emociones. Además, las necesidades de los siguientes meses en cuanto a alimentación, higiene y horario empiezan a cambiar. ¿Quieres saber cómo son?

Pesos y tallas
 

El pediatra debe ir tomando las mediciones de forma periódica, e ir controlando la correcta evolución en peso y talla del bebé. Como referencia se toman los siguientes valores:

 

Niños de tres meses: un peso de 6 kg y una talla de 61.1 cm
Niños de seis meses: un peso de 7.8 kg y una talla de 67.8 cm
Niñas de tres meses: un peso de 5.4 kg y una talla 59.5 cm
Niñas de seis meses: un peso de 7.2 kg y una talla 67.8 cm

 

Desarrollo de las sensaciones
 

Desde el tercer mes de vida, el bebé va siguiendo con atención los movimientos del rostro humano. Del tercer al cuarto mes, ya es capaz de mantener fija la mirada sobre un objeto; y a partir del cuarto mes va prestando atención a los distintos sonidos e intenta buscar con la mirada la procedencia de los mismos.
 

En este trimestre es cuando el niño intenta explorar los objetos llevándoselos a la boca. Además es la divertida época en la que empieza a reconocer su cara en un espejo.


Desarrollo de las emociones
 

Tu bebé cumple seis meses

Tu bebé cumple seis meses

Con la llegada de los 6 meses tu bebé se mueve más y mejor, su habilidad manual ha mejorado, comienza a prestar atención a otros bebés, pronuncia cada vez más sílabas y explora constantemente el mundo que tiene alrededor. Aprovecha estos avances para jugar con él y estimularle en sus nuevos descubrimientos

Respecto a las emociones, es en esta época cuando el niño comienza a responder con sonrisas, e incluso con carcajadas a estímulos agradables para él.
 

Podrás escuchar sus primeros sonidos y verle gesticular; él se da cuenta de que es él quien los hace.  Algunos los emite para captar la atención de los adultos. Al igual que el llanto, en este periodo, puede ser debido a que tiene hambre, dolor de tripa, sueño o, simplemente, por necesidad de atención.

 

Desarrollo del aparato locomotor
 

Entre el tercer y el cuarto mes el niño empieza a mantener erguida la cabeza y a principios del quinto, va incorporando el tórax. Aquí es cuando el niño patalea de forma consciente.
 

Sobre el sexto mes ya permanece sentado con apoyo y soporta parte de su peso en vertical (con ayuda de los padres). Además, ya puede alargar la mano para coger objetos.

 

La alimentación
 

A los tres meses, el bebé continúa con la lactancia materna o toma leche de fórmula de inicio (unas 5 tomas de 150 ml.-180 ml.). En este periodo se puede empezar a introducir zumos de frutas.
 

Al quinto mes, además de la leche, se empieza con las papillas, que pueden ser de frutas o de cereales sin gluten; y en el sexto se añaden las de verduras.
 

Las papillas pueden ser caseras, siempre teniendo en cuenta que se realicen con harinas sin gluten, o comprarse ya hechas, en forma de potitos (en el envase vienen indicados los meses).

 

La higiene del bebé
 

El bebé todavía no ha desarrollado todos los mecanismos de defensa de la piel. Así, al encontrarnos con una piel especialmente fina y sensible, debemos poner mucho cuidado en los productos que utilizamos para su higiene. Se sigue recomendando el baño diario, que reconforta y mejora el descanso nocturno, y la cremita balsámica para cada cambio de pañal, así como la hidratante, aplicada con masajes relajantes.
 

Es fundamental aplicar al bebé una crema con protección solar alta, basada en filtros físicos más que químicos, y evitar la exposición directa al sol.

 

Algunas necesidades
 

Como padres, es muy importante respetar los horarios de comida y descanso del niño; las horas de sueño deben estar rodeadas por un ambiente tranquilo y sin ruidos. Además, los periodos de descanso deben ir ajustándose a ritmos biológicos, para empezar a crear hábitos saludables para un futuro.
 

También son necesarios los paseos diarios y, en esta etapa, es muy beneficioso que los padres les hablen o les canten porque es en este momento cuando empiezan a reconocer el entorno familiar.

 

 


Redacción: Marta de Miguel

1 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Anónimo

    "Me encanta este sitio, aprendo mucho.".

    Responder
    ×


    ×
    ×
    ×