Cómo calmar a un bebé

Cómo calmar a un bebé
comparte

Cuando un bebé llora mucho puede acabar poniendo de los nervios a sus padres, sobre todo cuando uno no logra poder calmarlo. Puede que el primer paso para calmar a tu bebé sea saber por qué está así porque después de eso sólo tendrás que seguir las pautas para ver si consigues que se le pase y en el caso de que no lo consigas tomarte un respiro para volver a la carga.

¿Cómo puedo calmar a mi bebé?

 

-Envuelve a tu bebé en una manta grande y delgada para que este se sienta seguro

-Sostén al bebé en tus brazos y apoya su cuerpo sobre el costado izquierdo. Esto favorece la digestión o boca abajo para brindarle apoyo. Hazle masajes suaves en la espalda y recuerda que si se va a dormir es necesario acostarlo boca arriba en la cuna.

-Ponle un sonido que sepas que le tranquiliza. A los bebés les tranquilizan los sonidos que les recuerdan a cuando estaban todavía en el útero. Puedes utilizar dispositivos de ruido blanco, un zumbido, un ventilador o una grabación de latidos del corazón.

-Pasea a tu bebé en el carrito o acúnalo.

-No le alimentes en exceso. Esto puede hacerle sentir algo incómodo.

-Si aún no es la hora de la toma ofrécele un chupete o ayúdale a encontrar su pulgar o dedo. Muchos bebés se calman mientras succionan.

-Limita las siestas durante el día a un periodo máximo de tres horas al día. Mantén al bebé calmado y tranquilo mientras lo alimentas o lo cambias durante la noche evitando luces y ruidos.

No te puedes perder ...

-Desnudo seguramente esté mejor, igual es que algo de su ropa le está molestando o puede que el pañal le apriete demasiado. Prueba a desnudarle o quitarle algo de ropa a ver si así consigue relajarse.

-Dale un baño. A muchos bebés al principio no les suele gustar demasiado los baños, pero normalmente después, y una vez ya han cogido algo de confianza es algo que suele encantarles y no querrán salir del agua calentita.

 

¿Por qué llora?

 

-Tiene hambre: lleva un control de las horas en las que alimentas al bebé. Puedes prestar atención a los signos tempranos de hambre como el chasquido de labios o cuando se lleva los puños a la boca.

-Tiene frío o calor: para evitar esto viste a tu bebé con las capas de ropa adecuadas. Esto le hará sentirse cómodo.

-Tiene el pañal mojado o sucio: revisa el pañal para asegurarte de que tu bebé no llora por eso. Recuerda que sobre todo en los primeros meses de vida de un bebé, el bebé moja y ensucia mucho el pañal.

-Escupe, regurgita o vomita mucho: algunos bebés tienen síntomas del reflujo gastroesofágico y la irritabilidad puede ser confundida con los cólicos. Debes ponerte en contacto con el pediatra si después de comer tu bebé se pone irritable, regurgita o vomita en exceso e incluso si este tiene cambios de peso.

-Si está enfermo: es necesario revisar la temperatura del bebé. Si tu bebé tiene menos de dos meses y tiene fiebre, llama al médico de inmediato.

-Está demasiado estimulado.

-Está aburrido: para esto lo mejor es hacerle un poco de caso, háblale, cógele en brazos, dale mimitos, etc.

-Le están saliendo los dientes: cuando se rompen la encía los peques suelen estar bastante irritados debido al dolor que esto les produce.

-Tiene problemas en el estómago: puede que tu bebé tenga gases, cólicos o malestar estomacal (alergia o intolerancia a la lactosa, estreñimiento, cambios en la dieta, obstrucción intestinal, etc.).

 

 

¿Cómo calmarle ahora que le están saliendo los dientes?

 

Si el mal humor y el llanto de tu bebé van acompañados de babeo puede que esté en periodo de dentición. A los bebés les empiezan a salir los dientes aproximadamente a los seis meses y los dientes que primero salen son los frontales de abajo. Para calmar las molestias que puede tener tu bebé puedes:

-frota sus encías. Presiona las encías de tu bebé con el dedo o con una gasa ya que esto puede aliviar sus molestias.

-ofrécele cosas frías. Una cuchara o un mordedor frío le vendrá bien. Lo que no está recomendado son los mordedores congelados.

-empieza a probar con alimentos duros.

-sécale la saliva. Babear en exceso es algo común en los procesos de dentición. Para prevenir la irritación que produce la saliva lo mejor que puedes hacer es secársela. Además de esto puedes considerar colocarle un hidratante (una loción o una crema).

-consulta con su pediatra sobre la administración de algún medicamento si está particularmente irritable.

 

Creo que su llanto me sobrepasa, ¿qué puedo hacer?

 

Es totalmente normal que necesites tomarte un respiro del llanto de tu bebé, sobre todo cuando llevas tiempo intentando calmarlo y nada funciona. Si te está sobrepasando la situación lo mejor es:

-respirar profundo y contar hasta diez para conseguir relajarte

-poner a tu bebé en un lugar seguro y dejar que tu bebé llore a solas durante diez o quince minutos en una habitación aparte

-escuchar algo de música

-llamar a un familiar o a algún amigo o amiga para recibir apoyo emocional

-hacer alguna tarea del hogar

-si no se ha calmado en diez o quince minutos entra en la habitación y mira que tal está, pero no lo cojas en brazos hasta que se calme

-si el llanto sigue puede que tengas que llamar al pediatra por si existe algún motivo por el que debas preocuparte

-ármate de paciencia, es normal que te sientas alterado pero lo principal es mantener al bebé a salvo. No lo sacudas, zarandees, golpees, etc.

-si notas que la situación te sobrepasa con frecuencia pide ayuda a tu familia o incluso a un especialista, esto se te hará más llevadero con compañía.

-Y si tu bebé se calma antes de los diez o quince minutos vuelve a la habitación y cógelo


Te puede interesar:
Las tablas de percentiles de peso y talla del bebé son elaboradas por la OMS para facilitar al máximo el control del desarrollo de un bebé dado en relación a otros bebés de su misma edad.


Fuentes:

Healthy Children, https://www.healthychildren.org/Spanish/ages-stages/baby/crying-colic/Paginas/calming-a-fussy-baby.aspx

Mayo Clinic, https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/infant-and-toddler-health/in-depth/teething/art-20046378

Fecha de actualización: 23-11-2019

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>