Síntomas en bebés al salir los dientes

Síntomas en bebés al salir los dientes
comparte

Nuestro bebé va creciendo y ya parece que le están saliendo sus primeros dientes. Normalmente a la gran mayoría de los bebés les empiezan a salir entre los cuatro y los siete meses. No obstante, no debemos olvidarnos de que el ritmo de crecimiento varía de un niño a otro.

La dentición es la salida y el desarrollo de los dientes y su disposición en la boca, particularmente la disposición de los dientes, los tipos de ellos y las cantidades de cada tipo. En ocasiones, puede suceder que la dentición de nuestro bebé sea más precoz, lo que significa que su primer diente (normalmente los de abajo) aparezca a los tres meses. Sin embargo, y no es algo que deba preocuparnos, la salida puede ser más tardía, por lo que quizás tengamos que esperar un año o más.


Cuando comienzan a aparecer los primeros dientes del bebé solemos llevarnos las manos a la cabeza en más de una ocasión, y es que, en primer lugar, lo que tenemos es a nuestro bebé incómodo y algo irritable llorando continuamente en casa o en la calle, dando además la sensación de que no hay nada que le calme el dolor.


Esta situación es bastante habitual y debemos tener paciencia, pues nuestro bebé tiene una única manera de expresarse. Es común que llore con frecuencia pues siente dolor y necesita expresarlo con su llanto. Pero ¿realmente siente dolor cuando le empiezan a salir los dientes? Según un informe publicado en la Asociación Española de Pediatría “la salida de los dientes no duele, aunque puede molestar al bebé”.

No te puedes perder ...


Además, afirman que “la pequeña inflamación que se produce es normal y fisiológica, aunque en ocasiones se observe un enrojecimiento de las encías”. Y, como decíamos arriba, cada niño es diferente por lo que es habitual que haya algunos bebés que estén más irritables y que haya otros que ni siquiera noten la salida de sus primeros dientes.


Lo que sí es importante saber es que la limpieza y el cuidado de los dientes de un bebé son muy importantes para su salud a largo plazo. Y es a que a pesar de que los dientes de leche se acaben cayendo, las caries dentales pueden acelerar el proceso dejando huecos en la dentadura antes de que los otros (los permanentes) estén preparados para salir.


No obstante, le hayan salido sus primeros dientes a nuestro bebé o no tendremos que limpiar su boca con una gasita estéril empapada en agua después de cada toma. Y una vez le hayan salido los primeros piquitos debemos limpiárselos también después de cada comida, ahora ya sí con un cepillo especial de silicona o de goma que tenga un cabezal muy pequeño. Será suficiente con un poco de agua tibia los primeros años. A partir de los tres ya será necesario usar pasta.


Notaremos que le están saliendo sus primeros dientes cuando nuestro bebé presente una salivación excesiva, es decir, un babeo constante. A su vez, otro indicador clave que nos avisa de su salida es que comienza a morderlo todo e incluso se lleva sus propias manos a la boca, incrementando así la generación de baba o saliva.


Con ambos signos inequívocos lo más probable es que haya llegado la hora de explorar las encías de nuestro bebé. Primeramente, debemos comprobar si estas están algo enrojecidas o inflamadas o si existe algún pequeño punto blanco y duro en la parte superior de la encía. Si se van cumpliendo todos estos indicios confirmaremos entonces que la erupción del diente va a comenzar.


Por tanto, los primeros síntomas molestos (y los más comunes) serán los siguientes:


- irritabilidad o incomodidad

- babeo de saliva

- ganas de morderlo todo

- falta de apetito

- problemas para conciliar el sueño


Es cierto que, aunque muchos padres afirmen que sus hijos presentan heces más blanditas y sueltas, tienen algo de fiebre o les gotea la nariz justo antes de que empiecen a salirles los dientes, la Academia Americana de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) no reconoce en la actualidad ni la fiebre ni la diarrea como síntomas específicos de la salida de los dientes, aunque sí afirman que su temperatura podría aumentar levemente.


Lo que está claro es que si nuestro bebé presenta alguno de estos síntomas es bastante probable que se deba a la dentición, pero si por el contrario lo que notamos es que nuestro bebé tiene fiebre o algunos síntomas como letargo, flojera, falta de apetito, vómito o diarrea, será importante acudir al médico para descartar otra enfermedad que pueda ser más seria. Siempre existe la posibilidad de que las causas sean otras, por lo que para salir de dudas cuanto antes la mejor opción es, sin duda, acudir a un especialista.


Te puede interesar:
Los pediatras utilizan la talla y peso de bebés para comprobar cómo se están desarrollando en comparación con otros de su misma edad.


Fecha de actualización: 14-03-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>