• Buscar
Publicidad

¿Cómo calmar el dolor de dientes en bebés?

¿Cómo calmar el dolor de dientes en bebés?

A partir de los 6 meses comienza el proceso de dentición en los bebés. Hasta los 3 años, más o menos, le irán saliendo todos los dientes de leche. El momento de romper la encía puede resultar bastante molesto y doloroso… ¿sabes qué hacer?

Publicidad

La salida de los dientes de leche produce una serie de síntomas en los bebés, sobre todo con algunos dientes: babeo excesivo, irritabilidad, febrícula y dolor de dientes. Para calmar este último síntoma puedes seguir los siguientes consejos:

Articulo relacionado: Dolor de episiotomía

- La inflamación de la encía y el dolor asociado a ella se puede calmar con frío. Ofrécele un mordedor que previamente hayas metido al congelador o cualquier otro objeto adecuado para este uso. Al morderlo, el frío calmará el dolor.

Articulo relacionado: Dolor de ombligo en el embarazo

- El biberón de leche no debe estar muy caliente ya que notará más dolor y puede que dificulte incluso la toma. También es bueno ofrecerle de vez en cuando un biberón de agua fría para que chupe la tetina y le alivie.

- Masajéale la encía con una gasa o el dedo limpio.

- A veces, si la encía se inflama mucho y causa un gran dolor al pequeño, el pediatra puede recomendar una crema analgésica; pero no lo apliques si no te lo receta el médico.

- Lávale las manos regularmente ya que, para calmar el dolor, se las llevará a la boca constantemente y, si las tiene sucias, puede provocarse una infección. 


Glosario

Febrícula

Definición:

Temperatura superior a 37º C e inferior a 38º C que se mantiene durante 24 horas. No llega a ser fiebre.

Síntomas:

Malestar, temperatura corporal elevada.

Tratamiento:

Depende de la causa que esté provocando la febrícula. Se puede tomar un antipirético para bajar la temperatura o una ducha de agua tibia.

Fecha de actualización: 06-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×