¿Cómo ayudar al bebé en la dentición?

¿Cómo ayudar al bebé en la dentición?
comparte

La dentición ocurre cuando los dientes empiezan a salir de las encías del bebé. Puede ser frustrante, tanto para el bebé como para los padres, por lo que saber qué esperar durante la dentición y cómo convertir este proceso en algo un poco menos doloroso puede ser de gran ayuda.

Cada bebé es único y, como sucede con otras etapas de desarrollo, cada uno pasa por el proceso de dentición en diferentes momentos dentro de los tres primeros años de vida. Para algunos bebés y para algunos padres, la dentición puede ser un proceso doloroso, pero en esto influyen muchos factores, como la personalidad del niño, su adaptación al cambio o su forma de reaccionar cuando se siente incómodo.

Unos días antes de la aparición de los dientes puedes notar alguno de estos cambios en tu bebé: babea, se frota las encinas, tiene insomnio, se rasca la oreja, le disminuye el apetito, tiene las encías hinchadas y sensibles, le aparece una erupción facial e incluso algunas décimas de fiebre.


En contadas ocasiones, algunos bebés nacen con uno o dos dientes o les sale el primer diente durante las primeras semanas de vida. Salvo en aquellos casos en que estos dientes interfieran en la alimentación o estén demasiado sueltos y supongan un riesgo de atragantamiento y de asfixia por aspiración, no suele ser motivo de preocupación.

No te puedes perder ...


Normalmente los dientes empiezan a salirle al bebé entre los 4 y los 6 meses, pero cada niño es distinto. A los dos años aproximadamente aparecen los segundos molares. Y a los tres, el niño ya tendrá 20 dientes.


Los dientes pueden aparecer uno por uno o varios a la vez, y suelen aparecer en este orden:


- Primero dos dientes inferiores centrales.

- Después dos dientes superiores centrales.

- Finalmente los dientes laterales y posteriores.


Puede ser difícil ver a un bebé molesto por la dentición y no saber cómo aliviarlo. Aquí hay algunas sugerencias para que tu bebé no sienta dolor:


De la misma manera que el hielo sirve para disminuir el dolor y la inflamación cuando tienes un esguince o una torcedura en el tobillo, las compresas y alimentos fríos ayudan a aliviar el dolor en las encías.


Fruta fría


El plátano frío, por ejemplo, es un refrigerio sumamente saludable para calmar el dolor de encías de tu bebé provocado por la dentición. Para evitar que se ahogue, coloca la fruta en un mordedor de malla y dáselo a tu bebé para que lo chupe. Si usas un mordedor de malla puedes probar con otros tipos de frutas como manzanas al vapor, frutillas, mangos o peras maduras.


Trapo frío


Sumerge un trapo limpio en agua, estrújalo hasta que esté húmedo y colócalo en el refrigerador. Cuando esté frío, dóblalo y dáselo a tu bebé para que lo chupe. También puedes masajearle las encías con el paño frío, ya verás qué bien le sienta. Aunque no debes dejar a tu hijo solo cuando lo esté mordiendo, ya que puede existir riesgo de asfixia.


Cuchara de metal


El metal frío puede ser tranquilizador. Agarra una cuchara pequeña del cajón de la cocina, colócala en el frigorífico y, cuando esté fría, frota la parte posterior de la cuchara contra las encías de tu bebé.


Masaje con tus dedos


Otra técnica que ayuda a aliviar los dolores del nacimiento de los dientes es masajear suavemente las encías del bebé con la punta del dedo, que debe estar bien limpio. A los bebés les gusta sentir presión en las encías porque esto distrae sus cerebros del dolor de la dentición.


Mordedores


Ten siempre un mordedor a mano, ya sea de los de goma dura con texturas suaves o de los blanditos con pequeñas rugosidades. Puedes probar con ambos y ver cuál prefiere, y además también puedes enfriarlos metiéndolos en el frigorífico, pero nunca en el congelador, el frío en exceso puede hacer que le duela más. Tampoco debes hervirlos para esterilizaros, ya que esto podría dañarlos, es mejor lavarlos con agua caliente y jabón.

Y si nada de lo que has intentado para aliviar el malestar y el dolor de tu bebé te funciona, puedes consultarle a tu médico, quien quizás te recete un medicamento que puedes comprar sin receta médica, como el acetaminofén infantil, pero nunca le des ningún medicamento a un bebé sin antes consultarlo con su médico. Además, pregúntale sobre la dosis correcta siempre que le des acetaminofén a un niño menor de 2 años.

Si tu bebé tiene por lo menos 6 meses de edad, el ibuprofeno es otra opción, ya que también le ayudará a reducir la inflamación en sus encías, pero ten en cuenta que ese medicamento puede irritar su estómago.

La baba que produce el niño puede causarle cierta irritación alrededor de la boca. Es importante limpiarle la zona a menudo con un paño suave para evitar que se irrite y, si aparece una erupción, consulta al pediatra.

 

 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de altas capacidades con el fin de facilitar al máximo la identificación de este tipo de niños y así puedan realizarse los ajustes precisos en su entorno para que puedan alcanzar su potencial.


Fecha de actualización: 29-01-2019

Redacción: Cristina Rodríguez

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>