Bebés y ola de calor, ¿cómo actuar?

Bebés y ola de calor, ¿cómo actuar?
comparte

Durante las olas de calor hay que tener mucho cuidado con los bebés ya que son mucho más sensibles al aumento de la temperatura y pueden sufrir un golpe de calor o hipertermia si no tomas las medidas adecuadas.

¿Hace un calor insoportable en la calle y no sabes cómo cuidar a tu pequeño? Es muy importante que, cuando el calor del verano aprieta, sepas qué debes hacer y qué no para evitar un accidente con tu pequeño:


1- Ofrécele agua con frecuencia


Los bebés se deshidratan más rápido que los adultos ya que tienen mayor porcentaje de agua en su cuerpo y, además, su equilibrio es más débil. Por eso debes ofrecerle agua con frecuencia para que reponga la que elimina a través de la orina y el sudor.


No debes esperar a que tenga sed o manifieste síntomas de estar deshidratado, lleva agua siempre contigo para que la pueda beber con frecuencia.


Un niño debe beber entre 50-60 ml por cada kilo de peso.


Si es menor de 6 meses y está tomando el pecho, basta con aumentar las tomas y ofrecerle el pecho más a menudo para que pueda beber si tiene sed. No obstante, en olas de verano de mucho calor, puedes ofrecerla también agua por si la quiere beber, aunque lo normal es que la rechace ya que no está acostumbrado a ella.

Enfermedades veraniegas de bebés y niños

Enfermedades veraniegas de bebés y niños

La llegada de la estación estival trae consigo cambios de hábitos alimenticios, actividades nuevas, calor, sol… pero también enfermedades como gastroenteritis, deshidratación, otitis, quemaduras solares, etc. En esta época la prevención y el control paterno son fundamentales para no tener que pasarse todo el verano de hospital en hospital con los niños y las maletas. Vigila las rutinas de tus hijos y presta atención a lo que comen, beben, a las horas de exposición al sol…
 


2- Atento a los síntomas de deshidratación


Debes conocer las señales de que tu bebé se está deshidratando para actuar en seguida: si moja los mismos pañales, su fontanela no está hundida y no está estreñido, no hay problema.


3- ¿Cómo saber si tiene calor?


Para saber si un niño está acalorado debes tocar su nuca para ver si está sudorosa y ver si sus mejillas están coloradas. Además, es probable que esté incómodo, inquieto y más lloroso. Si es así, quítale algo de ropa, ponle a la sombra o en un sitio fresco y dale agua.


4- Evita salir en las horas de más calor


No hace falta que os encerréis en casa mientras dura la ola de calor, pero sí que debes evitar salir en las horas centrales del día, las más calurosas. Es decir, de 12 a 17 horas. Es bueno que le saques a dar un paseo todos los días, pero salid a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde.


Y, por supuesto, pasead siempre a la sombra.


5- Protégele siempre del sol


En menores de 2 años debes evitar el sol directo sobre su piel, especialmente en las horas de más incidencia de los rayos solares. Y, tenga la edad que tenga, debes darle siempre antes de salir de casa crema fotoprotectora con factor alto por todas las zonas de su cuerpo que queden al aire libre, así como ponerle siempre gorra y gafas para cuidar su cabeza y sus ojos del calor excesivo.


Además, mientras pasee en el carro, debe ir tapado con una sombrilla o lona con factor de protección solar que le mantenga siempre a la sombra.


6- Refréscale la piel


Si tu hijo tiene más de 6 meses ya puede darse un baño en la piscina o en el mar, lo que refrescará todo su cuerpo y lo mantendrá a gusto. Pero si tiene menos de esta edad no es conveniente que se bañe en ninguno de estos dos sitios, por lo que puedes refrescarle tú de vez en cuando con un baño de agua tibia en la bañera, mojando sus brazos, piernas y nuca con un vaporizador de agua o usando una bañerita hinchable para bebés para que se dé un baño.


7- Busca siempre la sombra


Estéis donde estéis, ya sea la playa, la piscina, el parque o una terraza tomando algo, siempre a la sombra y en el sitio más fresquito que haya. Si es posible, mejor en un sitio cerrado con aire acondicionado.


8- Cuidado con el coche


Seguro que has oído más de una vez la historia de un bebé fallecido o grave tras pasar horas metido en el coche familiar porque sus padres se olvidaron de él. Aunque pienses que eso no te puede pasar a ti, debes tener mucho cuidado de no dejar al bebé dentro del coche con las ventanas cerradas y sin aire ya que, literalmente, se puede cocer. Ni un solo minuto por si acaso.


Y, si habéis dejado el coche un buen rato al sol y está sobrecalentado cuando vais a entrar, enfríalo antes de meter al niño.


9- Vístele con poca ropa y fresquita


Elige prendas holgadas, de fibras naturales como el algodón o lino que permitan la transpiración y no lo abrigues en exceso. Con un vestido fino o una camisetilla y el pañal es más que suficiente.


10-Cuidado con el aire acondicionado


La temperatura ambiental ideal en casa con un bebé es de 24-25º C por el día y 22-23º C por la noche. Si tienes aire acondicionado en casa no dudes en usarlo pero cuidado con no poner al bebé debajo del chorro de aire frío ni de tener una temperatura en casa por debajo de los 22º C ya que, la diferencia con la calle, sería excesiva cuando salierais a la misma y se deben evitar los cambios brucos de temperatura. Tampoco debes dejarlo encendido toda la noche ya que estos aparatos producen mucha sequedad y pueden irritar sus mucosas.


Y si no tienes aire acondicionado, ventila bien la casa a primera hora de la mañana y por la noche, cierra todo a mediodía para que no entre calor y dormid con las ventanas abiertas.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×