Bebés con ictericia

Bebés con ictericia
comparte

¿El bebé está amarillo? Tranquila, seguramente se deba al alto nivel de bilirrubina en sangre. Al ser la bilirrubina una sustancia amarilla que el cuerpo produce cuando reemplaza glóbulos rojos viejos, la piel del recién nacido tiene un aspecto más bien amarillento.

Es lo que conocemos como ictericia del recién nacido que no solamente afecta a la piel del recién nacido, también a los ojos y secreciones por la presencia de pigmentos biliares (bilirrubina). Es el hígado el órgano que ayuda a descomponer la sustancia amarilla de la bilirrubina de manera que esta puede eliminarse del cuerpo a través de las heces.

 

¿Por qué aparece?

 

La ictericia ocurre cuando la bilirrubina se acumula en la sangre del bebé más rápido de lo que el hígado del bebé es capaz de descomponer y de eliminar de su cuerpo. Esto podría producirse, por tanto, porque los recién nacidos fabrican más bilirrubina que los adultos porque renuevan más a menudo sus glóbulos rojos; porque el hígado del bebé todavía se está desarrollando o bien porque sus intestinos absorben una bilirrubina que normalmente saldría de cuerpo en forma de heces.

 

¿A quién afecta?

 

Aproximadamente la ictericia va a afectar al 60% de los recién nacidos, aunque padres y madres deben saber que se trata en realidad de una coloración que hace cambiar la piel del bebé recién nacido, pero que suele resolverse a los pocos días y sin necesidad de tratamiento médico.

Complicaciones en los bebés engendrados mediante reproducción asistida

Complicaciones en los bebés engendrados mediante reproducción asistida

Hasta hace poco, se pensaba que el aumento de los partos prematuros y de los bebés con bajo peso al nacer estaba directamente relacionado con las técnicas de reproducción asistida –o al menos con el hecho de que la mayoría de estos tratamientos dan lugar a embarazos múltiples y se llevan a cabo en mujeres mayores de 40 años. Sin embargo, recientes investigaciones de un grupo de científicos noruegos apuntan a otra causa: la infertilidad de los padres y no las técnicas en sí

 

¿Cuáles son los síntomas?  

 

La ictericia suele aparecer alrededor del segundo o tercer día del recién nacido. La piel de este adquiere un color más bien amarillento, primero por la cara y después va extendiéndose también poco a poco hacia el pecho y el abdomen, y en último lugar las piernas. Es importante que los padres y las madres se fijen bien desde que nacen en el color de la piel de su bebé ya que muchas veces la ictericia puede ser algo complicado de reconocer especialmente cuando los bebés tienen la piel demasiado morena.

 

¿Podría agravarse?

 

Lo cierto es que sí. De hecho, cuando la ictericia pasa a ser grave lo más recomendable es acudir al médico para que atiendan al bebé cuanto antes. La ictericia grave hace que la piel se vuelta bastante más amarilla, que el bebé esté desganado y cansado, que exista dificultad a la hora de despertarlo, que tenga un llanto agudo y que su alimentación sea deficiente a la vez que exista una ausencia de aumento de peso.

 

¿Por qué?

 

La ictericia grave del recién nacido puede ocurrir si el bebé tiene una afección que le haga amentar el número de glóbulos rojos que necesitan ser reemplazados en el cuerpo, es decir, si el bebé presenta anomalías de las células sanguíneas, incompatibilidades del grupo sanguíneo entre el bebé y la madre, infección, sangrado por debajo del cuero cabelludo o falta de proteínas importantes para nuestro organismo como son las enzimas.

 

¿Tiene riesgos?

 

Como decíamos, en principio la ictericia no debería de implicar gravedad y se resuelve sola al cabo de varios días y sin tratamiento. Sin embargo, a veces puede ser necesario someter al bebé a observación porque en algunos casos lo cierto es que si la ictericia se llega a complicar puede afectar al sistema nervioso del bebé e incluso a su cerebro pudiendo provocar algún tipo de e trastorno.

 

¿Hay mayor probabilidad de que la ictericia se alargue en los lactantes?

 

Así es. De hecho, se ha comprobado que los neonatos criados al pecho pueden presentar una ictericia más prolongada debido especialmente a que en la leche materna existen unas sustancias que reducen la velocidad de la depuración de la bilirrubina impidiendo un metabolismo normal por lo que sí, esta ictericia por lactancia materna puede durar incluso hasta diez semanas.

 

¿Existen más tipos de ictericia?

 

Además de la ictericia por lactancia materna, existen también la ictericia fisiológica que es el tipo de ictericia quizás más común que existe y la patológica. La ictericia fisiológica se produce porque la bilirrubina al ser solamente un derivado del proceso de “reciclaje sanguíneo” cuando el bebé nace la bilirrubina que antes eliminaba la placenta ahora va a ser eliminada por el hígado que, en algunas ocasiones, especialmente en el caso de los bebés prematuros todavía no está demasiado desarrollado ni va a funcionar demasiado rápido. La ictericia patológica es el tipo de ictericia más grave. Esta aparece antes de que el bebé haya cumplido sus primeras 24 horas de vida o por prolongarse más de quince días.

 

¿Cómo se diagnostica en los centros?

 

En los centros sanitarios por norma general les realizan siempre a los recién nacidos unos análisis de sangre en las horas inmediatamente posteriores al parto. Gracias a estos análisis es posible que los profesionales detecten unos altos niveles de bilirrubina en sangre por lo que, la probabilidad de que el niño se ponga amarillo aumenta.

 

 


 

Fuentes:

https://www.medwave.cl/link.cgi/Medwave/PuestaDia/APS/1984

https://kidshealth.org/es/parents/jaundice-esp.html

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001559.htm

 

Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar