¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
comparte

La correcta alimentación de un niño significa un correcto crecimiento y desarrollo, por eso es muy importante, sobre todo durante sus primeros años, que el bebé reciba los nutrientes necesarios. Durante los primeros 6 meses las leches vegetales no pueden ni deben sustituir a la lactancia materna que es la que aporta todos los nutrientes que el bebé necesita.

La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto como calcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna.

 

En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas para bebés que son nutricionalmente completas, siendo otra y única opción las fórmulas a base de soja.

 

Es a partir de los 2 años cuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que al estar elaborada con frutos secos estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias.

 

Beneficios de la leche de almendras:

 

- Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa.


- En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten.


- Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido.


- Tiene un alto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal.


- Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano.


- Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico.


- También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación.


- Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.

Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular.

- Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección.

- Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas.

- No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos.

- Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos.

En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera.

Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.

Para hacer la leche de almendras casera necesitarás:

 

- 250 gramos de almendras crudas, sin sal, ni aceites, ni nada.

- Tres tazas de agua.

La cantidad especificada para algo más de 1 litro de leche no tienen por qué ser definitiva, depende de la intensidad que queramos darle al sabor, si queremos una leche con más sabor a almendras, aumentaremos la cantidad de estas y disminuiremos la de agua. Eso sí, debes tener en cuenta que, si reduces los ml de agua, también se reducirá la cantidad final de leche de almendras.

No es necesario que quites la piel a las almendras, no alterará el sabor. Lo que sí debes hacer es dejarlas en remojo con agua durante 4 horas o incluso toda la noche, de esta manera se potenciarán todas sus propiedades nutritivas. Pasado este el tiempo tira el agua y enjuaga las almendras varias veces con agua limpia.

Después introduce las almendras limpias en una licuadora, vierte las tres tazas de agua y bátelo todo durante unos minutos. Si no tienes licuadora puedes utilizar una batidora normal, tardarás un poco más, pero el resultado será prácticamente el mismo. Debes batir hasta que no queden restos de almendras, sino una pasta. En este momento puedes agregar el aroma que más te guste para intensificar el sabor de la leche, y seguir batiendo. Este último paso es opcional, pero le dará un toque diferente. Puedes utilizar canela, vainilla, cardamomo... lo que quieras.

Una vez que tengas la mezcla bien batida, es el momento de colarla para obtener la leche de almendras. Para ello, necesitarás un recipiente y un colador de tela o malla fina, pero si no dispones de ninguno de estos coladores, puedes utilizar una bolsa de algodón orgánico, un paño fino de algodón limpio o una gasa. En caso de utilizar el paño, la tela de algodón o la gasa, deberás colocarlo en un colador normal, y este sobre el recipiente.

Simplemente tienes que poner el colador sobre el recipiente y verter en él la mezcla. El proceso de colar la leche te llevará unos minutos ya que la pasta que quedó de las almendras es bastante espesa. Para acelerar el proceso, coge una cuchara y mueve la mezcla poco a poco.



Fuente:

-Las bebidas vegetales no contienen los mismos nutrientes que la leche de vaca. Por AEP. https://www.aeped.es/noticias/las-bebidas-vegetales-no-contienen-los-mismos-nutrientes-que-leche-vaca

Redacción: Cristina Rodríguez

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×